Arracacheros y frijoleros de Cajamarca lanzan SOS al Gobierno

Crédito: Hélmer Parra - EL NUEVO DÍA
La carga de arracacha y frijol se está pagando a $70 mil y $400 mil, lo que no le alcanza a los productores para cubrir ni siquiera los costos de producción. Desde hace años los campesinos no estaban tan preocupados ante una inminente crisis que los podría dejar endeudados, por eso llaman la atención del Gobierno Nacional.
PUBLICIDAD

A pesar de que el campo nunca paró y los agricultores siguieron desarrollando su labor para salvaguardar la seguridad alimentaria del país, hoy la crisis económica no solo toca a los paperos del Tolima, sino también a los cultivadores de arracacha y frijol de Cajamarca. El bajo precio al que se está pagando la carga, sumado a las condiciones climáticas que están afectando la producción, tiene a los productores en una situación límite. 

Para el caso de la arracacha, la carga de 125 kilogramos (kg) la están pagando los intermediarios entre $60.000 y $70.000, para luego distribuirla en las principales centrales de abastos de Colombia. Normalmente, se paga entre 130 y 150 mil pesos por esta misma carga, que aunque no es un precio favorable, permite a los cultivadores no trabajar a pérdidas. 

Flor Sierra, de la asociación Asoarracacha, explicó: “Además de que la arracacha está muy barata, por los intensos veranos e inviernos que van y vienen, la planta se revienta y se queda la mitad de la producción en el tajo, entonces tenemos problemas de rajado y precio”. 

En consecuencia, los pequeños productores están preocupados, porque para sembrar piden prestado al banco, una vez obtienen la cosecha pagan sus deudas, pero en esta temporada todo es cuesta arriba. 

“He hablado con varios agricultores y me dicen que su producción representa la mitad de la inversión, por lo que les toca refinanciar los créditos o buscar dinero con amigos para pagar y no ser reportados", manifestó la mujer.  

Por otro lado, los intermediarios le han advertido a los agricultores que el panorama puede empeorar y el precio de la carga bajar a $40.000, lo cual no se ha visto en 10 años. 

Para dimensionar la situación, cultivar una hectárea (ha) puede costar entre 9 y 10 millones de pesos, la cual produce 120 o 140 cargas que si los agricultores la venden a $60.000, en el mejor de los casos pueden obtener $8.400.000.

Tal es el punto, que les conviene más a los productores dejar que se pudra la cosecha a tener que sacarla y perder más dinero, puesto que tampoco se puede almacenar más de dos días. 

Aunque la arracacha puede ser recolectada cada año, por las diferentes formas de cultivos que maneja cada agricultor la producción es constante. 

A todo esto, se suma que algunos productores ante la crisis están sembrando arracacha 22, una variedad más productiva que la común pero más frágil, que en consecuencia resulta más barata para los intermediarios, lo que ha generado una competencia entre los dos cultivos. 

“Entonces estamos maniatados, muchos ya hablan de renunciar al campo, pero qué van hacer, si el campo es su vida”, comentó Flor Sierra. 

Los mercados campesinos le han dado la mano a Cajamarca, pero apenas es un alivio y el reto es mucho mayor. 

“El llamado de emergencia al Gobierno Nacional es que nos ayude a montar una planta para que esa producción que se atrofia la podamos transformar aquí mismo. También se debe realizar una campaña para incentivar el consumo y que las personas conozcan las bondades de este producto”, finalizó la productora.

Cabe recordar que Colombia es de los principales productores de arracacha en el mundo, y Tolima, con la ‘Despensa Agrícola de Colombia’ es el primer productor del país, con una producción que se acerca a las 30.000 toneladas año. No obstante, la planta es reconocida como la de mejor calidad. 

Frijoleros 

La situación de los frijoleros no es diferente. Eventos como la ‘Semana del Fríjol’ y el ‘Frijolatón’ le ha permitido a los campesinos de Cajamarca acercarse al mercado ibaguereño, sin embargo, la crisis del sector también  es profunda. 

Camilo Orjuela, agricultor del municipio y representante de los frijoleros, dijo que hay alrededor de 300 toneladas de frijol almacenadas, debido a que si no se cosecha el grano pierde su calidad.

“Este producto tiene un costo de producción de 600 mil pesos carga, y lo estamos vendiendo a $420 mil. A este paso la próxima cosecha nos vamos a quebrar, porque no hay dinero para poder invertir, además, la importación nos tiene azotados”, indicó Orjuela. 

Al igual que los arracacheros, buscan la forma de llegar directamente al productor, porque en el proceso de intermediación también se devalúa su producción. 

“En esta situación no nos queda otra que pedirle ayuda al Gobierno, así sea para que nos subsidie los insumos y podamos competir”, acotó el productor. 

La ADR

Margaret Homez, funcionaria de la Agencia de Desarrollo Rural, ADR, manifestó que para ayudar a los agricultores que participan en asociaciones, se han realizado 14 mercados campesinos en Tolima como estrategia de comercialización y que han sido exitosos. 

“Hemos determinado que el principal problema es que no hay un precio de venta fijo, sino que al final el que compra es el que dice cuánto vale la carga. Esto se ve  reflejado en un detrimento de la economía de cada uno de los productores”, comentó Homez. 

La funcionaria señaló que el gran reto es vincular cada vez a más productores a la estrategia de Agricultura por Contrato, “donde tengan acuerdo fijos de producción y precio”.  

“No hay que ver al productor como un intermediario sino como la principal fuente de abastecimiento de Colombia, entonces debemos pagar un precio justo”, finalizó Homez.

Dato

Cajamarca es el primer productor de arracacha de Colombia. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios