“En Comfenalco trabajadores y empresarios estamos unidos por el bien de los tolimenses”: Cortés

Crédito: Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍAEn la imagen de la izquierda, Jaime Cortés, presidente del Consejo Directivo de Comfenalco y de la Confederación General del Trabajo (CGT) Tolima, y en la derecha, Wilson Cediel, representante por parte de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) Tolima.
En diálogo con EL NUEVO DÍA, los representantes de los trabajadores en el Consejo Directivo de Comfenalco, hablaron de la situación financiera de la caja de compensación más grande del departamento, los resultados en materia de servicios sociales y los proyectos estratégicos en marcha.
PUBLICIDAD

Desde que culminó la intervención de Comfenalco Tolima en 2012, la entidad tuvo varios retos por delante para devolver la confianza de los tolimenses en la caja de compensación. En este sentido, los miembros del Consejo Directivo en representación de los trabajadores, Jaime Cortés Suárez (presidente) y Wilson Cediel, hablaron del trabajo mancomunado al interior del gobierno corporativo para fortalecer los servicios sociales, también se refirieron a los proyectos a ejecutar y realizaron un análisis financiero. 

 

EL NUEVO DÍA: La relación entre los miembros del Consejo Directivo ha sido importante en su gestión como Presidente para alcanzar logros, ¿cuál ha sido la impronta?

Jaime Cortés: La caja termina la intervención de la Superintendencia del Subsidio Familiar en el 2012, y a partir del siguiente año que nos posicionamos como Consejo Directivo se empieza a trabajar de manera mancomunada con algunos empresarios de la región. Este gobierno corporativo es en su esencia democrático; están equiparadas las fuerzas y a pesar de las diferencias buscamos una identidad respecto al sistema de subsidio familiar. 

Identificamos que el subsidio debe ser para mejorar las condiciones de vida de las familias, esa es la filosofía sobre la cual nos hemos entendido. Hoy más que nunca estamos unidos trabajadores y empresarios por el bienestar de los tolimenses, porque aquí se miden los réditos y los impactos desde el punto de vista social.

 

E.N.D.: ¿Cuáles son esos servicios sociales que usted destacaría de la caja de compensación?

J.C.: Fundamentalmente todo el sistema de subsidio. Tenemos aplicado en crédito social más de $8.500 millones, con una tasa diferencial de 0.4% y 0.45% para los trabajadores de categorías A y B respectivamente. Esa realmente es una ayuda de impacto para las familias. 

En cuanto educación, el colegio Augusto E. Medina está catalogado como Muy Superior y el colegio de Honda es el número uno en ese municipio. Por otro lado, hemos acercado el turismo a nuestros trabajadores para que pudieran conocer el país, con planes subsidiados hasta en un 40%. Ahora, en la medida que evolucione la situación sanitaria queremos recuperar el dinamismo de este servicio. 

Pero también tenemos centros recreacionales de alta calidad, y estamos desarrollando proyectos estratégicos en este aspecto. Un dato llamativo es que nuestros afiliados usaron durante 2019 nuestros servicios sociales alrededor de un millón y medio de veces.

 

E.N.D.: Uno de esos proyectos debe ser el Parque Caiké, ¿cuéntenos un poco de ese megaproyecto, cómo avanza, cuál es la inversión?

J.C.: Con nuestro Parque Temático Cultural Caiké, que en la lengua pijao significa ‘bienvenidos al territorio’, queremos ser un ejemplo a nivel nacional de cómo se recuperan los saberes ancestrales. 

Venimos trabajando en el proyecto desde 2016, ya tiene una inversión superior a los $28 mil millones, y según como siga la situación con la pandemia, tenemos previsto abrir entre mayo y junio. Se colocaría al servicio la cuarta fase, donde hay un río Magdalena navegable, aventuras en el bosque, dos canchas de fútbol, más de 2.800 metros cuadrados de espejos de agua, que va a ser el más grande del país, todo simulando nuestros recursos naturales. 

El presupuesto de este proyecto es de $270 mil millones, lo que refleja su magnitud, hasta ahora pondremos al servicio un 20%. La tarifa será subsidiada para nuestros afiliados porque no pensamos en volverlo una unidad de negocio sino un servicio social, eso es lo que nos diferencia de otras cajas de compensación. 

 

E.N.D.: El subsidio de vivienda es otra de las banderas de los servicios sociales de Comfenalco, ¿qué logros han obtenido?

J.C.: Tenemos dos planes de vivienda que son fundamentales. El primero es el proyecto de Cala del Sol, donde hay alrededor de 380 soluciones de vivienda de interés social en una de las zonas de más alta valorización en la ciudad, al lado de Golf Club. Allí vamos a poner a vivir a los trabajadores, eso es lo que llamamos nosotros inclusión social, porque son apartamentos de $130 millones. La obra empezaría este año. 

El segundo proyecto son los 1.200 subsidios que hoy llegan a la caja de compensación por parte de Cafam, en el marco de un programa nacional. En este caso, Constructora Torreón y Comfenalco presentaron un proyecto de vivienda de interés prioritario y social logrando así el objetivo. Estos subsidios se van aplicar en el desarrollo Ciudad Torreón, en marzo se empiezan a entregar los primeros apartamentos. 

Estos proyectos son la forma en como Comfenalco ayuda a la región y dinamiza la economía, al igual que lo hicimos hace cinco años con la Constructora Bolívar.

 

E.N.D.: ¿Qué sucedió con el subsidio del desempleo?

J.C.: El Gobierno Nacional orientó dar un subsidio al desempleo por el mecanismo de protección al cesante, nosotros otorgamos 4.600 subsidios que representan alrededor de $8.650 millones. Siempre planteamos que no había recursos suficientes, porque no son dineros que el Estado nos giró sino que provienen de fondos específicos. Ese recurso destinado realmente no alcanzó para suplir las nueve mil solicitudes que tuvimos.  

 

E.N.D.: ¿Cuál es la situación económica de la caja?

J.C.: Comfenalco sigue teniendo estabilidad desde el punto de vista financiero, laboral y organizativo. Recibimos remanentes de $3.000 millones anualmente, eso demuestra una excelente gestión por parte de la dirección administrativa de la mano del Consejo Directivo. Esos excedentes se reinvierten en los servicios sociales.

Con la banca solo tenemos un leasing que tiene que ver con la transformación tecnológica, que creemos que el mismo se tiene que ir cubriendo en la medida que se vaya desarrollando, porque va a optimizar los recursos de la caja. Y a nivel general nuestros proyectos nunca pararon. 

 

E.N.D.: ¿Qué afectación generó la pandemia a Comfenalco?

J.C.: Nadie esperaba esto, veníamos con unos indicadores excelentes en marzo, con un crecimiento en aportes por encima del 6%, pero llega esta situación y toca reinventarnos. Una de las nuevas políticas fue acercar virtualmente todos los servicios a las familias con un programa llamado Comfenalco T.

Antes estábamos en 115 mil afiliados y cerramos en 111 mil, y en empresas bajamos de 8.523 a 8.414. Esto es por la crisis que viven las mipymes. Ahí es donde hemos hecho el llamado al Gobierno que es el que tiene la responsabilidad con las microempresas; los recursos deben estar dirigidos a ellos y no al sector financiero.

 

Hay asamblea

E.N.D.: ¿Cuál es el mensaje para los empresarios?

J.C.: El llamado a los empresarios es a tener confianza en la caja, por eso los invitamos a participar en la asamblea que se va a realizar el primero de marzo para escoger los representantes del sector empresarial. Pero ojalá no participen de la mano de partidos políticos porque le harían un daño a la caja, como ya lo han hecho a otras instituciones y corporaciones.

 

E.N.D.: ¿Por qué se refiere a la política en este punto?

J.C.: La caja es de los trabajadores y empresarios y no de los partidos políticos. Inclusive, desde hace tres años prohibimos el alquiler de salones para eventos políticos con el fin de mantener la caja al margen de las contiendas.

 

E.N.D.: ¿Algún proyecto a futuro?

J.C.: Creemos que un proyecto estratégico para la caja de compensación sería el desarrollo de una torre empresarial aquí en la sede de la calle 37 con Quinta. Los trabajadores y empresarios la necesitan y la merecen.

 

Wilson Cediel

E.N.D.: ¿Cómo ha sido la administración financiera de la caja en estos años?

Wilson Cediel: En la administración previa a este consejo, la caja estuvo en una situación financiera complicada, porque acumulaba un balance negativo de $15.400 millones y también enfrentamos el cierre de la Eps. No obstante, empezamos a realizar cambios.

Hoy la caja cuenta con unos servicios muy sólidos, el 67,8% de las empresas del Tolima están afiliadas a Comfenalco y recibimos aportes por encima de $87 mil millones. Por esta razón, son $27 mil millones los que se destinan al subsidio de servicios sociales. 

 

E.N.D.: A manera de reflexión, ¿cuál sigue siendo la importancia de las cajas de compensación en Colombia?

W.C.: En la política nacional desde hace varios años se han planteado reformas para eliminar esa cuota con la que se financian las cajas de compensación familiar, eso sería un golpe para la ciudadanía en general. El subsidio familiar es un sistema que nació hace muchos años como parte de una lucha de los trabajadores para promover sus derechos.

Este sistema fue creciendo y construyendo por esas necesidades de los trabajadores, generando impacto en la vida de la gente; con el subsidio de vivienda, educación, los subsidios monetarios, la recreación, servicios muy valiosos que se deben preservar.

 

E.N.D.:¿Cuántos estudiantes se beneficiaron de los kits escolares?

W.C.: Los kits escolares están llegando a 46.455 niños tolimenses que se ven beneficiados con un apoyo para sus actividades escolares. Este año a pesar de la pandemia, se realizó una organización para la entrega que mantuviera todos los protocolos de bioseguridad.

Redacción económica

Comentarios