Economía tolimense cayó 6,4% en 2020

Crédito: Archivo / El Nuevo Día.
El comercio al por mayor y por menor y la construcción, fueron los sectores que más disminuyeron su actividad en precios corrientes.
PUBLICIDAD

El Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, Dane, publicó el informe del Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia desagregado por departamentos para 2020. Según el documento, el Tolima registró una actividad económica en precios corrientes que sumó  $21,6 billones, mientras en 2019 fue de $22,4 billones, lo que representa una contracción de 6,4% para la economía del departamento.

Al mismo tiempo, la ‘Tierra Firme’ contribuyó en -0,1 puntos básicos a la contracción de la economía de Colombia que llegó a -6,8%, la caída más grande desde 1975.

Juan Daniel Oviedo, director del Dane, señaló que el resultado obedece a la caída de la actividad productiva por cuenta de la pandemia y las cuarentenas estrictas.

Jorge Renza, director del Observatorio de Empleo de la Universidad del Tolima, manifestó que a pesar de la disminución del PIB,  el Tolima tuvo una participación del 2,2% respecto al PIB nacional para el 2020, sosteniendo de esta forma su posición como el décimo (10) departamento con mayor participación.

“Pero hay que aceptar que el comportamiento del PIB en 2020 es un hecho sin precedentes en la historia del departamento, que rompe con la tendencia en el crecimiento que se venía presentando”, indicó Renza.

Para el consultor externo Jaime Vallecilla Gordillo, experto en mediciones macroeconómicas, la repercusión de la caída del Producto Interno Bruto se manifiesta en varios aspectos que dieron como resultado el aumento de la pobreza.

“Aumentó la tasa de desempleo, cayó el nivel de empleo, se contrajo el valor agregado bruto en las actividades más riesgosas para el contagio del Covid-19, la mayoría de las cuales son intensivas en mano de obra no calificada, de baja productividad y bajos salarios, lo cual perjudica un gran número de hogares de bajos ingresos y eso aumenta la pobreza”, explicó Vallecilla.

 

Proyecciones

Los expertos señalan que aunque la reactivación económica que ha venido presentando el departamento ha sido lenta en términos de crecimiento del PIB; las políticas implementadas por la administración pública han ido orientadas a la ayuda de las empresas con créditos preferenciales, ruedas de negocio y estrategias digitales, donde se busca promover la aceleración económica.

“Finalmente, estas políticas implementadas por los gobiernos locales han tenido un efecto positivo, aunque mínimo respecto a las condiciones económicas actuales. Esto debido a que los efectos de la pandemia aún conviven en la economía tolimense, respecto a su inestabilidad y debilidad ante los shocks externos”, agregó Jorge Renza.

“El gasto público ha sido necesario pero no puede continuar porque el déficit fiscal es insostenible, ni es necesario que continúe porque una gran parte de las actividades está regresando a la normalidad. El esfuerzo está en lograr una cobertura completa de la vacunación”, concluyó por su parte Jaime Vallecilla.

 

Reactivación da sus frutos

Para el trimestre de enero a marzo de 2021 había 196.643 personas ocupadas en el Tolima. Es importante mencionar que, los sectores como comercio con un 24,24%, la industria manufacturera (11,47%), el sector de construcciones (9,32%) y hoteles y restaurantes con un 8,39%, son las actividades económicas que presentan mayor tasa de ocupación a nivel departamental para este periodo.

“Es decir, estos sectores que presentaron una disminución en la participación del PIB departamental del 2020, con la apertura económica presentada en los primeros tres meses del 2021, ya se mostraron como las actividades con mayor participación de población ocupada en el Tolima”, refirió el docente de la Universidad del Tolima.

 

Sectores que cayeron

Los sectores que generaron la desaceleración del departamento en mayor medida, fueron: construcción (-22,2%), comercio, transporte, hotelería y servicios de comida (-18,1%), actividades artísticas y de entretenimiento (-13,4%), explotación de minas y canteras (-9,9%) y la industria manufacturera (-5,8%).

Por el contrario, la agricultura (2,5%), actividades inmobiliarias (2,3%), finanzas y seguros (2,2%) y administración pública, salud y educación (1%), crecieron e impulsaron la dinámica económica.

“El Tolima en el sector económico de agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca presentó un incremento porcentual del 2,97% respecto al 2019 (15,09%), teniendo así un 18,06% de participación dentro del PIB departamental y un 5,1% de participación en el PIB nacional, llegando a la posición seis respecto a los demás departamentos”, anexó Jorge Renza.

En el renglón de la agricultura, se destaca el cultivo del café, puesto que el año pasado se produjeron 1 millón 900 mil sacos de café exportable de 60 kilos, que significaron ingresos para Tolima del orden de más de $1,1 billones.

Del mismo modo, las actividades de administración pública y defensa, educación, salud y de servicios sociales, mostraron un aumento porcentual de 1,28% respecto al 2019, dando como aporte en el PIB del departamento un 18,69% y un 2,5% a nivel nacional.

Redacción economía

Comentarios