Luchó cuatro días, pero no resistió las heridas

Tristeza deja entre familiares y allegados, la partida de un joven de apenas 20 años de edad que se accidentó cuando estrenaba su moto.

Óscar Julián Ruiz Rodríguez, el ‘niño consentido de la casa’, estaba feliz porque ayer debía empezar a trabajar en la Fiscalía. Preparándose para este nuevo reto que le regalaba la vida, decidió comprar una moto.

El negocio lo cerró el lunes y a eso de las 7 de la noche, cuando se movilizaba por la avenida Ambalá, cerca al barrio Fuente de los Rosales, perdió el control de la AKT 125 en la que iba y se estrelló contra un muro.

De acuerdo con la versión de una de sus tías, ningún otro vehículo estuvo involucrado en el accidente.

Óscar Julián chocó solo y el golpe lo elevó varios metros. Al sitio llegó una ambulancia y trasladó al muchacho para la Clínica Asotrauma, pero el viernes su corazón dejó de latir. A Óscar, lo recordarán como un joven alegre, cariñoso y juicioso. Era el ‘amor’ de sus padres.

 

Dato

Óscar Julián Ruiz estudió en el colegio Miguel de Cervantes Saavedra y vivía en el barrio Hipódromo de Ibagué. El accidente ocurrió a la entrada de Fuente de los Rosales. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios