A taxista se le murió un pasajero y duró 7 horas con el cadáver en su vehículo

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
El sábado, al interior de un taxi, falleció el artista callejero conocido en la carrera Tercera de Ibagué como ‘El Cóndor de los Andes’. Por más de seis horas su cuerpo permaneció en el vehículo de servicio público mientras se definía qué autoridad haría el levantamiento del cadáver.
PUBLICIDAD

Hacia las 3.30 p.m. el taxista Jhon Cubillos, a bordo del ‘zapatico’ de placa WTN 066, recogió una carrera en el barrio San Pedro Alejandrino. Los pasajeros que se subieron al taxi eran Jorge Eliécer Rojas y su hijo Rurbel, quienes le pidieron un servicio. Sin embargo, en el camino el corazón de Rojas dejó de funcionar y falleció cuando llegaba a la Clínica de Calambeo.

El profesional del volante arribó a la zona de urgencias del mencionado centro asistencial, no obstante, dijo que nadie se apropió de la situación. Mientras Cubillos y Rojas esperaban que las autoridades realizaran los actos urgentes, el cuerpo del ‘Cóndor de los Andes’ estuvo por cerca de siete horas en el taxi.

Sobre las 10:30 de la noche unidades del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, fueron asignados para hacer la inspección técnica del cadáver.

‘El Cóndor de los Andes’

Con sombrero en su cabeza, una guitarra en sus manos y una alcancía, así mantenía Jorge Eliécer Rojas, ‘El Cóndor de los Andes’, por la carrera Tercera. Cantaba canciones de Los 50 de Joselito y otras que componía sobre Colombia, con el propósito de que transeúntes le dieran monedas con las cuales subsistir en la ciudad que lo acogió por cerca de 20 años.

El artista popular era natural de Armenia. Trabajó en trapiches y en su juventud hizo parte del Ingenio del Cauca, Incauca.

Le gustaba cantar ‘El grillo’ y ‘Las mujeres a mí no me quieren’. Esos eran los dos temas que más interpretaba en el Centro ibaguereño. De manera frecuente hacía dúo con la señora Flor, una mujer de avanzada edad, invidente y con la que cantaba mientras tocaba la guitarra.

Tenía varios hijos. En una ocasión contó que en Ibagué vivían dos, uno mayor y una jovencita que en la actualidad tendría alrededor de 15 años.

Amaba vivir en la capital Musical porque la gente era muy solidaria con él. Además de todos los lugares donde estuvo, Ibagué le abrió las puertas con su música. También reciclaba y hacía artesanías, bordados con lana o tallaba la madera. Durante las fiestas de San Juan le gustaba participar como edecán de las reinas del programa del Adulto Mayor de la Alcaldía.

El cuerpo de Jorge Eliécer Rojas fue trasladado a las instalaciones de Medicina Legal. Al parecer murió de un infarto, pero los médicos forenses una vez realicen la necropsia determinarán de manera oficial las causas de su muerte.

Q'HUBO - EL NUEVO DÍA

Comentarios