A amigo coreano de Yeferson Cossio lo engañaron con un masaje de 600 mil pesos

Crédito: Tomado del instagram @jzionhwang_/EL NUEVO DIA
El influencer, que acumula 1,1 millones de seguidores en Instagram, reveló que también le pidieron $100 mil pesos por unas ostras.
PUBLICIDAD

Colombia es uno de los lugares preferidos por muchos para vacacionar.Sin embargo, las recientes denuncias por abuso de precios en las playas del país tiene en alerta a las autoridades e impacta negativamente al sector turismo.

A través de su cuenta en YouTube, el influencer coreano Zion Hwang contó su amarga experiencia durante su estadía en la ciudad. Al extranjero que disfrutaba de un día de playa le ofrecieron la famosa prueba “gratis” del popular servicio de masajes.

“Cada vez que vengo al mar recuerdo mi primera vez en Cartagena. Yo normal, estaba nadando en el mar y como estaba cansado, me senté a descansar en la arena. Cuando disfrutaba de ese descanso llegó una señora y me dijo ‘qué lindo chino, tu piel es muy linda’ y me empezó a tocar. Después me dijo que necesitaba crema para el sol y que me iba a regalar un poquitico. Empezó a aplicarme crema muy rápido, muy rápido.

Después llegó otra señora disque para hacerme masajes y yo me negaba pero ella seguía. Pasaron dos minutos, les dí las gracias y me dicen ‘chino masajes y bloqueador valen 600 mil pesos’”, contó.

El coreano les reprochó de inmediato lo costoso del masaje y decidió negociar con las mujeres. “¿600 mil pesos?, la chimba. Yo no voy a pagar eso. Peleamos 10 minutos y decidimos que eran 300 mil pesos y aún así era muy costoso. Entonces les dije que por una agua de coco les pagaba $150 mil y así aceptaron”.

El influencer que acumula 1,1 millones de seguidores en Instagram reveló que en otra ocasión le pidieron $100 mil pesos por unas ostras.

“Otro día que estaba descansando en una silla playera y llegó una señora vendiendo ostras, a mi me gustan mucho las otras, y me dijo ‘hey chino prueba esta, es muy buena, es gratis, pruébala, pruébala, y le digo ¿en serio, es gratis? Y ella, sí, sí. Cuando termino de comer, le doy las gracias y me dice ¿cómo así? son 100 mil pesos. Y yo ¿cómo? Wepucha’. Cartagena no es mi ciudad, como ven que tengo los ojos rasgados se quieren aprovechar de mi (...)”, contó.

(Le puede interesar: ¡Vuelve y juega! Le cobraron a turistas más de 2 millones por dos mojarras en Cartagena).

 

 

El Universal/El Nuevo Día

Comentarios