Colombia puede producir 150 mil toneladas de cacao

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Para la Unidad de Planeación Agropecuaria, Upra (del Minagricultura), en Colombia se tienen dos millones de hectáreas con alta vocación para el desarrollo de proyectos cacaoteros. Esas siembras buscan las tierras planas y fértiles, como en Arauca.

El cacao está en un buen cuarto de hora: la producción nacional podría llegar a las 60 mil toneladas, se proyecta un plan de renovación de 80 mil hectáreas en todo el país, las exportaciones siguen dinámicas, hay reconocimiento de la Icco (autoridad mundial) como país que produce granos suaves en sabor y aroma; y se quieren incrementar las áreas.

En Colombia se tienen sembradas cerca de 180 mil hectáreas trabajadas por 50 mil familias, siendo Santander el mayor productor con 23.574 toneladas, seguido de Antioquia (4.905 toneladas) y Arauca (4.478 toneladas).

Para el Ministerio de Agricultura es uno de los cultivos priorizados, y muestra de ello es que los programas de sustitución de cultivos ilícitos tendrán como base la producción de ese grano.

La Unidad de Planificación Agropecuaria, Upra, que busca que se “siembre donde se tiene que sembrar”, determinó que en el país hay más de dos millones de hectáreas con vocación real para el desarrollo de proyectos cacaoteros, las cuales tendrían como punto de desarrollo zonas de los Llanos Orientales, Magdalena Medio, valles del río Magdalena, Cesar, Meta, Vichada, Magdalena y Arauca, por tener terrenos muy fértiles, aptos y planos, lo que permitiría una baja sustancial de la mano de obra y mayor tecnificación de las siembras.

 

De primera línea

De acuerdo con Eduar Baquero López, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Cacaoteros, Fedecacao, para el Gobierno nacional el cultivo sigue siendo priorizado, lo que es una buena señal para el desarrollo del mismo.

“Otra de las motivaciones, es que la Upra determinó las potencialidades para la expansión del cultivo, que de llegarse a desarrollar, llevarían al país a ser uno de los actores importantes del mercado internacional, en el segmento de cacaos finos en aroma y sabor”, agregó.

El directivo de Fedecacao dijo que frente a la expansión del cultivo hay un panorama bastante amplio y una muestra de ello, es por ejemplo, lo acontecido en el Meta donde “hay una gran cantidad de áreas dedicadas a la siembra de coca, las cuales pasarían a ser de cacao”.

Baquero López expresó que en esa decisión no solo está el Ministerio de Agricultura, sino la Alta Consejería para la Paz, con quién ya se desarrollan proyectos en Meta, Caquetá, Putumayo, Nariño (Tumaco), Antioquia (Tarazá y Valdivia), Norte de Santander y Guaviare.

 

La prioridad

El directivo gremial dijo que se debe trabajar en un tema sustancial y prioritario: la renovación de siembras; es decir, aquellas áreas improductivas que pueden llegar a ser unas 80 mil hectáreas; es decir, el 44% del área sembrada del país y que en términos de producción poco aportan.

Ya se han renovado 10 mil en 2018 y se espera que este año se logre arrancar con un proyecto de 50 mil hectáreas.

Para los técnicos de Fedecacao, esa área renovada, que se realiza con materiales resistentes a enfermedades y de alta productividad, entran en producción a los 2,5 años y aportarían, en sus inicios, a la cosecha nacional unas 25 mil toneladas, cifra que superaría a las que aporta Santander en la recolección nacional.

La renovación tiene varias ventajas, a juicio de Baquero López, ya que se unifica la plantación con una variedad que perfectamente puede llegar a superar, como mínimo, los 1.200 kilos por hectárea.

Además, esa variedad soporta ataques como el de la monilia, una de las más agresivas por tratarse de un hongo y que afecta todas las plantaciones cacaoteras del país.

 

Los datos

La siembra de cacao en Colombia tiene una fortaleza: la cultura campesina alrededor del cultivo.

1. Con producciones que superen los 1.000 kilos por hectárea, la siembra de cacao se convierte en un cultivo rentable.
 

2. Los cultivos dan sus primeros frutos a los 20 meses; pero alcanzan su madurez por encima de los cuatro años. Duran produciendo más de 30 años.

3. En varias zonas de Arauca y Santander, por ejemplo, hay plantaciones que tiene producciones de 3.000 kilos por hectárea.

4. Del área que se requiere renovar en el país, por lo menos, el 40% está en Santander, el mayor productor del grano en el país.

5. Agroemprende Cacao es una iniciativa de cooperación que se implementará en Putumayo, Meta, Boyacá, Santander y Antioquia.

6. La producción nacional de cacao creció 80% en una década. En el 2007 solo se cosechaban 33.480 toneladas; mientras que al cierre de 2017, el acopio fue del orden de las 60.000 toneladas, la mayor producción de la historia cacaotera del país.

 

La plantación ideal

Para el gerente de Fedecacao, la plantación colombiana de cacao soñada está consignada en un acuerdo en el Consejo Nacional del Cacao, el cual estimó que el país debería producir 150 mil toneladas, lo que le permitiría autoabastecer la industria local y generar unos excedentes en el mercado externo.

“Se deberían tener renovadas todas las plantaciones, lo que nos permitiría estar en una producción de 1.000 kilos por hectárea como promedio (hoy no se superan los 400 kilos) con granos finos en aroma y sabor”, agregó.

El directivo dijo que lo que se está trabajando en Arauca debe ser un ejemplo para todo el país, ya que son plantaciones modernas con producciones muy altas.

Con relación a las áreas nuevas, estas se deben trabajar con variedades de alta calidad, las cuales ya se tienen en los viveros de la Federación y que le han permitido salir ganadoras en el Salón Internacional que se realiza anualmente en París.

Respecto a las áreas de sustitución de cultivos, que en el país podrían llegar a las 25 mil hectáreas, estas deben desarrollarse con todos los patrones técnicos para que sean rentables.

REDACCIÓN ECONOMÍA

Comentarios