Tremendo error: Se confundieron, exhumaron el cuerpo equivocado y la familia lo notó

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍAImagen de ilustración.
Eliana Pérez guarda la secreta esperanza de que el cuerpo exhumado ayer en Jardines de la Eternidad sea el de su hermana Marilyn, la enfermera que falleció de COVID-19 en la Clínica El Prado de Barranquilla, pero que a la hora de sepultarla entregaron un cuerpo diferente.
PUBLICIDAD

Fueron cuatro cuerpos los que al aparecer se cambiaron y desde entonces los familiares de Marilyn Pérez han estado luchando porque se identifique su cuerpo para ellos quedarse tranquilos y poder cerrar el duelo, porque debido a esta situación no han podido hacerlo.

Hace unos ocho meses la Fiscalía ordenó a la Clínica El Prado y al cementerio hacer la exhumación del cuerpo y cuando lo hicieron se comprobó que el cuerpo que se exhumó no era el de Marilyn, sino que se traba el de un hombre corpulento y ella era baja de estatura.

“En el día de ayer fuimos llamados por la Fiscalía para que nos presentáramos en el cementerio para el proceso de exhumación. Nos tocó correr porque nos llamaron a las 8:00 y teníamos que estar allá a las 9:00 de la mañana. Teníamos tanto tiempo de estar esperando esto, pero gracias a Dios se dio en el día de ayer”, dijo inicialmente Eliana Pérez, hermana de Marilyn.

Anotó que en el proceso estuvo con dos hermanos y su hija. “Estuvimos retiradas porque no podíamos estar ahí, pero sí estuvo una hermana y un hermano que se dieron cuenta que cuando sacaron el cuerpo estaba rotulado con el nombre de ella, con el número de cédula. Lo único fue que no lo pudieron abrir porque ella estaba metida en una bolsa, pero por las medidas, tenemos la esperanza de que sí es ella”.

“Creemos que es ella porque nos dimos cuenta por el tamaño y solo nos hace falta la prueba de Medicina Legal, que es la que queremos se agilice, no vayan a esperar ocho meses, así como pasó la otra familia, que ya pasaron ocho meses y apenas ayer fue que los llamaron para informarles que sí era el señor Muñoz el que encontraron cuando se hizo la primera exhumación. Nosotros no queremos que pasen ocho meses, porque esto ha sido una pesadilla, una tragedia para toda la familia y queremos que ella descanse en paz y nosotros tener la tranquilidad de que ella esté allí en ese Campo Santo donde podamos ir a visitarla y llevarle una flor. Y tener nosotros la tranquilidad de que es ella la que está sepultada allí”, sostuvo.

Reiteró que la familia considera que el cuerpo exhumado es el de Marilyn “por el rótulo y por el tamaño de la bolsa donde está envuelto el cuerpo, porque mi hermana era bajita y la bolsa que vimos a los lejos era pequeña no era un cuerpo exageradamente como el que sacaron la primera vez, que era un señor muy grande y por eso en su momento dijimos que ese cuerpo no era el de nuestra hermana, pero en cambio el que vimos ayer nos da una esperanza de que sea ella”.

“Mi otra hermana, la que estaba cerca viendo el proceso, brincó apenas vio la bolsa y es que por el tamaño y el rótulo creemos que es ella. Y mi hermana me dice que sí cree que se trate de Marilyn. Porque eran cuatro cadáveres los que se habían extraviado, tres de ellos se han aclarado, gracias a nosotros, la única que faltaba era ella, y cuando la exhumaron apareció con el rótulo y el nombre de ella. Pero para tener más tranquilidad tenemos que esperar las pruebas de ADN y tenemos la esperanza de que sí es mi hermana”, manifestó Eliana.

Indicó que las autoridades forenses les dijeron que tienen que acercarse a la Fiscalía “para que hablemos con la fiscal del caso, porque antes era un señor y ahora es una fiscal. No nos dijeron cuando nos entregan los resultados, pero vamos hablar con la fiscal del caso para que el caso no se extienda por otros ocho meses”.

Terminó diciendo que el cuerpo de su hermana se encontraba sepultada en el lote 345 jardín 43. “Allí fue donde informaron que se encontraba el señor Muñoz, pero al parecer pudo haber más intercambio porque donde decía que estaba Marilyn encontraron el cadáver del señor Muñoz. La última opción que teníamos era esa tumba y efectivamente se hizo el proceso y parece que sí es ella”.

Marilyn Pérez tenía 50 años de edad, fue enfermera profesional durante 20 años. Laboraba en el Hospital Materno infantil 13 de Junio de Soledad y ella se convirtió en una de las víctimas de primera línea durante el primer pico de la pandemia del Covid-19 el año pasado en el Atlántico.

Colprensa

Comentarios