Así torturaban a los pacientes de dos fundaciones de rehabilitación: también los robaban

Crédito: Imagen de ilustración / Pixabay / EL NUEVO DÍA
Golpizas a los pacientes con tablas de madera, choques eléctricos con pistolas Taser en varias partes del cuerpo, tomar su orina como bebida y obligarlos a consumir alimentos cocinados con jabón o detergentes, son algunas de las torturas que nueve personas, entre creadores y empleados de dos fundaciones de rehabilitación, les hicieron a sus pacientes en Ipiales (Nariño).
PUBLICIDAD

Además, se pudo determinar que los familiares hacían llegar a las dos sedes de los centros de rehabilitación dinero, alimentos, productos de aseo y camas, pero estos nunca llegaron y aparentemente terminaron en manos de quienes operaban como tratantes.

Estos hechos, de acuerdo con la Fiscalía, se presentaron desde el 24 de enero de 2020 hasta el pasado 23 de noviembre en las fundaciones Ría Nazareno y Proyectos Vida, ubicadas en el centro de Ipiales y la vereda San Francisco del municipio de Contadero (Nariño), creadas como entidades sin ánimo de lucro, cuyo propósito era prestar servicios de rehabilitación a la población afectada por el consumo de drogas y alcohol.

Sin embargo, en desarrollo del proceso se evidenció que no contaban con los permisos y autorización de la Secretaría de Salud Ipiales y la Secretaría de Salud de Nariño para su funcionamiento. Asimismo, se determinó que las personas designadas para realizar los tratamientos y la rehabilitación de los pacientes no eran profesionales en psicología, fisioterapia, enfermería u otras áreas afines.

Por estos hechos, ocho de estas personas fueron enviadas a la cárcel y uno de ellos a detención domiciliaria.

Se trata de los hermanos Jaime Alberto y Alex Andrés Benítez Benavides, conocidos con el alias 'Los Pájaros'; Maira Isabel Medina Guerrero, Luis Guillermo Jajansoy Juajibioy, Herlandy Ferney Yama Coral, Héctor Fabio Villa Anama, Diana Carolina Vallejo Jaramillo, así como los también hermanos Edinson Martín y Daisy Elizabeth Ruano Cabrera. 

COLPRENSA

Comentarios