sssss

¿Plan B? Revelan la otra forma con la que Jhonier quería matar a su hermano Mauricio

Crédito: Instagram.
Tras las interceptaciones del celular de Jhonier Leal, la Fiscalía encontró que otra opción para acabar con la vida de Mauricio Leal habría consistido en la intoxicación por medicamentos.
PUBLICIDAD

Según conoció el diario El Tiempo, La Fiscalía General de la Nación optó por interceptar el celular de Jhonier Leal, con el fin de aclarar en tiempo récord el homicidio del estilista Mauricio Leal y su madre Marleny Hernández.

Allí encontraron una conversación que dio indicios de que sería el responsable del hecho tras preguntar a sus allegados que si en caso de ser capturado, heredaría la fortuna de su hermano, que ronda los $5 mil millones.

Otra conversación hizo plantear a los investigadores un plan alternativo para asesinar a Mauricio para fortalecer la falsa hipótesis de que se trató realmente de un suicidio.

Es decir, Jhonier buscó inicialmente matar a su mamá con un cuchillo que fue introducido de forma violenta, ya que atravesó desde su abdomen hasta su columna.

Luego quería asesinar a su hermano y hacer creer que fue un suicidio, mientras que el de su mamá se viera como un homicidio.

En dicha interceptación se encontró que la idea era deshacerse de Mauricio con una intoxicación por medicamento. Los médicos forenses encontraron que el estilista ingirió nueve pastillas de Zopiclona de 7,5 mg, fármaco que usaba para dormir.

Jhonier habría aprovechado el adormecimiento y aturdimiento de su hermano para obligarlo a escribir la carta de 'suicidio' que fue encontrada en su cama. Además, para mover el cuerpo de Marleny y limpiar la escena del crimen.

El Tiempo consultó al toxicólogo Ubier Gómez, cuenta que dicho medicamento, de venta libre, está siendo usado por delincuentes para casos de abuso sexual o para robos.

Los efectos secundarios de la Zopiclona no fueron suficientes para acabar con la vida de Mauricio Leal, a pesar de su contextura delgada y baja estatura, por lo que Jhonier optó por atacarlo con el mismo cuchillo que usó con su madre.

Vanguardia / Redacción web.

Comentarios