El suizo Hirschi triunfa en el Muro de Huy de la Flecha Valona

Crédito: AFP - EL NUEVO DÍA
Marc Hirschi, maestro de Huy. El ciclista suizo, que ganó la medalla de bronce el domingo en el Mundial, se impuso este miércoles en la Flecha Valona, en la primera de las clásicas de las Ardenas, aplazadas al otoño boreal debido a la pandemia.
PUBLICIDAD

Hirschi domó las pendientes brutales del Muro de Huy e inscribió por primera vez su nombre en el palmarés de la prueba, entrando en la meta delante del francés Benoît Cosnefroy y del canadiense Michal Woods, en ausencia del vencedor de las dos precedentes ediciones, el galo Julian Alaphilippe, que descansó tras haber ganado el título mundial, el domingo en Imola.

"Es realmente duro, había que esperar y no atacar demasiado pronto", suspiró el primer helvético en ganar la Flecha desde Ferdi Kübler (1951 y 1952) sobre el muro (1300 metros al 9,6%). "Es realmente violento, tenemos los músculos llenos de ácido láctico, hay que ser fuerte de cabeza para sobreponerse al dolor".

El suizo de 22 años, revelación del reciente Tour de Francia, donde se llevó una etapa y terminó en el podio de otras dos, marcó la diferencia a 50 metros de la meta de esta otoñal Flecha Valona, en un Muro de Huy prácticamente desierto -solo los vecinos, un número limitado de sus amigos y 150 invitados de la organización estaban autorizados en la ascensión, a causa del covid-19-.

 

El clásico esprint en la cumbre

Estación y contexto diferentes, idéntico escenario: como viene sucediendo desde 2003, la carrera se decidió en el esprint en la cumbre de Huy. Tras una primera aceleración del tercero de la 'Grande Boucle', el australiano Richie Porte, en la base del Chemin des Chapelles (el nombre real del Muro de Huy), fue el canadiense Michael Woods quien inició verdaderamente las hostilidades a 400 metros de meta.

Los favoritos Hirschi, Benoît Cosnefroy y Michal Kwiatkowski salieron a su rueda, pero fue el suizo quien se sacó de la manga, en el último momento, un duro acelerón que le entregó la primera clásica de su carrera y le permitió inscribir el primer nombre nuevo en el palmarés de la Flecha desde 2013.

En los últimos años, los dos maestros del lugar, el español Alejandro Valverde y Alaphilippe, se habían repartido las últimas seis ediciones.

Confiando en su líder, uno de los favoritos durante la previa luego de provocar la selección del pelotón en la Cima Galisterna del Mundial, el conjunto Sunweb trató de controlar la carrera durante todo el día.

Lo mismo que el Ineos de Kwiatkowski y el UAE-Emirates del esloveno Tadej Pogacar. Con menos éxito: el campeón del mundo polaco de 2014 terminó 6º, mientras que el último maillot amarillo en París fue 9º a cinco segundos.

"Llegué al Muro en muy buena posición. No tenía piernas para la última ascensión, pero el resultado final no me decepciona. Estaba cansado después del Mundial, que fue una carrera realmente difícil", apuntó Pogacar, pensando ya en la clásica Lieja-Bastoña-Lieja del domingo.

El equipo AG2R, por contra, fracasó en su apuesta. Delante varias veces, el cuadro francés se puso al frente del pelotón a unos diez kilómetros de meta, tanto para prevenir los ataques como para colocar a su líder Cosnefroy, quien finalmente no pudo levantar los brazos victorioso.

AFP

Comentarios