sssss

‘CHI...LE’ cumplió a su gente

El Estadio Nacional de Santiago se vistió ayer de gala para ver a Chile levantar en lo más alto la primera Copa América de su historia, luego de vencer a Argentina en la gran final.

Cumpliendo su cita con la historia, la mejor generación de futbolistas chilenos de todos los tiempos ratificó ese crédito y se coronó ayer campeón de la cuadragésima cuarta edición de la Copa América que se cumplió en su país y terminó en el estadio Nacional.

Por la vía de los penales, luego de un empate sin goles en los 90 minutos y el alargue, ‘La Roja’ levantó el primer trofeo de este certamen para desatar una fiesta nacional y generar otra frustración para Lionel Messi y Argentina, que ampliará por un año más la sequía que hoy es de 22 años sin títulos.

Con el estadio pintado de rojo y algunos sectores de celeste y blanco, el máximo escenario deportivo de los chilenos recibió la final, que con un ambiente frío en la previa, poco a poco entró en calor con el ingreso de los jugadores al campo, los actos protocolarios y el pitazo inicial del colombiano Wílmar Roldán.

Impulso local

La gran final del certamen más antiguo de selecciones del Mundo inició con superioridad de los locales, el elenco anfitrión, que bajo el manejo del ‘Mago’ Valdivia, Alexis Sánchez y Arturo Vidal impuso condiciones en los primeros minutos, con posesión del balón, intención ofensiva, pero poca presencia en el área del argentino Sergio Romero.

Pero esa idea de ataque, sin claridad en el último cuarto de cancha, le permitió al rival tener espacios y por eso pegó los primeros sustos con un par de acciones, de Messi y Di María, pero tampoco pudieron llegar cerca del arco de Claudio Bravo.

Sin embargo, poco a poco el partido entró en juego cortado, con faltas, que llevó a Roldán a amonestar a los chilenos Silva, Medel y Díaz, mientras que por Argentina la nota la protagonizó Di María, quien en un intento de contra sufrió una molestia, por lo que fue sustituido por Ezequiel Lavezzi.

Ya en el final de la etapa inicial, Argentina tuvo su oportunidad más clara, luego de que Agüero la centrara atrás para Lavezzi, pero su disparo salió al centro del arco, donde estaba bien ubicado Bravo para evitar la apertura en el marcador, permitiendo así el final de los primeros 45 minutos.

Argentina levantó

Para el segundo tiempo, los anfitriones no tuvieron la misma intensidad para atacar, por lo que Argentina tomó la iniciativa, gracias a que apareció Pastore para darle manejo al balón y permitir que la primera clara de los segundos 45 minutos fuera para la visita, con un cabezazo de Otamendi que pasó cerca del arco de Bravo.

Pero Chile recuperó la redonda y de nuevo el juego entró en una recta final de faltas y fricción, con amonestación para Mascherano y Rojo, quien luego pudo ser expulsado, pero en el criterio del colombiano Roldán no merecía la segunda amarilla.

La tensión fue en aumento sobre el final, cuando se produjeron las dos opciones más claras, una para cada equipo. Primero fue Alexis, quien tras un pase de Aránguiz pateó de primera y el balón pasó cerca, mientras que de contra, Messi la tocó para Lavezzi, quien centró y Gonzalo Higuaín no pudo definir ya con Bravo vencido, para cerrar los 90 minutos con igualdad sin goles y dar paso a los 30 minutos de adición.

Angustia prolongada

Ya en el alargue, las emociones fueron mayores, porque el factor cansancio entró a ser protagonista y el nerviosismo en cada jugada se elevó al máximo. Alexis tuvo la oportunidad del gol del título en el primer periodo, pero su remate salió por encima, muy cerca de la portería de Romero, en la única opción que dio paso a la definición con cobros desde el punto penal.

El primero en cobrar fue Matías Fernández para Chile, quien anotó con autoridad, así como Lionel Messi para Argentina. Arturo Vidal fue el segundo de ‘La Roja’ para afianzar una ventaja que confirmó Gonzalo Higuaín, quien mandó el balón por encima del arco de Bravo.

La diferencia la ratificó Charles Aranguiz para poner un 3-1 a favor de Chile, que confirmó Claudio Bravo al atajarle un penal a Ever Banega y la completó Alexis Sánchez, quien en el último cobro pico el balón para darle el título a Chile, el primero de toda su historia.

Una nueva decepción

Otra temporada perfecta con el Barcelona, y con la Selección Argentina, otra decepción. Un apagado Lionel Messi dejó escapar otro título para la ‘Albiceleste’, con la que nunca celebró.

‘La Pulga’ lideró nuevamente la magnífica generación de futbolistas ‘gauchos’ que busca quitarse la pesada cruz de 22 años sin títulos, pero no pudo.

La derrota en penales se suma a la decepción de hace menos de un año, cuando Argentina cayó 1-0 ante Alemania en el partido cumbre de la pasada Copa del Mundo en el Maracaná de Río de Janeiro.

Ayer hubo un cortocircuito en la sintonía con el ‘Flaco’ Javier Pastore y el ‘Lio’ director de orquesta estuvo ausente. A eso se le sumó que Ángel Di María se lesionó y el ‘Kun’ Sergio Agüero estaba abandonado adelante en el área. Al final, mucha estrella, pero poca luz.

Reconocimiento a Murillo

El defensa Jeison Murillo fue galardonado ayer por la Conmebol como el mejor jugador joven de la Copa América Chile 2015, por sus actuaciones con la Selección Colombia.

A pesar de errar uno de los penales en la definición que dejó por fuera a la ‘Tricolor’ contra Argentina en los cuartos de final, el vallecaucano recibió el premio por las grandes actuaciones que tuvo en el certamen, con gol incluido, el del triunfo histórico de la segunda fecha del Grupo C contra Brasil.

El central que ahora pertenece al Inter de Milán, tuvo cierres oportunos, se entendió a la perfección con Cristian Zapata, ocupó el lugar que había dejado el capitán Mario Alberto Yepes y con esta distinción ratificó que su actuación lo llevará como otro de los fijos en la era Pékerman para afrontar las Eliminatorias al Mundial de Rusia 2018. 

FILIBERTO ROJAS ENVIADO ESPECIAL – COLPRENSA

Comentarios