El drama de los adultos mayores en abandono

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAPese a las acciones legales que trae el abandono de los adultos mayores es una práctica constante.
‘Don Jesús’ un hombre de 69 años cumplió el pasado 6 de mayo un mes internado en la clínica Nuestra de Ibagué. Pese a que  padece pie diabético ya no requiere cuidados hospitalarios y es apto para que se le otorgue el alta médica; sin embargo, su salida se ha visto interrumpida porque a la fecha no hay quien asuma la responsabilidad de su cuidado, el equipo de trabajo social de la clínica detectó que existe una red familiar, pero sus dos hijos, ambos con un empleo formal, se negaron a asumir su atención conscientes de las acciones legales que esto acarrea. 
PUBLICIDAD

Este adulto trabajó gran parte de su vida en el campo, llegó a Girardot a manejar taxi y después a Ibagué, donde realizó oficios varios, el último en un restaurante hasta que su salud se lo permitió, cuando ya no pudo más, se fueron sus recursos y quedó en completo estado de indigencia. En busca de ayuda llegó a la fundación casa del anciano en el Divino Niño al sur de la ciudad, pero como si la suerte no estuviera de su lado antes de ingresar fue víctima de los ladrones, quienes lo atracaron y lastimaron, lo que obligó su traslado a un centro asistencial.

Jhonatan Gómez, trabajador social de la Clínica Nuestra indicó que ya se han cumplido todas las etapas en la atención de este adulto mayor y pese a que notificó a las entidades correspondientes, por ahora no hay acciones que agilicen su traslado a un Centro de Bienestar del Adulto Mayor (CBA). Lo que les preocupa es que el paciente quede expuesto a cualquier tipo de virus o enfermedad y se termine afectando su integridad. 

“Nos preocupa que el paciente continúe en la institución, es un adulto mayor con una patología de base y estar conviviendo en un entorno hospitalario aumenta el riesgo de infección. Lo que puede pasar en un futuro es que adquiera alguna bacteria o infección multirresistente porque los hospitales y clínicas no son condiciones habitacionales para convivir permanentemente, es mientras se atiende la urgencia. Yo ya le he dicho a la Personería: ‘si ustedes no hacen nada este paciente se va a enfermar y va terminar o en una UCI o con su vida’. 

Ahora pensando en otro contexto es otra cama que se ocupa para seguir atendiendo más pacientes que lo necesitan, pero en este momento prevalece la salud y el bienestar de este adulto mayor”, dijo el trabajador social. 

La situación se repite en el hospital Federico Lleras Acosta, allí permanece un adulto mayor de 77 años identificado como Arnulfo García, quien ingresó el 19 de diciembre del 2021 y ya completa más de 136 días en el hospital. Pese a que desde febrero está listo su egreso, nadie se ha acercado para asumir la responsabilidad de don Arnulfo.

Aunque desde el 2017 entró en vigencia la ley 1850 del 19 de julio en donde se establecen las medidas de protección del adulto mayor en el país y se penaliza el maltrato intrafamiliar por abandono, los casos de desamparo a las personas de la tercera edad siguen siendo una constante en la capital del Tolima y en la región.

Hace unas semanas, la Secretaría de Desarrollo Social Comunitario de la Alcaldía de Ibagué emitió una alerta por los constantes reportes de abandono, es que solo en los primeros cinco meses del año desde esta cartera ya se han atendido 96 casos.

Según reseñó la secretaria Francy Liliana Salazar en la mayoría de las situaciones los adultos mayores son dejados a su suerte en los centros asistenciales de la ciudad con los quebrantos de salud propios de su edad.  Los hombres son quienes más se ven afectados por este tipo de maltrato. 

“Son personas que en su mayoría superan los 70 años y con condiciones de salud que requieren de cuidados especiales. Muchos no pueden hablar de forma elocuente, lo que dificulta la caracterización de su entorno y red familiar”, dijo la funcionaria.

Salazar explicó que cuando se confronta a las familias de los adultos mayores pese a que se expone la responsabilidad que tienen, muchos niegan que exista algún parentesco y otros alegan la falta de tiempo para atenderlos. 

También se registran hechos curiosos, en donde los mismos familiares le piden a los adultos mayores que aseguren encontrarse sin red familiar para recibir los beneficios del gobierno; no obstante, esta idea no siempre perdura cuando muchos se enteran que no pueden salir de los Centros de Bienestar del Adulto Mayor (CBA).

“Lastimosamente hemos identificado casos en los que la misma familia persuade a los adultos mayores para que nos manifiesten que están solos. 

“Ellos nos exponen una realidad compleja, pero cuando ya llevan varios meses en los hogares de estancia y quieren estar de nuevo en las calles, nos empiezan a entregar datos de sus familiares porque extrañan tener la libertad de salir y compartir con los suyos”, expuso la secretaria.

Abandono adultos mayores

Maltrato y abandono: casos en Comisaría de Familia

Yolanda Rojas Sánchez, comisaría Primera de Familia señaló que el abandono de adultos mayores no se ve reflejado en una tasa muy alta en los despachos; sin embargo, resaltó que esto no es un factor que permita medir este tipo de violencia pues allí incide el hecho de que el maltrato se denuncie ante las autoridades.

No obstante, en promedio semanalmente se recepcionan entre cinco y 10 denuncias por violencia intrafamiliar y otros por abandono a personas de la tercera edad. 

“Esta es una obligación legal establecida en la ley 1850 de 2017, que yo no la llamo obligación, es un deber ser, es la lógica de nosotros brindar el apoyo, cuidado y todo lo que tiene que ver con los gastos de los adultos mayores”, dijo la comisaria. 

Rojas explicó la importancia de que se hagan las denuncias respectivas para el debido proceso del restablecimiento de sus derechos. 

Inicialmente se hace el llamado de los hijos para una audiencia para que se cumpla con la obligación, “normalmente los hijos no acuden y si lo hacen, estas audiencias son las más tristes, más vacías y planas porque pareciera que no hay sentimientos para con los adultos mayores, he tenido solicitudes donde son seis hijos y solo uno aparece y dice que sí colabora, les pone uno una cuota de alimentos y el que más ofrece por mucho es $50 mil, en ese caso no lo podemos permitir y la ley nos faculta para que impongamos la cuota”, explicó.

Tras imponer el pago de recursos, el trámite pasa a manos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en donde se le asigna a los adultos mayores un defensor de familia que lo representa a los Juzgados de Familia, el caso también se puede remitir a la Fiscalía. 

¿Se pierde el sentido humano?

Varias de las personas dedicadas a la atención de la población adulta mayor coincidieron en que la pérdida del sentido humano incide notoriamente en los casos de abandono.

“Esto es un tema de responsabilidad social y vemos que ese sentido humano se está perdiendo desde el mismo hogar. Nos estamos olvidando de que nuestros adultos mayores son la base de nuestra familia y los dejamos de lado porque están enfermos, porque ya no se expresan bien o porque creemos que el Estado es el que debe asumir el cuidado de esta población”, dijo la secretaria de Desarrollo Social Comunitario.

El director de la fundación Divino Niño también sostuvo, “esto siempre se ha registrado, pero ahora el fenómeno está en las familias que no quieren y no soportan. Las familias no son tolerantes ni solidarias. Ocurre mucho con tíos solitos y que no tienen hijos”, sostuvo. 

La mano amiga de los ancianos desvalidos

En vista de los hechos de abandono desde hace más de 30 años se creó la Fundación Casa del Anciano en la iglesia del Divino Niño, hogar que acoge a quienes ya no cuentan con el amparo de sus familias y como lo reseña el padre Miguel Alexis Saavedra, director de este espacio les permite cerrar el ciclo de sus vidas de forma digna. 

A la fecha allí se atienden cerca de 80 ancianos con el apoyo de 23 empleados que están contratados de forma directa y hacen un monitoreo las 24 horas, personal que no es suficiente, pero que es el mínimo que se alcanza a pagar con los recursos que tiene la fundación.

Es que además existen compromisos como el pago de servicios públicos, elementos de aseo y de bienestar para los adultos mayores. 

Es de resaltar que si bien este es un espacio que brinda ayuda, también subsiste gracias a ello. El único ingreso fijo de la fundación se da por las donaciones que hacen particulares, de allí que no siempre la situación sea alentadora y en muchas oportunidades obligue a los encargados a pedir apoyo a diferentes tiendas o supermercados de enseres, de aseo e incluso de comida, que por largos periodos escasea.

Las donaciones salvan a este centro de ancianos. La atención médica la reciben gracias del apoyo de un profesional que mensualmente ofrece sus conocimientos de forma gratuita, los gastos fúnebres son atendidos por una empresa que apoya en el traslado de quienes fallecen y los ataúdes también se donan. 

Al ser esta una fundación ampliamente conocida es usual que los casos de abandono del adulto mayor más tristes lleguen a sus instalaciones, el padre Miguel Alexis Saavedra indicó que es común que literalmente los vehículos ‘descarguen’ ancianos en la puerta de la fundación y los dejen a su suerte, ante tal panorama no les queda sino seguir brindando apoyo. 

“Llegan por ejemplo un taxi, van y los descargan y dicen: ‘miren encontré este anciano y me dijeron que lo trajera al Divino Niño’, nosotros los recibimos y tenemos que salir a apoyarlo, llegan muy mal, oliendo mal, sin comer, entonces eso hace la fundación darles amor y dignidad”, sostuvo el Director. 

Y agregó, “aquí el único requisito es que podamos recibir a los que ‘botan’, tenemos un gran número de ancianos que los sostenemos con la providencia divina y la solidaridad del ibaguereño que es el que nos ayuda a sostenernos”.

Ahora la Fundación espera que la Alcaldía los apoye a través de los recursos que se recogen de la estampilla pro bienestar del adulto mayor en donde un 70 % se destina para centros de atención y dotaciones. 

También hacen un llamado para que la ciudadanía acuda a estos espacios y brinde su ayuda, incluso ahora con la donación de $20 mil pesos se contribuye al apoyo de uno de los ‘abuelitos’ que están allí.

Abandono adultos mayores

Tirados en clínicas 

El panorama del abandono se recrudece en los centros hospitalarios de la ciudad. Se ha vuelto una práctica común que las personas lleven a su pariente y lo terminen dejando a su suerte y bajo la responsabilidad de las clínicas y entidades estatales. 

La gerente de la Clínica Nuestra, Diana Rocha, señaló que en promedio entre tres y cinco adultos mayores en edades que rondan los 79 y 90 años son abandonados al mes en la clínica, situación que ha crecido desde la pandemia. A veces los pacientes padecen demencia senil o alzahaimer lo que complica aún más su identificación.

“Hemos notado el fenómeno del abandono social y familiar desde noviembre del año anterior, algo que también es resultado de la pandemia, porque es algo que no se había evidenciado antes y se ha vuelto frecuente. Por mes se han visto varios casos en donde a los pacientes los interna su familia, y jamás vuelven; no los visitan, sus acompañantes no contestan llamadas y se declaran estos usuarios en abandono total”, dijo la Gerente. 

Rocha expuso además la compleja situación que viven varios adultos mayores cuando son conscientes de los hechos de abandono. 

“Es muy triste ver pacientes pasar dos y tres meses en la clínica; llorando, aislados y diciendo que se quieren ir para su hogar, pero no tenemos cómo retornarlos. Nosotros reportamos estos casos a todos los entes encargados, Alcaldía, Personería, a su asegurador, entre otros, para gestionar su estadía en un hogar de paso o definitivo, pero a veces las largas esperas se demoran más de lo pensado, y mientras tanto se quedan en esta entidad”, puntualizó. 

Cabe destacar que esta situación, además del impacto que trae para los pacientes, conlleva un mayor compromiso de las instituciones médicas, quienes a la espera de que se surtan los trámites, terminan asumiendo costos por la estadía de estas personas, además de que se genera la ocupación de las camas hospitalarias para atender más emergencias.

En otros municipios 

La situación de abandono se replica en varios municipios, el director de la Fundación Divino Niño indicó que constantemente recibe llamados de párrocos de otras ciudades pidiendo apoyo para algunos adultos mayores que están en precarias condiciones; sin embargo, teniendo en cuenta el cobro de un impuesto de la estampilla pro anciano, lo ideal es que cada Alcaldía destine recursos para la atención del adulto mayor. 

Algunos casos de abandono, sostuvo el padre Miguel Alexis Saavedra, se han recepcionado de Lérida o Espinal.

Esta redacción se contactó con la Secretaría de Inclusión del Social, quien señaló que a la fecha no hay registro claro sobre el abandono a las personas de la tercera edad.

En el caso de municipios como Chaparral, la directora local de Salud, Eucaris Arcila, señaló que en esta ciudad, una de los más grandes del Tolima, se tiene el reporte de la presencia de unos 6 mil adultos mayores, de esta cifra aproximadamente unos 4 mil ciudadanos son beneficiarios del programa de adulto mayor, a los demás se les apoya con el programa de atención del adulto mayor de la Alcaldía y adicionalmente con la prestación del servicio del centro de larga estancia. 

Cuando se identifican casos de abandono, desde esta entidad se procede a trasladar a los adultos mayores a esta fundación que a la fecha recepciona a 78 ‘abuelos’ en este espacio y en su mayoría quienes están allí no tienen una red familiar identificada. 

Pese a que el municipio no es ajeno al abandono de los adultos mayores, la directora sostuvo que es un tema mínimo y que sin duda el apoyo económico que se brinda desde el Gobierno nacional minimiza ese impacto.

“Venimos trabajando articuladamente con la Comisaría de Familia y Personería, en el momento en que se pueda presentar afectación de los adultos mayores ellos atienden los requerimientos a sus familias o quienes sean responsables”, explicó Arcila.

También se afecta personas en condición de discapacidad

En el hospital Federico Lleras Acosta también se reportó el abandono de Eduar Barrios una persona de 25 años, quien tiene un diagnóstico de discapacidad cognitiva profunda, al igual que con los adultos mayores fue ingresado al servicio de urgencias y dejado en el centro hospitalario desde el 2 de mayo. 

“Inmediatamente se inició investigación desde trabajo social con la EPS y se encuentran los datos de una tía y su madre, la señora María Isabel Barrios Pinilla, de 47 años de edad, quien a la fecha no se ha presentado en la institución, teniendo conocimiento desde el momento en que el paciente ingresó al hospital.

“Teniendo en cuenta que la red de apoyo de Edward manifiesta estar fuera de la ciudad y no poder hacerse cargo del paciente, el área de trabajo social procede a notificar el caso a la comisaría de familia”, señaló el gerente del hospital Luis Eduardo González.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.
¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!
https://digital.elnuevodia.com.co/library
También lo puede adquirir en físico.

El Nuevo Día

Comentarios