Momentos de aprobar o reprobar el año escolar

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
La “pérdida del año escolar” puede implicar la repitencia de un grado de escolaridad o, en el peor de los casos, que ese estudiante abandone definitivamente el estudio formal.

Ya está finalizando el año escolar y es el momento en que los docentes y directivos toman las decisiones sobre la aprobación o reprobación de los estudiantes en los respectivos grados de los niveles educativos. Son momentos decisivos sobre el cumplimiento del derecho a la permanencia de los estudiantes en el sistema escolar. Porque la reprobación que ahora es más voluminosa que la deserción escolar, define dos situaciones que pueden ocurrir: Que la “pérdida del año escolar” implique la repitencia de un grado de escolaridad o, en el peor de los casos, ese estudiante abandone definitivamente el estudio formal.

Para nada es deseable la reprobación, la deserción o la repitencia, fenómenos de ineficiencia interna del sistema escolar, que se pueden calificar de “fracaso” o de mortalidad académica. No debiera ocurrir la repitencia escolar, es bueno que cada docente y directivo docente reflexione sobre las consecuencias que estos fenómenos de ineficiencia interna tienen sobre la vida futura de sus estudiantes. Lo pertinente es evitar que ocurran estas situaciones y para ello hay múltiples estrategias de intervención, dadas por estudios y normas estatales sobre ello.

El Ministerio de Educación Nacional define la eficiencia interna como la “Capacidad demostrada por el sistema educativo para retener la población matriculada hasta que termine con todos sus grados establecidos para el nivel respectivo, y para promover esa población de un grado a otro con la debida fluidez, evitando así la pérdida de tiempo”.

Los datos estadísticos nos dicen que en el año 2017, último año del cual se tienen datos, no dicen que tales términos no se dan, porque 24 mil 714 estudiantes matriculados o reprobaron o desertaron de los establecimientos educativos antes de culminar el año escolar en el Tolima.

Cifra a la que se suman los repitentes y los estudiantes matriculados a extraedad.

¿Por qué pocas personas se conmueven ante estas cifras? ¿Por qué los medios de comunicación no reaccionan ante estos hechos?

En lo que al autor de este texto corresponde, muchas veces he escrito sobre este tema con la intención de que alguien se conmueva y grite que esto no debe ser, no debe ocurrir en nuestro sistema escolar.

 

La gran encuesta sobre deserción escolar de 2010

En el año 2010, el Ministerio de Educación contrató con la Universidad Nacional la realización de una gran encuesta nacional para “identificar y realizar un análisis de los factores asociados a la permanencia y deserción escolar de las instituciones educativas oficiales del país”. Es bueno recordar algunos de los resultados de este estudio.

Docentes, directivos, autoridades educativas y estudiantes fueron encuestados.

La encuesta a 46 mil 285 estudiantes desertores, dan muchas luces sobre las razones básicas por las cuales los estudiantes desertan o abandonan las aulas entre el momento de la matrícula y la terminación del año escolar.

Una de las conclusiones de este estudio es que se debe sensibilizar a la opinión pública sobre la gravedad de este asunto, “con el objeto de que los decisores de política, los políticos, los técnicos y las organizaciones sociales, puedan ingresar en procesos mutuos de aprendizaje y empatía. No de otra manera, se hace posible generar cambios en el tipo de respuesta que de manera predominante se realiza en el país”.

Digo que la tarea dirigida a disminuir o acabar con la deserción y la “pérdida del año escolar” por parte de los estudiantes, debe comenzar con la divulgación permanente de datos sobre la ocurrencia de este fenómeno, de la misma manera que diariamente se divulgan los indicadores económicos.

Ubicar un educómetro frente a las Secretarías de Educación y a la vista pública en cada plantel educativo.

¿Acaso nos es grave que en el Tolima, en el año 2017, el total de deserción intra anual haya llegado a la cifra de 8 mil 110 estudiantes desertores, de ellos 3 mil 124 en Ibagué?

Vale advertir que el Estado tiene en marcha estrategias para estimular el acceso y la permanencia de los estudiantes en las aulas, entre ellas, la alimentación escolar y el servicio de transporte escolar.

 

¿Y los 16 mil estudiantes que reprueban?

La dimensión del problema de reprobación o “pérdida” del año escolar es más grave. En el año 2017, en el Tolima, 16 mil 603 estudiantes reprobaron el grado que cursaban lo cual equivale a un problema mayúsculo porque es fuente de deserción escolar y de repitencia de grados. De este total, la reprobación en Ibagué llegó a la cifra de 6 mil 670.

La encuesta del 2010 indagó sobre este tema. ¿Has perdido algún curso?, se preguntó a los estudiantes desertores.

“Un 22.6 por ciento de los estudiantes encuestados dijo haber perdido por lo menos un curso durante su trayectoria académica”. Un fenómeno que es más grave en los estudiantes indígenas y en los estudiantes de las veredas.

¿El último año que perdiste fue por algunas de estas razones? Fue la pregunta de la encuesta a los desertores. “Afirmaron haber perdido su último curso principalmente porque no les gusta el estudio (36.7%), porque las materias eran muy difíciles (25.3%); por fallas (23.8%); por falta de tiempo (21.4%) y porque la forma como enseñaban y calificaban los profesores era inadecuada (20.2%).

Son datos que tienen que ver con la calidad del currículo en la medida en que no es pertinente, no responde a intereses y necesidades de formación que reclaman los estudiantes y sus padres de familia, encuentran poco útil para su vida futura, lo que se les enseña en las aulas y a ello se suma un problema relacionado con la calidad de los docentes, con su débil formación pedagógica y didáctica; tienen pocas habilidades y competencias para enseñar lo que saben.

La repitencia de cursos da para mucho. Es un fenómeno de ineficiencia escolar sobre el cual hay pocas estadísticas y estudios que permitan conocer las razones por las cuales los estudiantes repiten grados.

Porque es gravísimo que en Ibagué, el total de estudiantes repitentes haya llegado a la cifra de 7 mil 558.

 

En Ibagué, tasas de reprobación y deserción,

por debajo de las nacionales 2017

En cuanto a las tasas de deserción intra anual, es decir, el abandono de las aulas durante el año escolar, y la tasas de reprobación, los datos del año 2017 nos dicen que la tasa nacional de reprobación nacional fue de 6.8 frente a la de Ibagué de 5.8, la de los 47 municipios no certificados de 7.1% y la total del departamento de 6.6%.

Tanto en Ibagué, como en los 46 municipios restantes, el nivel educativo con mayor reprobación es el de Educación Secundaria (grados Sexto a Noveno).

En cuanto a la deserción intra anual, en Colombia era de 3.5% en el 2017, la de los 46 municipios no certificados de 5.2, la de Ibagué del 2.5% y la de todo el departamento de 4.2%. La deserción, también es más alta en el nivel de educación Básica Secundaria, tanto en los municipios no certificados como en Ibagué.

LUISEDUARDOCHAMORRO10@GMAIL.COM 

LUIS EDUARDO CHAMORRO RODRÍGUEZ - ESPECIAL PARA EL NUEVO DÍA

Comentarios