Formar para la productividad, reto central para el gobernador Orozco

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
¿Qué puede hacer el Gobierno departamental para lograr que infantes y adolescentes en edad escolar accedan a las aulas? ¿Qué se puede hacer para frenar la disminución en las matrículas?

Hay indicadores sobre el desarrollo económico del departamento que plantean alertas para quienes hacen parte del equipo de gobierno de Ricardo Orozco Valero. Que el Tolima tenga un Producto Interno Bruto de 1.9 inferior al nacional (2018), que sea el tercer departamento con la tasa de desempleo más alta (12.8% en el 2018) y que esta sea superior a la nacional 3 puntos porcentuales; su tasa de pobreza monetaria es del 31% y la pobreza monetaria extrema es del 9.2%; sus exportaciones en un 50% dependen de la producción cafetera y están decreciendo.

Entonces, por estos y otros indicadores del desarrollo económico del departamento, el programa de gobierno con el cual Ricardo Orozco Valero inscribió su candidatura, plantea este interrogante central: ¿De qué manera el sistema educativo del Tolima puede contribuir al mejoramiento del desarrollo económico, social y cultural del departamento en el próximo cuatrienio 2020-2023?

El programa de gobierno de Orozco tiene 128 páginas, de las cuales 12 se ocupan de la propuesta para educación, incluyendo datos de diagnóstico, sobre el estado actual de la educación, se seleccionan seis problemas críticos y en torno a estos se plantean los ejes estratégicos de actuación que serán incluidos en el Plan Departamental de Desarrollo.

Para dar respuesta a la situación problemática de baja productividad y situaciones de pobreza y desempleo de los tolimenses, se plantea la transformación educativa curricular, para que la oferta educativa sea funcional al desarrollo económico del departamento y “Generar una oferta educativa que transforme las concepciones y prácticas pedagógicas y curriculares actuales, para que los aprendizajes de los estudiantes sean pertinentes y contribuyan a la formación para la productividad y el desarrollo humano”.

Ello incluye Educación para el emprendimiento, a través de la cátedra del mismo nombre ya establecida por la Ley 1014 de 2006, “dirigida a crear y fortalecer la cultura del emprendimiento, la formación en competencias laborales y empresariales, necesarias para que los estudiantes reciban en las aulas la formación requerida para crear empresas productivas, competencias para su desempeño laboral y formación humana como ciudadanos útiles a la sociedad” (p.18).

Registra la idea de convertir como promotores de esta acción programática a por lo menos 17 mil 546 estudiantes de los últimos grados de bachillerato, que deben cumplir el requisito de prestar un Servicio Social Estudiantil Obligatorio establecido por la Ley General de Educación y la resolución 421 de 1996, del Ministerio de Educación.

 

¿Y la Jornada Única?

“Duplicar los estudiantes en jornada única en colegios oficiales: de 900 mil a 1,8 millones” es una de las metas del Plan Nacional de Desarrollo del gobierno del presidente Duque. Implica, por lo menos, una inversión nacional de 3.8 billones de pesos, en el componente de construcciones escolares y la alimentación escolar que tanto atrae a los políticos y mandatarios en las entidades territoriales.

Siendo que se trata de un programa con financiación nacional, la propuesta es la de implementar la Jornada Única “en condiciones dignas, en cofinanciación con el Ministerio de Educación”. De esta manera, se proponen acciones programáticas para intervenir en la solución del problema crítico dos, sobre déficit de 294 aulas para el desarrollo de este programa.

En cuanto al componente de docentes y desarrollo pedagógico, que generalmente se ha ubicado a un lado en todo el país, en el programa de gobierno se incluye la

“Formación de docentes en el nivel de posgrados. Formación y capacitación masiva de los docentes para incorporar en el currículo la educación para el emprendimiento y educación para el trabajo, simultáneo con la formación y educación ciudadana y artística”, el fortalecimiento del programa “Todos a aprender”, del Ministerio.

 

Educación virtual

En sus discursos de campaña y en los 35 días que han transcurrido de su mandato, el gobernador ha insistido en el apoyo que se dará a la Universidad del Tolima y a otras instituciones de educación superior que funcionan en el departamento. La  baja cobertura de la educación superior es un cuarto problema crítico al cual se dirigirán recursos estatales del departamento. De cada 100 jóvenes entre 17 y 21 años de edad, que deberían estar estudiando en instituciones de educación superior, solo 40 logran cupos en este nivel educativo.

Para intervenir en esta situación se propone el incremento de las modalidades de educación a distancia y de educación virtual, a la par de la articulación de la educación media con la educación superior que está en marcha.

Desde luego que hay propuestas para mejorar la calidad educativa, la calidad de los aprendizajes para lo cual se plantea el desarrollo de un plan departamental de calidad de los aprendizajes de los estudiantes, principalmente en matemáticas e inglés.

 

El problema de la baja cobertura escolar

Se admite que en los 46 municipios no certificados, en los cuales la Gobernación tiene la competencia y responsabilidad de administrar los recursos que la Nación pone a disposición del departamento para la prestación del servicio educativo, hay problemas de cobertura escolar. No se satisface el derecho al acceso a la educación de infantes y adolescentes en edad escolar debido a dos subproblemas: la inasistencia escolar de infantes y adolescentes en edad de acceso a las aulas y la creciente disminución de la matrícula. 

Se calcula que en el año 2019, por lo menos 36 mil 36 personas entre 5 y 16 años de edad, estaban fuera de las aulas en los 46 municipios no certificados, por diferentes motivos, entre ellos el poco interés por la educación de los padres, situación que a la que se le suma la disminución de la población matriculada en los niveles de preescolar, educación básica y media. La matrícula fue de 9 mil 264 estudiantes menos entre el año 2015 y el 2019. 

Entonces surgen, por lo menos dos grandes interrogantes: ¿Qué puede hacer el Gobierno departamental para lograr que infantes y adolescentes en edad escolar accedan a las aulas? ¿Qué se puede hacer para frenar la disminución de la matrícula?.

En el programa de gobierno de Orozco hay varias propuestas de intervención: Fortalecer la oferta de  preescolar, en los tres grados de este nivel lo cual tendrá como objetivo el 20.7% de población de 3 a 5 años de edad, que está fuera de las aulas, potenciar la oferta que se hace de Modelos Educativos flexibles, proyectos de Educación Rural (PER), realizar estrategias de Aceleración del aprendizaje. 

“Considero de suma importancia diseñar e implementar un nuevo modelo de educación rural, como un modelo educativo pertinente y que consulte las reales vocaciones y el potencial productivo de los territorios funcionales. Que les permita a los jóvenes permanecer en sus territorios mediante transferencia de conocimiento que los transforme como personas”, dice el gobernador Orozco al respecto.

LUIS EDUARDO CHAMORRO RODRÍGUEZ - ESPECIAL PARA EL NUEVO DÍA

Comentarios