¡Pretender pasar la presencialidad a la virtualidad, gran error!

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
Llevamos 4 meses apostándole a un modelo de educación 100% virtual, y me pregunto si los colegios, los padres de familia, el estado, ¿han pensado por un instante en la salud de los estudiantes, especialmente en su visión?
PUBLICIDAD

Hoy encontramos colegios que lo único que hicieron, fue pasar de un aula de clase a estar frente a una pantalla, pretendiendo manejar el mismo horario de clases sin modificaciones. Entonces surgen más preguntas, ¿qué va a pasar con la visión de los estudiantes, cuando una pantalla de un computador desgasta la vista de manera significativa?, ¿ya se detuvieron a pensar cuando los estudiantes empiecen a sufrir de problemas como dolor de cabeza, visión borrosa, irritación en sus ojos, todo por estar mucho tiempo frente a un equipo de cómputo? Estas preguntas ya tendrían que estar solucionadas por cada institución educativa, tomando decisiones como: replantear los horarios de clases, priorizando materias y temas específicos que son base del conocimiento, diseñando pausas activas que permitan el descanso físico, sobre todo visual de los estudiantes, diseñando actividades que no se necesite estar 100% frente a una pantalla. ¿Y así se pretende continuar con el horario que se manejaba en el modelo presencial ahora en el modelo virtual?

Es claro que el país no estaba preparado para afrontar una emergencia sanitaria declarada en el mes de marzo por el presidente de la república a causa del COVID-19. Pero también es claro que debemos actuar de manera rápida y eficiente, y no se puede dejar cabo suelto como la salud. Nos hemos preocupado más por cumplir con un calendario escolar y que los estudiantes no se quedaran en casa sin recibir sus respectivas clases, pero del afán no queda sino el cansancio, en este caso el cansancio físico – visual de los estudiantes.

Estamos acostumbrados a improvisar, pero no sé hasta qué punto se pueda improvisar en la salud de los niños y jóvenes, será que queremos en unos años tener jóvenes y niños con problemas de visión y otra clase de enfermedades a causa del aprendizaje virtual, creería que ¡¡NO!! por ello es que las instituciones educativas deben trabajar de manera rápida y efectiva como: tomar descansos adecuados en cada cambio de clase, limitar el tiempo frente a una pantalla y a los padres de familia, que sus hijos cuenten con un espacio adecuado, con buena iluminación, buen aire y llevar a sus hijos a un especialista como control y acatar la recomendaciones como en muchos casos el uso de gafas de descanso. No olvidemos que ellos son el futuro de una sociedad y su salud es prioridad de todo el sistema.

¡¡Gran error pretender que la presencialidad es lo mismo que la virtualidad!!

GISSELA DEL CARMEN ALVIS LADINO

Comentarios