¿Cómo los rectores de las instituciones escolares, dirigen los planteles educativos en la pandemia?

Crédito: Suministradas - EL NUEVO DÍAHermana Ligia Zuluaga, rectora del colegio Eucarístico.
Nueve rectores de instituciones educativas fueron consultados sobre su desempeño en el cargo, en tiempos de la pandemia mundial.
PUBLICIDAD

Los rectores y directores de los establecimientos educativos tienen responsabilidades sobre la marcha y el éxito en cuanto a múltiples aspectos de las instituciones escolares privadas u oficiales. De ellos se espera que intervengan sobre los factores de la calidad educativa, sobre aspectos relacionados con el liderazgo directivo que le garantice una buena gestión; sobre la administración de los recursos financieros, de talento humano y de infraestructura escolar; sobre las relaciones con el entorno, con los padres de familia y con las autoridades educativas.

Pero en lo esencial, se espera de ellos que garanticen la formación de los estudiantes, mediante la dirección de procesos pedagógicos, didácticos y curriculares que conlleven a la calidad de los aprendizajes de los estudiantes, a través de los docentes.

Un rector de buen desempeño profesional, con formación académica, preferiblemente de posgrado, sumado a buenas prácticas de gestión escolar logrará el funcionamiento de su institución escolar, tal como lo desean los docentes, los padres de familia y la ciudadanía en general.

“El poder del director (o rector) como un superprofesional de una organización presuntamente profesional, no tiene equivalente en el sector público, dice el británico Ball (1989, p.160). Opinión a la que se le suman la de estudiosos del rol de rector, producto de investigaciones científicas sobre este tema.

 

 ¿Cómo se desempeñan los rectores?

Se espera que los rectores, respondan por el cumplimiento de más de 61 funciones, establecidas por normas, agrupadas en cuatro áreas o dimensiones, una de ellas, la gestión directiva dirigida al ejercicio del liderazgo,  le compete al rector su ejecución.

El rector de la Normal Superior de Icononzo, Alvaro Rincón dice al respecto: “Mi desempeño como Rector de la institución educativa no ha sido fácil, a pesar de  que cuento con el apoyo de 3 coordinadores con quienes estamos en constante comunicación para apoyar la organización y el desarrollo de los eventos académicos, de capacitación y de orientación.

Se atiende a los estudiantes utilizando diversas estrategias como: Whatsapp, llamadas telefónicas, guías elaboradas por los docentes, fotocopias, guías de Escuela Nueva, entre otras. El proceso de videoconferencias o video-reuniones se hace en poco nivel debido a la dificultad que se presenta en el servicio de internet o conectividad. Si hay conectividad no hay equipos tecnológicos en manos de los estudiantes o viceversa”.

El rector de la Institución Educativa Roberto Leiva de Saldaña y Presidente del Sindicato de Directivos Docentes del Tolima, Hernán Sigifredo Rubio Vivas, opina sobre el mismo tema: “En el caso de los rectores, supongo que desarrollamos la omnipresencia, estamos, al mismo tiempo en reuniones virtuales del MEN, de la Secretaria de Educación, de la Contraloría, de la Procuraduría, de los profesores y hasta de los proveedores, alcaldes y demás interesados. 

Otra facultad es la omnisciencia: desde nuestro reducido espacio de la casa debemos resolver todos los requerimientos que con saña, sevicia y alevosía nos sobrecargan de todos los estamentos, en especial del Ministerio y de las Secretarías de Educación. Sin embargo, y muy a nuestro pesar, nos falta la omnipotencia, para poder resolver infinidad de situaciones.

En especial, las humanas, para atender las dolencias y vicisitudes de nuestros estudiantes, la perplejidad de sus acudientes y la tenacidad de nuestros maestros.  Tenemos miedo, mucho miedo… Pero, ¿cuál héroe no lo tiene?

 

Acceso a internet de estudiantes

El rector de la Institución Educativa Antonio Nariño, en Planadas, Hermes Avendaño Delgado opina que los rectores deben afrontar retos y oportunidades de cambio y transformación y plantea, además las dificultades que ha creado la pandemia, con base en una consulta realizada a sus docentes: “Surgió la obligación de realizar cambios o transformaciones de la educación y de su respectiva planeación.

Y además, enfrentó a los directivos docentes a ser proactivos en la planeación de las actividades de organización y gestión, acorde con los nuevos aspectos que generó la emergencia.

Con base en el análisis de los docentes, realizada esta caracterización, y teniendo en cuenta que la totalidad de las sedes educativas de la institución se ubican en zona rural, se pudo establecer: En un 85% los estudiantes no tienen acceso a internet pues las condiciones sociales, económicas o geográficas de algunas familias se lo impide; la mayoría de las familias de la institución se ubican en zona rural donde la conectividad (internet o telefonía celular) es baja o se recibe con intermitencia, en un 73% los estudiantes carecen de equipos tecnológicos adecuados que les permita conectarse y recibir clases virtuales; en algunas familias se cuenta con un sólo equipo de telefonía celular que es utilizado por tres o más miembros para sus actividades escolares o de trabajo; se evidencia mayor facilidad para que los estudiantes puedan recibir el material impreso de las guías elaboradas por los docentes. Esta pandemia evidenció el enorme retardo que tiene Colombia en el uso de las tecnologías”.

La hermana Ligia M. Zuluaga Gómez, rectora del colegio privado Eucarístico María del Refugio de Ibagué, opina: “El desafío que hoy estamos enfrentando, nos exige pensar en la educación de otra forma, de otra manera, permitiendo que los estudiantes gestionen el conocimiento y aprendizaje, teniendo como facilitador y guía de este proceso al docente. 

Se ha diseñado un plan de estudio que contempla entre otros aspectos la definición clara de objetivos del aprendizaje, uso de metodología virtual, herramientas didácticas, pedagógicas y tecnológicas, retroalimentación y valoración de actividades, modalidad de enseñanza y aprendizaje.

La clave de este proceso educativo, consiste en la creatividad e innovación que han tenido cada uno de los docentes, pues no se trata de llevar las clases presenciales a la pantalla, sino de reinventarnos en las estrategias y recursos pedagógicos que implementamos a diario”.

 

 

Los encuentros virtuales

La rectora del Liceo Nacional de Ibagué, Inés Herrera Vizcaya, enfatiza en la utilización de medios virtuales de comunicación. “El clima institucional se ha fortalecido, con encuentros virtuales de directivos, docentes, padres, administrativos y estudiantes. El trabajo autónomo se ha convertido en una excelente oportunidad para fortalecer el lazo familiar de padres e hijas y cumplir las responsabilidades que exige el aprendizaje mediado por elementos tecnológicos”.

Jovan Carlos Mora, rector de la IE Lepanto, única en el municipio de Murillo, opina: “Como rector puedo decir que buena parte del tiempo se va en atender llamadas, correos, plataformas, tratar de asesorar a un docente, atender el inconformismo de la comunidad, proponer actividades para ser desarrolladas, reuniones de Consejo Académico, Directivo o Comités, revisar y retroalimentar guías; también se ha desarrollado un buen número de capacitaciones por parte de las autoridades escolares ya sea del Ministerio o Secretaría de Educación. Todo esto hace que se termine cayendo en una nueva rutina esperando que las decisiones y acciones que se tomen sean adecuadas frente a la problemática”.

 El rector de la IE Carlos Lleras Restrepo, José Alirio Ramos Monroy, de El Salado en Ibagué, dice por su parte: “Desde que se declaró el estado de emergencia sanitaria por parte del Gobierno, la rectoría de la institución educativa Carlos Lleras Restrepo se ha replanteado el modo y la forma en cómo la institución debe trabajar, implementando ambientes virtuales de aprendizaje, como el uso de herramientas tecnológicas, y la puesta en marcha de las TIC ha permitido el acercamiento de los estudiantes y padres de familia a la institución”.

El rector de la IE Moreno y Escandón de Mariquita, Sigifredo Ramírez Flórez, ha tomado como guía de su actuaciones, las cuatro áreas de la gestión escolar: “Me  he esforzado por mantener activos todos los procedimientos que desde las cuatro áreas de gestión escolar garantizan la prestación del servicio educativo, entre los que destaco, la participación permanente del gobierno escolar, la identificación de necesidades para la continuidad del servicio educativo desde las casas, reorientando los recursos de gratuidad que giró́ el MEN; resignificación del PEI, modificación del cronograma general de actividades y del Plan Anual Operativo, modificación del cronograma general de actividades y del Plan Anual Operativo”.

Mabel Lozada, rectora de  la IE Darío Echandía de Ibagué, opina: “Ha sido un verdadero reto de gestión de voluntades; desde el comienzo sabíamos que no iba a ser fácil para los integrantes de la Comunidad Educativa, además el tema de la pandemia nos había cogido a todos por sorpresa, ningún sabio había pronosticado día y hora de esta gran tragedia que golpearía a la humanidad. Ha sido un conjunto de decisiones y acciones colectivas abrazadas con el solo fin de mantener viva la Institución y nuestra razón de ser como comunidad educativa. Como directiva me siento realmente orgullosa de estar frente a este gran equipo al que puedo decir, ¡Gracias mis heroes!”.

 

.

 

 

LUIS EDUARDO CHAMORRO

Comentarios