Reflexiones sobre la Acreditación de Alta Calidad recibida por la UT

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍALa Universidad del Tolima recibió el mes pasado la acreditación de Alta Calidad.
Durante los 65 años de funcionamiento de la universidad, numerosas generaciones de estudiantes recibieron formación profesional y entre dos a tres generaciones de profesores e investigadores han dedicado su vida al servicio de la institución. De esta manera, cada generación transmite a la siguiente la suma total de los saberes y logra cada vez formar generaciones con mayor conocimiento científico y tecnológico para enfrentar la solución de los problemas regionales, nacionales e internacionales.
PUBLICIDAD

Entendida esta dinámica de la academia y de la ciencia, no se puede desconocer que los actuales profesores de la universidad somos herederos de los saberes de las generaciones anteriores y, por lo tanto, es necesario reconocer a quienes en su momento contribuyeron de manera significativa al desarrollo de la institución, que condujo finalmente al reconocimiento nacional e internacional y a la Acreditación de alta Calidad. Muchos de estos investigadores ya no están, pero desde los inicios de la Universidad del Tolima realizaron importantes contribuciones.

Recordamos con admiración y respeto a Humberto Granados Espitia, uno de los fundadores del departamento de Biología en la década de 1960, quien había realizado investigaciones con la vitamina K y desde la Universidad del Tolima hizo el primer estudio de la distribución geográfica de la ostra del río Opia. El Dr. Raúl Echeverry Echeverry, ingeniero Agrónomo, fundador del Jardín Botánico Alexander von Humboldt y el Herbario TOLI, formador de las actuales generaciones de botánicos. Ha sido el único botánico tolimense cuyo nombre y apellidos están inmortalizados en los nombres científicos de dos plantas endémicas del Tolima: Melliosma echeverriana y Baccharis raulii.

El Dr. Alberto Fray, ingeniero Agrónomo, especialista en suelos, quien realizó un extenso estudio sobre la recuperación de los lodos de Armero, después de la erupción del nevado del Ruiz. El Dr. Luciano Mora Osejo, políglota, matemático, filósofo y literato quien fue uno de los primeros directores de la Oficina de Investigaciones de la Universidad del Tolima. El Dr. César Augusto Velandia Jagua, arqueólogo e historiador, hasta ahora el único profesor de la Universidad del Tolima en recibir el premio Alejandro Ángel Escobar, por sus estudios sobre la arqueología de la Cultura de San Agustín.

El Dr. Gonzalo Palomino Ortiz, ecólogo ampliamente reconocido, considerado el padre del ecologismo en Colombia, recibió el Premio Global 500 en 1988, otorgado por las Naciones Unidas por sus contribuciones a la conservación del medio ambiente. El Dr. Pedro Villegas, veterinario egresado de la UT, creador de la vacuna de New Castle, en Georgia, Estados Unidos. Es un investigador de renombre internacional, quien viene apoyando el postgrado en avicultura de la Facultad de medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad del Tolima.

También transitaron por la Universidad muchos profesores-investigadores más, pero por razones de espacio no es posible plasmar aquí sus contribuciones.

Algunas iniciativas gubernamentales fueron claves para la consolidación de la investigación en la Universidad del Tolima: El Decreto Ley 80 de 1980, por primera vez hizo explícito el papel de la universidad colombiana en el desarrollo de la ciencia y la tecnología y determinó que el 2% del presupuesto de las universidades se debía destinar a actividades de investigación. También, por esa época se creó la Oficina de Investigaciones y Desarrollo Científico y se expidieron los primeros reglamentos de investigación en la Universidad. En la década de los 80, la Universidad envió a varios de sus profesores a adquirir formación de postgrado en universidades colombianas y extranjeras, quienes a su regreso conformaron los primeros grupos de investigación. A partir del 2002 la Universidad del Tolima reconoció y apoyó la conformación de nuevos grupos de investigación hasta alcanzar, en la actualidad, 57 grupos clasificados en categoría A1, A, B, C y D, 10 grupos reconocidos y 27 avalados por Colciencias.

En la década de los 80 surgieron los primeros programas de postgrado y se fueron consolidando otros, de manera que la universidad cuenta con 26 programas de pregrado, 14 especializaciones, 18 maestrías y 5 doctorados que desarrollan diversas líneas de investigación en ciencias naturales y ciencias sociales.

 

Aportes y crecimiento científico

El funcionamiento de las maestrías y doctorados en la Universidad del Tolima, así como cerca de 150 profesores de tiempo completo y catedráticos con título de doctorado fueron importantes factores para el crecimiento de la producción científica de la Universidad. Sin embargo, la descripción de estas contribuciones, demandaría un buen número de publicaciones divulgativas a nivel regional y nacional.

En los últimos 35 años podemos identificar dos etapas cuyos indicadores de actividad científica están muy bien diferenciados: La primera publicación científica en una revista internacional ocurrió en 1986 y, hasta el año 2002, es decir en los primeros 17 años, aparecieron 32 publicaciones internacionales a nombre de la Universidad del Tolima, con 632 citaciones, como puede verificarse en la base de datos internacional, SCOPUS, mientras que entre los años 2003 y 2020 se encuentran 883 publicaciones de artículos y libros en esta misma base de datos, con 9.532 citaciones. Esto significa que, en los últimos 18 años, la Universidad del Tolima ha tenido un incremento de 28 veces en aportes de artículos y libros científicos a nivel internacional y el número de citaciones aumentó 15 veces con respecto a los primeros 17 años.

SCOPUS es la base de literatura internacional más importante. Incluye 75 millones de artículos publicados en cerca de 25.000 revistas de circulación internacional. En SCOPUS encontramos actualmente 10.164 citaciones de los 915 artículos publicados por los profesores de la universidad del Tolima y un índice H de 31, que es un indicador utilizado para comparar la producción científica internacional. Adicionalmente la Universidad ha obtenido 4 patentes de invención.

Sin duda, estos son los resultados del esfuerzo colectivo y progresivo de los docentes-investigadores de la Universidad del Tolima, a pesar de las dificultades económicas que ha tenido que sortear durante décadas. Las publicaciones y las patentes se utilizan para construir los rankings nacionales e internacionales.

En el 2020 la Universidad ocupó el puesto 9 en investigación entre 36 universidades colombianas https://www.scimagoir.com/rankings.php?sector=Higher%20educ.&country=COL&ranking=Research).

Esta posición destacada es el resultado del trabajo de generaciones de profesores, directivos y estudiantes, estos últimos con contribuciones significativas, porque son los estudiantes, quienes, a través de sus tesis de pregrado, maestría y doctorado, también aportan a las publicaciones nacionales e internacionales de la Universidad del Tolima.

Sin duda, la Universidad, llegó a un importante nivel de madurez epistemológica que le permitió conceder doctorados Honoris Causa a connotados académicos e investigadores como Rafael Parga Cortés, Manuel Elkin Patarroyo, Álvaro Mutis, Alfonso Gómez Méndez, Joaquín Patarroyo y Frank Preuss. No obstante, la Universidad del Tolima, así como la sociedad en general, se enfrentan a grandes desafíos, pues la actual pandemia puso en evidencia la crisis ambiental, derivada de una crisis ética y de principios que ha impedido una relación armoniosa entre la sociedad y la naturaleza. Serán los actuales grupos de investigación, los profesores, directivos y estudiantes quienes, a través de reformas curriculares y el desarrollo de nuevas líneas y proyectos de investigación, deberán contribuir a la solución de estos desafíos globales.

 

Gustavo Adolfo Vallejo

Comentarios