Síndrome Dory: ¿qué hacer para recordar?

Síndrome Dory: ¿qué hacer para recordar?
Las redes sociales han contribuido a que estemos distraídos gran parte del día. Cambiando sus hábitos logrará superar esos olvidos cotidianos.
19 Jul 2019 - 3:01am

Seguro que se ha escuchado a sí mismo decir alguna vez: “¡Mis gafas! No encuentro mis gafas!”: las tiene sobre la cabeza. Y así con todo lo demás: las llaves, en el bolsillo; el lapicero, pegado a la solapa del saco. Todo se le olvida al igual que a aquel querido personaje animado, interpretado por Ellen Degeneris, Dory.

Si no lo conoce, cosa casi increíble, la historia es la siguiente: Dory es un adorable pez que padece una difícil condición y es que no tiene memoria a corto plazo... y a largo plazo parece que tampoco funciona muy bien.

Dory olvidó dónde vivía y perdió el contacto con sus familia y su comunidad, pero, de alguna forma, sus emociones pueden lograr que recuerde aquello que es realmente importante.

Pero usted, ni eso: todo se le olvida.

¿Qué puede hacer? ¿Es algo de cuidado? ¿O simplemente pasa tanto tiempo en redes sociales y haciendo multitarea que todo se mezcla con todo y ya no sabe cómo se le escapó la semana?

En la sociedad de hoy, el síndrome Dory es mucho más común porque estamos en todas partes, menos en nuestro presente.

Sí, usted quiere cambiar, pero, ¿cómo lograrlo?

Expertos les dan sus claves para recuperar su memoria.

 

¿Se pierde la memoria con la edad?

Sí, la edad hace que nuestros recuerdos a corto plazo se desvanezcan con mayor facilidad sin que haya una patología de por medio. Sin embargo, es importante que preste atención a qué tan graves o frecuentes son los olvidos. Pero aunque la edad influye, no es determinante.

Cuando somos más jóvenes, pero nuestro cerebro ya está formado, es decir, cuando tenemos alrededor de 30 años, somos capaces de recordar entre cuatro y siete cosas a corto plazo, según lo que vemos en determinado momento.

Pero además, tenemos memoria a largo plazo y memoria sensorial, las cuales convergen en un área del cerebro llamada hipocampo. Por supuesto, cuando somos jóvenes está área está mucho más activa, pero eso no significa que tenga que resignarse a una edad adulta sin recuerdos. De hecho, si ha mantenido activo su cerebro, es muy posible que su memoria tenga tanta capacidad como la de una persona en sus treinta.

Según un estudio de la Universidad de Florida, Estados Unidos, la memoria empieza a declinar a los 40 años, pero en una porción muy leve. A los setenta, es posible que ocasionalmente olvide pagar algún recibo o tenga dificultades para sostener una conversación, pero si en algún momento ya le resulta imposible llevar sus cuentas o no es capaz de comprender lo que le dicen, entonces es necesario visitar al médico porque podría estar padeciendo Alzheimer.

 

La Universidad de California encontró que existen algunos factores

que podrían causar una ligera pérdida de memoria:

1. La falta de vitamina B12: ésta ayuda a mantener la salud de las células nerviosas y los glóbulos rojos, lo cual mantiene su memoria. Si le falta, entonces su capacidad para recordar se verá afectada. Los suplementos lo pueden ayudar.

2. Un golpe en la cabeza. Si tuvo un accidente reciente y le falla la memoria, visite al médico.

3. Deshidratación: si no ha tomado agua entre cuatro y ocho horas, entonces es posible que pueda sufrir de pérdidas de memoria.

4. Una mutación genética. Una mutación en la proteína RbAp48 podría estar implicada en una pérdida de memoria muy grave.

5. Dormir menos de cinco horas diarias. Además de estar asociada a la pérdida de memoria, la falta de sueño puede provocar incluso la creación de falsas memorias.

6. Estrés. Si ha estado muy estresado, es posible que olvide cosas sencillas con mucha frecuencia.

 

6 claves para mejorar la memoria 

En algunas ocasiones y más en el mundo de hoy, no recordar algunos eventos es normal: estar demasiado pendiente del teléfono móvil o pensando en otra cosa puede hacer que olvide hasta las cosas más sencillas. Y, generalmente, estos olvidos se terminan cuando limita su tiempo en redes sociales, come y duerme mejor. Expertos de Mayo Clinic le ofrecen 6 consejos para mejorar la memoria:

1. Ya lo sabe, pero debe hacerlo real: practique una actividad física. La actividad física aumenta el flujo sanguíneo al cuerpo entero, incluso al cerebro, lo cual podría ayudarle con su memoria. Con un mínimo semanal de 150 minutos de caminar a paso ligero o 75 minutos de actividad intensa, como trotar, es suficiente. Eso sí, no cumpla con la meta en un solo día, hágalo a lo largo de la semana. Caminatas de 10 minutos un par de veces al día también lo pueden ayudar.

2. Su cerebro también necesita ejercicio. Crucigramas, juegos de mesa, cambiar la rutina, aprender a tocar un instrumento musical, hacer voluntariado y adoptar una mascota -¡se sorprendería cuánto ayudan los animales con la memoria!- y leer a diario lo ayudarán a dejar de olvidar.

3. Socialice. Hablar con sus amigos y conocer personas nuevas lo ayudan a prevenir la depresión y el estrés que contribuyen a la pérdida de la memoria. Haga planes al menos una vez a la semana para compartir.

4. Ponga orden a su vida. Puede que usted sea un espíritu libre, pero eso no le quita la necesidad a su cerebro de encontrar algún orden en el caos. Es más probable que se olvide de las cosas si su casa y sus actividades diarias son un desorden. Anote tareas, citas u otros eventos en una agenda o en el calendario de su celular. Además, le ayudará reservar un lugar para guardar la cartera, las llaves, las gafas y otros artículos esenciales.

5. Duerma y coma bien. Le sorprendería lo que saltarse una comida puede hacerle a su cerebro. ¡Y ni qué decir de un mal sueño! Si duerme menos de siete horas al día lo más probable es que olvide muchas cosas. Lo mismo puede pasarle si come menos nutrientes de los que necesita. Las frutas, verduras y granos integrales harán que su cerebro tenga la energía que necesita para atesorar recuerdos. Las proteínas bajas en grasa como pescado y los frijoles también le ayudarán.

6. No se niegue a ir al médico. Ya sea por su tema de memoria en sí o por otras molestias que también pueden estarlo afectando, es importante que deje a un lado la terquedad si se ha resistido a visitar al médico. La depresión, la presión arterial alta, el colesterol alto, la diabetes, obesidad y pérdida de la audición, pueden tener como consecuencia la pérdida de memoria.

Publicada por
BELKYS ESTEBAN
Etiquetas: