¿Cómo juegan los líderes nacionales en el tablero electoral regional?

COLPRENSA – INTERNET - EL NUEVO DÍA
En el contexto nacional, la actual ha sido una oportunidad para que los grandes líderes nacionales, Álvaro Uribe, Gustavo Petro, Sergio Fajardo, Germán Vargas Lleras y César Gaviria, entre otros, barajen sus cartas y repartan de nuevo en los diferentes escenarios regionales, cuyos resultados abrirán el camino a una nueva campaña presidencial.

El fortín uribista en Medellín

 
En total, para la alcaldía de Medellín hay 15 aspirantes, mientras que para la Gobernación son 8. Siendo Antioquia el principal fortín político del uribismo, el expresidente Álvaro Uribe ya mostró sus cartas para apoyar a su candidato a la Alcaldía. Se trata de Alfredo Ramos, hijo del exalcalde de esa ciudad y exgobernador de Antioquia, quien estuvo investigado por parapolítica. Santiago Gómez, quien se catalogó como el candidato de Federico Gutiérrez y hace su campaña con el lema: “El de Fico”, también tiene respaldo del uribismo.
Otro candidato a la Alcaldía es el exdirector del Inder y primo de Sergio Fajardo, Juan David Valderrama, del grupo significativo Todos Juntos. Pero Fajardo tiene prometido otro apoyo, esta vez a la aspirante por el Partido Verde, Beatriz Rave.
Para la Alcaldía, la izquierda no logró unidad. Los candidatos son el expersonero de Medellín, Jairo Herrán Vargas, con el aval de Colombia Humana de Gustavo Petro; Víctor Correa, del Polo Democrático, apoyado por el senador Jorge Robledo. Y Jesús Ramírez del Mais (Movimiento Alternativo Indígena Social). Por ahora, César Gaviria con el Partido Liberal y Germán Vargas Lleras de Cambio Radical no han jugado sus fichas. Los concejales de Cambio Radical son cercanos a Santiago Gómez, ya que no tienen candidato a la Alcaldía.
Por su parte, en la Gobernación son ocho los candidatos. El exgobernador y exalcalde de Medellín, Aníbal Gaviria logró reunir los avales de los partidos de La U, Liberal, Cambio Radical y Alianza Verde. Y a pesar de no tener el logo conservador, los congresistas lo están apoyando.
El escogido por Uribe es Andrés Guerra, quien fue aspirante en 2015 y perdió contra el actual mandatario Luis Pérez. En las alianzas sumó al Partido Mira y a Aico.
Por firmas se encuentran: Iván Mauricio Pérez, del movimiento Compromiso Ciudadano, apoyado por Fajardo y golpeado tras no lograr el aval verde. Y por la izquierda, en una alianza de Colombia Humana y el Polo, el aspirante es Juan Felipe Palau.

Las sorpresas de Fajardo y Petro en Valle


El primero de los candidatos a las pasadas elecciones presidenciales en destapar sus fichas en Cali fue Sergio Fajardo, cuyo movimiento, Compromiso Ciudadano, avaló la candidatura de Alejandro Eder, quien a pesar de haber recogido firmas, se terminó inscribiendo por ese movimiento.
Este ‘matrimonio’ terminó distanciando a Fajardo del Partido Alianza Verde, cuyo candidato es el exalcalde de Cali Jorge Iván Ospina. Ospina no solo lo apoyó en su aspiración presidencial, sino que es el presidente del Partido Verde, el partido al que representó en las pasadas elecciones.
Lo curioso es que el apoyo de Fajardo no se extendió al Concejo ni a la Asamblea, corporaciones en las que Compromiso Ciudadano sí apoya a la Alianza Verde.
Del que sí recibió apoyo Ospina fue del expresidente y jefe del Partido Liberal, César Gaviria, con quien se tomó la foto en Bogotá en un encuentro en el que Gaviria anunció el respaldo de su colectividad al candidato de la Alianza Verde.
En el caso del expresidente Álvaro Uribe Vélez, de tiempo atrás se hablaba de su cercana amistad con Roberto El Chontico Ortiz, quien se inscribió como candidato por firmas. Para ese entonces, el Centro Democrático tenía su propio aspirante a la Alcaldía, el actual concejal Roberto Rodríguez, y había muchas dudas sobre si Uribe apoyaría a Ortiz.  
En julio pasado, pocos días antes de vencerse el plazo para la inscripción, se hizo realidad lo que era un secreto a voces: Rodríguez renunció a su postulación, dejando el camino libre para que los congresistas del CD en el Valle manifestaran su adhesión al Chontico.
Aunque no es sorpresa el apoyo de Gustavo Petro a la candidatura de Ospina (es bien conocida la cercanía entre los dos dirigentes, pese a pertenecer a partidos distintos) sí fue una sorpresa que apoyara a Griselda Janeth Restrepo, quien es militante del Partido Liberal, para la Gobernación de Valle.
El jefe de la Colombia Humana tuvo que viajar a Cali a ‘apagar el incendio’ que generó en la militancia la orden que le dio a última hora a Ferney Lozano para que declinara su aspiración y le permitiera al movimiento adherir a Restrepo, como ya lo había hecho el Polo Democrático, que también dejó de lado a Alejandro Ocampo por ella. La protesta en las bases de esa colectividad no ha cesado, y en algunos sectores ronda la propuesta de que la izquierda vote en blanco para la Gobernación.

 

La campaña que distanció a Claudia López de Petro 

A pesar de que inició su campaña como candidato independiente, Miguel Uribe Turbay, exsecretario de Gobierno de Enrique Peñalosa, logró concentrar el apoyo de todos los partidos políticos tradicionales para su candidatura a la Alcaldía de Bogotá.

Uribe Turbay, que tiene el apoyo de los partidos Conservador, Liberal, La U y Centro Democrático, ha recibido un respaldo directo del expresidente Uribe, que está saliendo a hacer recorridos por la ciudad con el candidato. Para que este apoyo se concretara, el Centro Democrático tuvo que hacer a un lado a Ángela Garzón, que había sido su aspirante oficial en un primer momento y que por ese motivo terminó retirándose del partido.

Por los lados de la centro izquierda, aunque Claudia López apoyó decididamente a Gustavo Petro en la segunda vuelta de las pasadas elecciones presidenciales, en esta ocasión terminaron enfrentados. Pese a algunos acercamientos iniciales, Petro terminó respaldando a Holman Morris. El apoyo que sí logró mantener López fue el de Fajardo.

En medio de estas tendencias, y más como aspiración independiente está el exsenador Carlos Fernando Galán, quien sin apoyo de políticos tradicionales, ha logrado mantenerse como el segundo en las encuestas.

Tras los pasos del barcoyepismo en Caldas

Caldas es la muestra de cómo las diferencias nacionales no se evidencian en lo regional. El jugador más fuerte en las elecciones presidenciales y de Congreso del año pasado fue el Centro Democrático, que hoy tiene una alianza con el Partido Liberal, a la vieja usanza de la coalición barcoyepista que dominó por 30 años, para repartirse el poder entre la Gobernación y la Alcaldía de Manizales. La alianza se extiende a varios municipios de Caldas y se logró gracias a los buenos oficios de Adriana Gutiérrez, excongresista cercana al expresidente Álvaro Uribe, y del senador liberal Mario Castaño, opositores hace tan solo cuatro años.

La alianza se fraguó con el fin de que el hijo de Gutiérrez, Camilo Gaviria, fuera el candidato a la Gobernación por esta coalición, mientras que a la Alcaldía apoyan al excongresista conservador, pero ahora avalado por el Partido Liberal, Jorge Hernán Mesa, ficha del actual mandatario de Manizales, a quien acompañó en su Gobierno durante tres años como gerente de la empresa de acueducto y alcantarillado, Aguas de Manizales.

Muchos dan segura ganadora a esta alianza en las próxima elecciones, excepto que algo extraordinario suceda. El rival más fuerte para la Gobernación es Luis Carlos Velásquez, que llegó a su candidatura por firmas, pero que se sabe es el candidato de Mauricio Lizcano, excongresista de la U, quien cuenta con el apoyo de Luis Emilio Sierra, exsenador conservador, de Cambio Radical y del Partido Verde, además del MAIS.

No obstante, el congresista Erwin Arias de Cambio Radical apoya a la Alcaldía de Manizales a Jorge Hernán Mesa, mientras que miembros de ese partido sostienen que la directriz de Germán Vargas Lleras es votar para la Gobernación con Velásquez. Este, para lograr el apoyo de los verdes, consolidó una alianza con el candidato a la Alcaldía y polémico concejal Carlos Mario Marín, quien de contera resulta también apoyado por el Partido de la U, línea Lizcano, a pesar de que lo niega en todas partes.

Los fajardistas en Caldas se hicieron a un lado de la candidatura verde, por considerar que el candidato escogido abusó de las reglas de juego que se habían establecido, de manera que dejaron en libertad a sus electores de votar por quien quieran para Alcaldía y Gobernación, aunque mantienen unos candidatos a Asamblea y Concejo.

El petrismo en Caldas, tiene escaso margen, pero sus votos apoyan al candidato del Polo, Andrés Felipe Betancourt, a la Alcaldía. Este cuenta con el respaldo de otras minorías, pero no tiene un coequipero para la Gobernación de Caldas.

El Partido Conservador tiene candidatos propios a la Gobernación y a la Alcaldía de Manizales. Para la primera apoya a Ángelo Quintero, exsecretario de Agricultura de la actual Administración Departamental, quien a pesar de perder una encuesta con otro candidato, no aceptó el resultado y se mantuvo en su candidatura. Para la Alcaldía, la ficha azul es un viejo conocido de los caldenses, el médico Jorge Hernán Yepes Alzate, hermano del presidente del Directorio Nacional, Ómar Yepes.

Otro candidato a la Gobernación de Caldas es el exsenador liberal Luis Guillermo Giraldo Hurtado, quien de haber sido cofundador del Centro Democrático y recolector de firmas en busca de una segunda reelección para Álvaro Uribe, ahora juega en el partido de los exministros santistas Colombia Renaciente.

La candidata de los Char contra el hijo de Petro

Los Char, quienes ya tienen sus propias aspiraciones presidenciales para el 2022, lograron impulsar en Atlántico, dos candidaturas que lograron congregar todo el apoyo de los partidos políticos tradicionales, Liberal, Conservador y Centro Democrático.

Así, en las candidaturas de Jaime Pumarejo a la Alcaldía de Barranquilla y Elsa Noguera, a la Gobernación de Atlántico, hay más en juego que su elección. Pese a que Noguera tiene un amplio margen en las encuestas, la contienda tendrá un picante adicional, pues su rival en la izquierda, será Nicolás Petro, hijo de Gustavo Petro, quien a pesar de no tener experiencia política ni administrativa, tendrá de su lado la fuerza de Colombia Humana, uno de los departamentos que más acompañó a su padre en las justas presidenciales.

El Centro Democrático busca empezar a consolidar el partido en el Atlántico, hasta hace cuatro años no estaba de lleno ese escenario político regional y su más destaca figura electoral, Jaime Amín, es hoy el consejero presidencial para asuntos políticos.

Gaviria y Uribe del mismo lado en Santander

En Santander, las campañas electorales están divididas en dos vertientes: las de la política tradicional y las alternativos del centro-izquierda. El partido Liberal, Centro Democrático y la U se unieron para apoyar a las candidatas Ángela Hernández (avalada en principio por La U) y Claudia Lucía López, (aspirante por firmas) a la Gobernación de Santander y Alcaldía de Bucaramanga, respectivamente.

De esta alianza de la política tradicional se apartó Cambio Radical, que decidió respaldar al exalcalde de Barrancabermeja, Elkin Bueno Altahona a la Gobernación y al conservador Fredy Anaya a la Alcaldía de Bucaramanga.

Mauricio Aguilar, hermano del senador Richard Aguilar e hijo del condenado exgobernador, Hugo Aguilar, espera ser el tercero de la línea en llegar a la Gobernación avalado por firmas y conservadores.

Los partidos alternativos, por su parte, se unieron al exsenador Leonidas Gómez a la Gobernación. Gómez congregó a la llamada Coalición Colombia, que apoyó a Fajardo en las elecciones presidenciales. También llegó a tener el apoyo de Colombia Humana, pero en los últimos días el movimiento petrista se terminó apartando.

David Suárez, exdirector del Sena Santander es candidato a la Gobernación por firmas, al igual que Emiro Arias, exjefe de campaña de Leonidas Gómez.

A la Alcaldía de Bucaramanga, en cambio, los partidos alternativos no llegan unidos y hay una enorme baraja de candidatos, que incluyen a Juan Carlos Cárdenas, exvicepresidente de Cemex y abanderado del alcalde Rodolfo Hernández, quien se lanzó por firmas; Sergio Prada Marín, apoyado por el partido Verde y Colombia Renaciente, pero que al parecer estaría inhabilitado, y Carlos Toledo, de Colombia Humana, que también cuenta con el respaldo del Polo.

EL NUEVO DÍA

Comentarios