Sars-CoV-2 y los visones en Dinamarca

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
Varios animales que han estado en contacto con seres humanos infectados, como visones, perros, gatos domésticos, leones y tigres, dieron positivo al nuevo coronavirus.
PUBLICIDAD

El Sars-CoV-2, virus que causa Covid-19, se identificó por primera vez en humanos en diciembre de 2019. Según reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta el 6 de noviembre del presente año, ha afectado a más de 48 millones de personas y ha causado más de 1,2 millones de muertes en todo el mundo.

Aunque se cree que el virus está ligado de forma ancestral a los murciélagos, aún no se ha identificado de manera precisa el origen del virus, ni los animales u organismos que actuarían como intermediarios en el paso del murciélago al humano.

La evidencia disponible sugiere que el virus se transmite predominantemente entre personas a través de gotitas respiratorias y contacto cercano, pero también hay estudios comprobados de transmisión de humanos a animales. Varios animales que han estado en contacto con seres humanos infectados, como visones, perros, gatos domésticos, leones y tigres, dieron positivo al Sars-CoV-2.

Recientes descubrimientos sobre mutaciones o cambios genéticos en el virus dentro de visones cultivados para la obtención de sus finas pieles, han provocado la eliminación de toda la población de visones en criaderos en Dinamarca.

La noticia ha sorprendido a la población mundial luego de que investigadores daneses descubrieran que estos cambios genéticos en el virus pudieran amenazar la efectividad de cualquier vacuna contra el Covid-19.

Según el reporte del Ministerio del Medio Ambiente y Alimentos de Dinamarca, entregado a la Organización Mundial de la Salud Animal (OIE), los visones se infectaron después de la exposición de humanos infectados.

De esta manera, los visones pueden actuar como reservorios de Sars-CoV-2, transmitiendo el virus entre ellos y suponen un riesgo de propagación del virus del visón a los humanos.

Según la OMS, desde junio de 2020, se han identificado 214 casos humanos de Covid-19 en Dinamarca con variantes del SARS-CoV-2 asociadas con visones de cultivo, incluidos 12 casos con una variante única, notificados este 5 de noviembre.

Los 12 casos fueron identificados en el mes de septiembre de 2020 en el norte de Jutlandia, Dinamarca.

Según la OIE, hasta el presente mes de noviembre, seis países, a saber, Dinamarca, los Países Bajos, España, Suecia, Italia y los Estados Unidos de América, han notificado SARS-CoV-2 en visones de criaderos.

Frente a este hecho, el gobierno de Dinamarca respaldado por la OMS, ha anunciado las siguientes acciones ya en curso para la protección de la salud pública:

• Sacrificio de todos los visones (más de 17 millones) de criaderos en Dinamarca, incluido su plantel reproductor.

• Mejorar la vigilancia de la población local para detectar todos los casos de Covid-19, incluso mediante pruebas de PCR masivas en toda la población para la región de Jutlandia del Norte.

• Ampliar el porcentaje de secuenciación de los genes del virus en las infecciones por SARS-CoV-2 en humanos y visones en Dinamarca.

• Realizar investigaciones de intercambio rápido de las secuencias del genoma completo del SARS-CoV-2 variante de visón.

• Introducir nuevas restricciones de movimiento y otras medidas de salud pública en las áreas afectadas en el norte de Jutlandia para reducir la transmisión, incluidas las restricciones de movimiento entre municipios.

Es de anotar que los visones iban todos para sacrificio en la búsqueda de la comercialización de sus pieles pero los hallazgos de la variante del virus SARS COV-2, llamada “Variante 5”, ha llevado a la anticipación de su eliminación. Queda la expectativa, si estos acontecimientos sean el fin de la comercialización de estas pieles.

Vacunas

Las vacunas que actualmente están siendo desarrolladas se centran en la proteína de la espícula, en donde actualmente están ocurriendo mutaciones de las cepas relacionadas con los visones, pero se requieren más estudios científicos y de laboratorio para verificar los hallazgos preliminares informados y para comprender las posibles implicaciones de este hallazgo en términos de diagnóstico, terapéutico y vacunas en desarrollo.

Por estos acontecimientos, la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Cooperativa de Colombia, invita a todos los sectores y entes administrativos de la región y a toda la población a entender y asumir el concepto de “Una sola salud”, en el que se enfatiza la responsabilidad humana de comprender los riesgos que afronta su propia salud, la protección de la sanidad animal y el equilibrio medioambiental y destaca la importancia de las políticas de prevención y control epidemiológico en seres humanos y animales de modo multisectorial, ya que todo estamos vinculados de manera interdependiente a los mismos ecosistemas.

* María del Pilar Sánchez, magíster en Microbiología

Analorena Cifuentes, máster en Genética y Mejoramiento Animal

Profesoras Investigadoras, de la facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Cooperativa de Colombia.

* Colaboración especial

Comentarios