“A las tolimenses nos está matando la violencia de género más que el Covid”

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA
Entre marzo y agosto de 2020, periodo en el que se definieron medidas de confinamiento y aislamiento social ante la emergencia sanitaria causada por Covid-19, se ha desatado una guerra contra las mujeres tolimenses de magnitudes alarmantes.
PUBLICIDAD

Las organizaciones de mujeres hemos venido denunciando desde hace varios años que las violencias contra las mujeres son un problema de salud pública no atendido de manera oportuna y eficaz por las autoridades competentes. 

Las comisarías se encuentran desbordadas en su capacidad de atención, sin equipos ni infraestructura adecuada y suficiente para la atención de este flagelo y algunos funcionarios y funcionarias de las mismas ven como “normal” este problema, desatendiendo la urgencia y las medidas de protección necesarias en muchos de los casos que tras negligencias institucionales y un trato deshumanizante, terminan en consecuencias fatales para las mujeres. 

Las entidades encargadas de la atención y de manera específica, los programas que deberían ser ofertados por alcaldías municipales y por la Gobernación del Tolima, abordan el problema mediante la tercerización de la atención, con contratos limitados y de unos meses que dejan desprovistas a las mujeres víctimas de la posibilidad de refugio, de atención psicológica y de orientación jurídica, incluso en los que más se aumentan las violencias como por ejemplo, diciembre y enero cuando casi nunca se cuenta con convenios de atención a las mujeres víctimas de violencias de género.

 

Las cifras son alarmantes 

Hicimos un trabajo juicioso de investigación que nos permite contarle a la ciudadanía tolimense que en el periodo de confinamiento la Fiscalía seccional Tolima ha registrado cinco casos de feminicidio y homicidios dolosos contra mujeres cuyas causas están por definir en razón de lo que no se han caracterizado como feminicidios aún. 

Estos hechos han ocurrido en Ibagué, Cunday, Guamo, Líbano, Mariquita y Melgar (este último no está registrado por la Fiscalía pero ha sido conocido por el Colectivo de Mujeres del Tolima en razón del trabajo de campo que realiza). 

Han sido denunciados entre marzo y agosto de este año 1.075 casos de violencia intrafamiliar contra mujeres: Ibagué (502), Espinal (55), Mariquita (45), Chaparral (41), Coyaima (33), Melgar (30), Guamo (28), Planadas (26), Honda (25) y Líbano (20), son los municipios con mayores cifras, pero le sigue una larga de 35 municipios más.

En este mismo periodo han sido registrados 479 casos de violencia sexual contra mujeres: Ibagué (186), Espinal (24), Ortega (21), Mariquita (19), Chaparral (19), Melgar (18), Planadas (19), Lérida (12), Honda (12) y Ataco (11) están en el ranking de los 10 municipios más afectados, pero le siguen una dolorosa lista de 31 municipios más. 

Pese a que se han definido medidas extraordinarias para garantizar el acceso de las mujeres víctimas a la justicia y que básicamente están asociadas a la apertura o intensificación del uso de tecnologías de la información y plataformas virtuales para la atención, la mayoría de las mujeres víctimas señalan estar desprotegidas, no tener posibilidad de denunciar porque viven con sus agresores o no ser atendidas en las líneas habilitadas para estos fines.

A nivel departamental, de las 30 medidas especiales para enfrentar la pandemia por Covid–19, ninguna define estrategias con enfoque de género orientadas a proteger la vida y la integridad de las mujeres.

La verdadera pandemia que está matando a las mujeres en el mundo, en Colombia y en el Tolima es la violencia de género. 

No podemos callar frente a tanta barbarie, pero sobre todo, debemos actuar frente a esta guerra contra las tolimenses en tiempos de pandemia.

 

DATO

Organizaciones de mujeres denunciaron que durante el aislamiento se desató una guerra contra las mujeres tolimenses de magnitudes alarmantes.

Martha Lisbeth Alfonso

Comentarios