‘Piques ilegales’: Rubén Darío Ramírez defenderá de nuevo al alcalde Hurtado

Crédito: Archivo/EL NUEVO DÍAEl alcalde Andrés Hurtado ahora será defendido por el abogado Rubén Darío Ramírez.
La Defensoría del Pueblo reasignó a Ramírez como abogado del alcalde de Ibagué tras la renuncia de Javier Enrique Hurtado, quien ayer actuó por última vez como su defensor de confianza en una audiencia que se extendió por doce horas.
PUBLICIDAD

El abogado Rubén Darío Ramírez fue reasignado por la Defensoría del Pueblo como el defensor de oficio del alcalde Andrés Fabián Hurtado en el proceso penal que se sigue en su contra por los llamados ‘piques ilegales’ que se llevaron a cabo en el aeropuerto Perales en abril de 2014.

A principio de agosto, Ramírez se desempeñó como abogado del mandatario luego de que renunciara Humberto Escobar, quien hasta entonces venía ejerciendo esa defensa. Sin embargo, su representación en el proceso fue corta y apenas participó en una audiencia, pues Hurtado contrató a un nuevo abogado de confianza (Javier Hurtado).

La única vez que Ramírez defendió al alcalde fue el pasado 5 de agosto. Ese día, debido a su repentina designación, declaró ante el Juez Segundo Penal del Circuito que no había contado con el suficiente tiempo para ponerse al tanto del proceso, pero igual la audiencia se desarrolló con los testimonios de dos exvigilantes del aeropuerto.

La encargada de confirmar la reasignación del abogado fue la fiscal del caso, quien contó que se comunicó personalmente con la jefe de la Defensoría en el Tolima, Gaby Gómez, para sugerirle el nombre de Ramírez para que asumiera la defensa del mandatario de nuevo.

Ramírez regresará a este proceso luego de que el abogado Javier Hurtado renunciara al poder que le entregó el alcalde en razón a que él y su familia recibieron amenazas de muerte, las cuales fueron denunciadas en la Fiscalía.

 

Largos interrogatorios

La última audiencia del abogado Hurtado como defensor del alcalde Andrés Fabián Hurtado en el caso de los llamados piques ilegales no fue distinta a las anteriores: a la hora de interrogar a los testigos, repitió preguntas y tocó asuntos que no tiene que ver con los hechos investigados, así lo consideraron varias partes del proceso.

Tanto la fiscal del caso, como el procurador judicial y el representante de víctimas de la Aeronáutica Civil reprocharon, como lo han hecho en otras ocasiones, que el abogado Hurtado alargara la rendición de testimonios con interrogatorios que, a juicio de ellos, desbordaba los hechos jurídicamente relevantes.

“Se supone que una persona que maneja la técnica del interrogatorio no tiene que hacer tanta pregunta repetitiva como se ha hecho aquí y en las pasadas intervenciones. Si vamos a continuar con esa tónica, no vamos a terminar hoy y nos bastaría por lo menos diez sesiones más y creo que no se trata de eso”, dijo Marco Ricardo Mariño, representante de víctimas de la Aerocivil.

Ante la protesta, el defensor aseguró que su interés no es más que el Juez Segundo Penal del Circuito tenga conocimiento de los hechos. “Esto es un hostigamiento a la defensa (...), al doctor Mariño solo se le escucha la voz para llamar o censurar a la defensa de actos dilatorios. Por Dios, respetemos los roles de cada quien. Esto es absurdo”, indicó.

El abogado dijo que está dispuesto a sugerirle al alcalde Hurtado Barrera que renuncie a la prescripción de la acción penal del delito de peculado por uso, pues está seguro de su inocencia, pero pidió que la dinámica del proceso avance y pueda ejercer la defensa.

 

Testigo clave de la defensa

En la que se podría considerar la sesión más larga desde que inició el proceso, con doce horas de audiencia, rindieron testimonio dos personas: William Serrato (foto), controlador de Tránsito Aéreo de la Aerocivil, y el coronel Fredy Bonilla, inspector de Seguridad Aérea de la misma entidad.

El primero de ellos, quien fue calificado por el abogado Hurtado como el testigo más fuerte y fundamental de su estrategia de defensa, dijo que al aeropuerto pueden ingresar vehículos que no tenga que ver con el apoyo a la seguridad aeroportuaria, como ambulancias y carros de valores, siempre que se coordine su ingreso.

Serrato detalló que los vehículos particulares pueden entrar a las instalaciones en el horario de operación del aeropuerto si el administrador lo aprueba, paga un ticket de ingreso, aporta el número de placa y es respectivamente escoltado por el funcionario de la plataforma.

Incluso, indicó que un administrador puede autorizar el ingreso por fuera del horario habitual si se coordina con las autoridades y la seguridad del aeropuerto. Afirmó, además, que un evento como el Festival del Aire, que la actividad dentro de la cual se desarrollaron los piques -según la defensa-, exige una coordinación de un mes de antelación que esté aprobada por la Dirección Regional de Cundinamarca de la Aerocivil.

También afirmó que las acciones del administrador deben ceñirse a los manuales que impone la normatividad.

Redacción Ibagué.

Comentarios