Vigilante halló el cuerpo sin vida de adulto mayor que había desaparecido el pasado 14 de mayo

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍAImagen de ilustración.
Un vigilante fue el que se encontró con la desgarradora escena pues en la zona las aves de rapiña revoloteaban de manera insistente. Los exámenes de Medicina Legal confirmarían su identidad.
PUBLICIDAD

La incansable búsqueda de Guillermo Orejarena Parra habría llegado a su fin ayer en la mañana. Su cuerpo fue hallado en alto grado de descomposición en una zona boscosa detrás de la institución educativa de la calle 106 con carrera 15c del barrio Toledo Plata. Estaba irreconocible; sin embargo, las prendas de vestir confirmarían que se trataría del hombre 72 años que habría desaparecido el pasado 14 de mayo del barrio El Rocío de Bucaramanga.

Sus familiares lo buscaban de manera desesperada, por esa razón cuando corrió el rumor del hallazgo de un cuerpo hasta allí llegaron. Las causas aún no han sido establecidas, los análisis especializados de medicina legal confirmarían si el hombre habría tomado la nefasta decisión de atentar contra su vida. 

Al parecer, sufría de depresión y ansiedad. Un vigilante fue el que se encontró con la desgarradora escena pues en la zona las aves de rapiña revoloteaban de manera insistente. Guillermo fue hallado sentado y recostado contra un muro.

Vanguardia

Comentarios