00000

Vuelve la violencia a la mayor región de Bolivia en el día 21 de la huelga

Crédito: EFE / EL NUEVO DÍAManifestantes participan en una protesta de sectores afines al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) y en rechazo a la huelga indefinida en Santa Cruz hoy, la mayor región de Bolivia.
La Defensoría del Pueblo de Bolivia condenó las “violentas agresiones en contra de trabajadores de la prensa por parte de grupos movilizados que apoyan el paro indefinido en Santa Cruz en demanda de la realización del Censo Nacional y por otros que se oponen a esta medida”.
PUBLICIDAD

La violencia y los enfrentamientos entre personas que rechazan y apoyan la huelga indefinida, que este viernes cumple 21 días, vuelven a las calles de la región Santa Cruz, el motor económico de Bolivia, en la que aún se vive la tensión en medio de petardos y gases.

Sectores sociales como los gremiales y transportistas, varios afines al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) del presidente Luis Arce, marcharon este viernes en Santa Cruz en rechazo a la huelga indefinida con la que se exige que el censo de población y vivienda se realice en 2023 y no 2024, como definió el Gobierno a través de un decreto.

Los manifestantes, que iniciaron la marcha en el Parque Urbano central en Santa Cruz y se dirigieron hasta donde queda el monumento al Chiriguano, portaban fotografías de líderes cívicos como el presidente del Comité Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, y el gobernador de esa región, el opositor Luis Fernando Camacho, exigiendo su destitución.

Además, algunos de los que se encontraban adelante de la marcha llevaban palos para desbloquear los puntos que impiden el paso peatonal y vehicular desde hace 21 días.

Esta marcha logró llegar hasta el monumento El Chiriguano desbloqueando las vías y agrediendo a las personas de los puntos de bloqueo, al igual que a los medios de comunicación que cubrían esta protesta. Incluso, destruyeron algunos equipos de trabajo de la prensa, lo que desató un fuerte enfrentamiento.

Ambos bandos se lanzaron piedras, prendieron fuego a llantas y se apuntaron con petardos, por lo que la Policía tuvo que intervenir lanzando gases lacrimógenos.

En tanto, un grupo movilizado ingresó a la fuerza a la Federación Única de Trabajadores Campesinos de Santa Cruz y prendió fuego a sus instalaciones, destruyendo el lugar en el momento en el que la Policía se replegó.

 

Un informe

El gobernador de Santa Cruz, el opositor Luis Fernando Camacho, se dirigió hasta el Comando Policial para exigir una reunión con la Policía y para que le informen cómo esa institución resguarda a la población ante denuncias de excesos de fuerza de los uniformados.

A juicio de Camacho, la Policía está resguardando a los “masistas” que están agrediendo al “pueblo” y que, además, los uniformados están lanzando gases y deteniendo a personas que no tienen nada que ver con la situación.

“La Policía es para defender al pueblo, como dice la Constitución y no para defender a un partido político”, expresó Camacho refiriéndose al gobernante MAS.

El gobernador le hizo comprometer al comandante de la Policía en Santa Cruz, Jhonny Chávez, a que no “resguarden” a los afines al MAS y que hagan su trabajo de defender a la población.

 

Ministros peruanos rechazan inhabilitación de Pedro Castillo

Gremios de la prensa, la Defensoría del Pueblo y organismos internacionales como Human Rights Watch (HRW) condenaron las agresiones en contra de la prensa que cubre el conflicto por el censo y exigió a las autoridades dalr las garantías a los trabajadores de los medios de comunicación.

La Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB) y la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP) rechazaron los hechos de violencia en contra de los trabajadores de la prensa por parte de sectores afines al partido de Gobierno, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Sectores sociales y gremiales y de transportistas afines al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) marcharon este viernes en Santa Cruz en rechazo a la huelga indefinida con la que se exige que el censo de población y vivienda se realice en 2023 y no 2024, como definió el Gobierno.

Algunos manifestantes portaban palos para desbloquear los puntos que los que acatan el paro han cerrado al paso peatonal y vehicular desde hace 21 días y hay denuncias de que agredieron a su paso a los huelguistas y a los medios de comunicación, lo que desató los enfrentamientos.

Se ven “imágenes y videos que muestran las agresiones contra periodistas que cubrían la marcha de sectores sociales en contra del paro por el censo 2023 por grupos afines al Movimiento al Socialismo (MAS)”.

EFE, Santa Cruz

Comentarios