El tigre, sí es como lo pintan

EL NUEVO DÍA