¿Otra vez el mismo elector?

EL NUEVO DÍA