La Cuenca del Combeima

y para el conocimiento de todos, el destino y la vocación de la cuenca.

¿Queremos un turismodesordenado y agresivo con la naturaleza? ¿Queremosuna explotación agropecuaria que facilitala erosión? ¿Queremos agua? Difícilmente podemosquererlo todo a la vez. Por supuesto, hayque conseguir que haya un adecuado equilibrioentre el aprovechamiento económico y la conservaciónde sus recursos hídricos.

Puede haberexplotación comercial (agropecuaria y turística)pero no en toda la cuenca.

Como en muchas actividades, necesitamos que la autoridad seejerza con energía y sin atropellos, para quese cumplan las normas.

Y estas deben estarorientadas a que la actividad humana se desarrolleen unos pocos sitios, aptos por su bajapendiente, de manera que la cuenca recuperesu capacidad de dar agua a Ibagué.

Hay que comprar todas las tierras quetengan pendientes desde muy onduladas hastamuy escarpadas, que son como 20 mil ha,según el Documento Conpes 3570.

Según elmismo documento, se han invertido unos mil500 millones de pesos en la compra de alrededorde cinco mil hectáreas.

Faltaría la comprade unas 15 mil. ¿Cuándo será ese cuándo?Nos gustaría conocer el compromiso del Alcalde de Ibagué y del Director de Cortolima.

Estaúltima percibe anualmente unos recursos biengrandes de Ibagué, que pagamos todos junto conel Impuesto Predial.

Entonces, ¿cuántas hectáreasse comprarán cada año, de aquí en adelante, porlos dos entes? No necesitamos que el Municipio ni Cortolimahagan obras en la cuenca, que dan un mensajeequívoco a los habitantes para que permanezcanen la zona.

Mejor tarea se habría cumplido si los2.7 millardos gastados por Cortolima en estudiosy obras se hubieran destinado a reubicar a algunoscientos de los menos de seis mil habitantesque residen arriba de Chapetón.Nada de lo dicho riñe con el proyecto de acueductoalterno ni con las obras que el Ibal debeejecutar para mejorar la calidad promedio delagua que capta.

No estoy de acuerdo con la construcciónde una gran presa, cuyos costos fi nancierospagaríamos los ibaguereños por anticipado.Pero esto es tema de otro debate.

JULIO A. LONDOÑO B.

Comentarios