Lo que significa la devolución del Federico Lleras

El Federico Lleras Acosta ha sido banderita de campaña de muchos candidatos. Hace varios años, además, era cartera de mandatarios para curar enfermedades…

Pasaron casi cinco años para que el hospital más importante de los tolimenses lograra salir a flote, luego de la intervención de la Superintendencia de Salud. Tenía cerrados más de la mitad de los servicios ofertados, no contaba con insumos ni medicamentos y mostraba un elevado incremento en los costos de personal, así como una baja productividad, todos estos hechos ponían en riesgo la vida de los pacientes.

Hoy las cifras son alentadoras: los ingresos netos presentan un incremento del 5 %, con una variación absoluta de $4.217 millones frente a los periodos enero a junio de los años 2018 y 2019, con unos ingresos para este año de $84.301 millones. Por otro lado, los ingresos por la prestación de servicios de salud estuvieron en $71.428 millones entre enero y junio de 2019, un incremento del 17 % frente al año anterior, cuando obtuvo unos ingresos por $60.904 millones.

Esta intervención tuvo por objetivo estabilizar el hospital. Ahora el gobierno Departamental recibe un hospital con 268 camas en funcionamiento, una cobertura para 12.000 usuarios al mes aproximadamente y 77 servicios operando al 100 %; además, se disminuyó el pasivo en un 50 % (de $86.000 millones a $43.000 millones) y está al día con la nómina de sus trabajadores y el reconocimiento de honorarios. Así las cosas, tiene todo lo necesario para seguir funcionando y brindando un servicio óptimo.

No todo es color de rosa, habrá que seguir luchando contra la cantidad de demandas que llegan todos los días por la inconformidad de los pacientes y dar la batalla contra las EPS; para ello es importante que el hospital se fortalezca jurídicamente y que se apoye en el Acuerdo de Punto Final del Ministerio de Salud, el cual quedó fijado en el Plan Nacional de Desarrollo y empezó a funcionar esta misma semana (el acuerdo contempla el reconocimiento de las deudas con los prestadores de servicios y la entrega de recursos a estos para que cubran sus gastos y obligaciones de personal, inviertan en mejoramiento de la infraestructura y compren equipos).

Por otro lado, estamos a menos de tres meses de elegir un nuevo mandatario para nuestro departamento y la contienda electoral cada día se aprieta más. Es fundamental que el hospital no se convierta en un instrumento para hacer política, que se ponga por encima la salud de los tolimenses y que quién quiera ser el próximo Gobernador vaya pensando en cómo mantener ese voto de confianza que dio el Gobierno nacional (a través de la Superintendencia) al entregar de nuevo, y al día, el hospital más importante de la región.

Saque de banda: obviamente falta mucho por decir, ¿o no?

Representante a la Cámara

Comentarios