Cambios asociados al envejecimiento (II)

En una anterior columna veíamos los cambios que normalmente se presentan en el proceso de envejecimiento y luego de repasar lo relacionado con la audición, la visión y la comprensión del lenguaje se hacia referencia al olvido de nombres de antiguos amigos o personajes famosos y se explicaba el porqué de estos olvidos. No es otra cosa que la deficiencia en un proceso cerebral que conecta la identificación de la persona por su nombre y el relacionamiento que de ella hace el cerebro con lo que lo identifica.

Un buen ejemplo para ilustrar esta afirmación pude ser el siguiente: la palabra “granjero” lleva al cerebro a ejecutar el proceso de conectar granjero con vacas, cosechas, labranza, e inmediatamente el cerebro y la persona saben qué es un “granjero”. Este proceso para el cerebro del adulto mayor no es complejo. Pero si el personaje famoso o el antiguo amigo se llama Granjero o tiene por apellido Granjero la conexión cerebral del adulto mayor, para este proceso, está ya deficiente, y no se logra la conexión cerebral o el relacionamiento con lo que siempre identificó al señor Granjero. Así llegamos a la incomoda situación de al ver venir a una persona conocida, pero no frecuentada habitualmente, de ¿cómo es que se llama?

Los cambios cognitivos en los adultos mayores son muy variables de una persona a otra. Existen cambios en el envejecimiento normal, pero los hay también francamente patológicos. La demencia es un término general aplicado a una disminución en la capacidad mental lo suficientemente grave como para interferir con la vida cotidiana. La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, siendo de 70 a 80 por ciento de todas las personas aquejadas de demencia. En países en los que las estadísticas son confiables está demostrado la mayoría de las personas con la enfermedad de Alzheimer son mayores de 65 años.

La presentación clínica clásica de la enfermedad de Alzheimer comienza con síntomas vagos de pérdida de memoria y confusión que empeoran progresivamente. A medida que la enfermedad avanza, los pacientes experimentan desorganización del pensamiento, deterioro del juicio, problemas para expresarse, dificultad parta reconocer personas familiares y desorientación en cuanto a tiempo, espacio y ubicación. La mayoría de los pacientes también desarrolla síntomas neuropsiquiátricos o de comportamiento en algún momento durante el curso de la enfermedad.

En países como Colombia uno de los problemas más graves relacionados con la tercera edad o el adulto mayor es la falta de atención medica que considere a este grupo de población con características especiales. El médico general actual por el sistema de salud en que se desempeña, desconoce que las enfermedades del adulto mayor tiene unas características especiales; por otra parte siendo el tiempo empleado en hacer la historia clínica del paciente la base del diagnóstico de las demencias en su fase inicial, estas pasan desapercibidas y solo son reconocidas en sus fases tardías cuando ya es poco lo que se puede hacer.

Consultas de quince minutos son un atentado contra la tercera edad y sus enfermedades.

Comentarios