Psicopatología de los violadores (II)

18 Dic 2016 - 3:01am

Psicopatología de los violadores (II)

Publicada por
PABLO ISAZA, M.D.
Autor:

La airada y justificada reacción de los colombianos frente al atroz crimen cometido contra la indefensa niña de siete años Yuliana Samboni, trajo a un primer plano, una vez más, el debate sobre la cadena perpetua para violadores de niñas y niños. Con algunas excepciones, juristas han expresado sus dudas sobre la efectividad de esta medidas para disminuir esta clase de crimen. Se refieren a los impedimentos legales, constitucionales que impedirían tal medida.

El delito de violación de tipo sádico es de gran complejidad ya que, como en el caso del asesinato de Yulima, el victimario puede haber pasado desapercibido. Al profundizar en su conducta se pueden encontrar otros delitos de igual gravedad.

El comportamiento sádico generalmente comienza temprano en la vida, es crónico y es probable que se repita hasta que la persona es aprehendida. La gravedad de los actos sádicos generalmente aumenta con el tiempo.

El caso del violador y asesino francés que conmovió a Europa en 2003 así lo ilustra: Michel Fourniret, “El Ogro de Ardenas” se dedicaba a identificar y secuestrar mujeres adolescentes y jóvenes a las cuales violaba y posteriormente estrangulaba con el fin de satisfacer fantasías depravadas. Las víctimas debían ser vírgenes. En total 10, entre 12 y 22 años.

El caso fue descrito como uno de los peores casos de asesinato serial en la historia francesa reciente. El jurado encontró a Fourniret, de 66 años, culpable de matar y violar a 10 mujeres y niñas. Sus crímenes fueron cometidos entre 1987 y 2003. Fourniret comenzó sus crímenes en 1966 cuando, a los 24 años acosó a una menor de edad. Fue detenido y liberado. Después de haber sido detenido por el intento de secuestro de una mujer joven, fue encarcelado después de admitir 15 asaltos anteriores en la región de París. Se le condenó a cadena perpetua y su esposa, cómplice, a 28 años de prisión. Los psicólogos encontraron en Fourniret, un hombre obsesionado por tener poder y control sobre la mujer y de sentir placer sádico con la violación y el asesinato. Mostró una personalidad fría e indiferente frente al crimen. El diagnóstico psiquiátrico hecho a Fourniret no fue impedimento para ser condenado a cadena perpetua según la ley francesa.

El violador de niños debe ser encarcelado. En muchos países las leyes están siendo endurecidas y el debate ético si se trata de un trastornado mental que requiere tratamiento está inclinándose hacia el encarcelamiento duro.

La Asociación Psiquiátrica del Estado de Washington, USA, en cabeza del Dr. James D. Rearden manifiesta: “Estos son simplemente criminales. No hay ningún tratamiento eficaz con base científica para los delincuentes sexuales.

“No podríamos encontrar una investigación mostrando que el tratamiento psiquiátrico es más eficaz que el encarcelamiento”.

El violador de niños, un solo caso por él cometido, una vez capturado, debe ser valorado psiquiátricamente y encarcelado con penas duras. Se puede tratar de un violador sádico que seguramente repetirá su delito una vez purgue una corta condena.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.