Colombia y Venezuela

27 Ago 2015 - 5:01am

Colombia y Venezuela

Publicada por
CÉSAR TULIO LASERNA RUIZ @lasernar1
Autor:

Los dos países tienen una historia, una frontera muy extensa y por supuesto obligatoriamente el futuro en común. Todos hemos oído hablar en el colegio, en la universidad, en los medios, en los foros internacionales, que somos países hermanos. Eso no siempre ha sido cierto, en todo caso no necesariamente implica una buena relación, la verdad es que desde el principio de nuestras respectivas historias, hemos tenido problemas de una envergadura importante, basta recordar la rivalidad que se dio entre Bolívar y Santander.

Poco a poco los dos países le fueron haciendo frente a sus propios asuntos y desde luego se dieron los reclamos de rigor sobre los límites. En muchas oportunidades estuvimos hablando de una confrontación militar directa, esto fundamentalmente como cortina de humo respecto de situaciones internas.

Venezuela está calificada entre los países con más reservas de petróleo del mundo, eso nos ubica como un país pobre frente a un país rico por ese concepto, con todo lo que eso significa en la práctica, fue así como muchos colombianos viajaron legal o ilegalmente a ese país. Llegaron toda clase de personas, me refiero a técnicos, científicos, empresarios, escritores, periodistas y desde luego los delincuentes.

Los colombianos que delinquen son muy calificados, respetados y perseguidos en todo el mundo. A eso se agrega que desde hace algún tiempo, con la llegada al poder del presidente Hugo Chávez, se acogió en Venezuela a los guerrilleros y a los narcotraficantes colombianos. Lamentablemente buena parte de las prostitutas que viven en Venezuela son colombianas.

Muchos de los colombianos que viven en Venezuela, que no son delincuentes, atienden trabajos menores, concretamente los domésticos y los materiales. Precisamente la relación del presidente Chávez con la guerrilla y con el narcotráfico, llevó a la reacción del presidente Uribe que tiene de todo menos de diplomático, entonces a la historia, a los problemas de límites, se agregaron unos motivos más de discordia, es decir, los políticos.

El presidente Santos cambio radicalmente su forma de enfocar las cosas, solamente que el presidente Chávez murió, llegando al poder en el país vecino una persona poco preparada y fanática. A eso se agrega lo que tiene que ver con el contrabando, la caída del precio del petróleo a nivel internacional y los asuntos internos que tiene que afrontar el presidente Maduro frente a la oposición.

El personaje en comento no tiene idea de lo que es la democracia, el respeto por los derechos humanos de los mismos venezolanos y por supuesto menos cuando se trata de los colombianos. En los dos países hay procesos electorales en progreso, en Venezuela la situación es crítica para los que están en el poder y por lo tanto claramente se está haciendo una manipulación a su favor de un problema real. La verdad es que ninguno de los dos países lo está haciendo bien, Venezuela porque está violando los derechos humanos mínimos contra los colombianos. Muchos de los reclamos de Venezuela son ciertos, varios de ellos no lo son y en todo caso sea como sea, esa no es la forma de reaccionar.

En Colombia no se ve una acción adecuada en el terreno diplomático, puesto que se debe acudir a las instancias internacionales y eso no se ha hecho con la urgencia que se necesita. Se requiere una persona con más nivel en el ministerio de relaciones exteriores. Se debe mejorar todo lo que tiene que ver con la política de fronteras, combatir el contrabando, el narcotráfico, la corrupción y el abandono.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. El Nuevo Día no responde por los puntos de vista que allí se expresen.