De canallas

Ruin y sucio el escándalo montado al aspirante a la alcaldía de Ibagué Pompilio Avendaño Lopera por dos dirigentes del partido de la Unidad Nacional, con el propósito de evadir el cumplimiento de compromisos adquiridos con él en la pasada campaña electoral que eligió representantes a la Cámara y senadores.

Un verdadero acto de rufianes que nos hace recordar lo acontecido en la campaña a la alcaldía de Ibagué del año 1997, cuando los mismos siniestros personajes idearon y ejecutaron una acción de desprestigio similar contra la aspirante Carmen Inés Cruz.

Esta vez utilizaron un servil abogado, que valiéndose de su calidad de defensor público tuvo acceso a los expedientes que hacen trámite en la Unidad de Justicia y Paz de Bogotá, para filtrar la falsa noticia y realizar un repudiable acto de bellaquería con quien les había puesto la escalera y les ayudó a subir suficientes escalones para llegar al congreso colombiano.

Conforme consta en el Tribunal de Justicia y Paz en el proceso adelantado contra el paramilitar Ricaurte Soria Ortíz ((Expediente 2007 – 82799), alias “Orlando Carlos”, el dirigente indígena Clemente Tique Cutiva fue secuestrado y asesinado por el Bloque Tolima el 11 de septiembre de 2001, porque un empresario de Natagaima pagó 10 millones de pesos por su homicidio y un suboficial del Ejército que laboraba en inteligencia y que trabajaba en llave con este sector de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), lo señalaba de ser auxiliador de la guerrilla (Versión de Soria Ortíz, confirmada por otros integrantes que participaron en el hecho).

Por este homicidio fue condenado alias “Orlando Carlos” - después de aceptar cargos ante la fiscalía - y dictada sentencia anticipada por el Juzgado Único Penal del Circuito del Guamo (24 de agosto de 2009), en la cual ordenó igualmente compulsar copias para que la fiscalía investigara la posible responsabilidad del comerciante.

A Tique Cutiva lo sacaron amarrado de la finca que administraba en Natagaima, lo llevaron hasta “El Paso de la Barca” y de ahí a “Pocharco” (Vereda de Natagaima en donde tenía campamento el Bloque Tolima), le propinaron varios disparos, le cortaron un brazo, le abrieron el abdomen y posteriormente arrojaron el cuerpo al río Magdalena, siendo hallado éste dos días después, aguas abajo, en la vereda Guayaquíl de Coyaima. (Versión de paramilitares que ejecutaron el homicidio, rendida ante la fiscalía delegada de Justicia Y Paz).

El hermano de Clemente, Libardo Tique Cutiva, fue víctima con su familia de desplazamiento forzado por parte del mismo Bloque Tolima, y él ratificó lo expresado por sus asesinos, aclarando que el móvil del crimen era la negativa de su hermano a pagar la vacuna exigida por los paramilitares (Audiencia Pública de versión de víctimas en Ibagué).

Si bien es cierto que Avendaño Lopera fue investigado y absuelto por la Corte Suprema por existir duda sobre sus posibles vínculos con las Auc, la versión de ser él el responsable del homicidio de Clemente Tique no es conocida dentro de los numerosos expedientes adelantados contra los integrantes del Bloque Tolima.

Tampoco aparece el nombre de Jimmy Rosember Arias Manjarrés - quien se dice vincula al político con el crimen -dentro de la estructura del Bloque Tolima. Persona que fue capturada en Melgar cuando iba a votar en las elecciones presidenciales del 25 de mayo de 2014.

Actitud canalla de esta pareja de politiqueros tolimenses, quienes no solo son conocidos por su torticera conducta, sino además por su reiterada deslealtad.

El hecho infame le sirve además a los medios de comunicación del Departamento para asumir una firme posición de solo difundir o publicar información que esté plenamente soportada y confrontada con la realidad. Es la única manera de evitar tener que rectificar.

A Pompilio mi solidaridad, aunque él bien sabe que no es santo de mi devoción.

Comentarios