Este socialista...

El señor Maduro, antiguo conductor de vagones del Metro de Caracas y luego jefe del sindicato que los agrupaba, estaba en esos años feliz, pues con su escasa educacion secundaria había alcanzado el pináculo de uno de los gremios más conflictivos de la ciudad.

El expresidente Carlos Andrés Perez indirectamente lo promovió cuando detuvo al Teniente coronel Hugo Chávez Frías y nombró como defensora de oficio a una ilustre desconocida del fuero y de todo lo que tenía que ver con lo penal. Lo de Cilia Flórez era lo laboral, cuestión ésta que era también la de su amado sindicalista y compañero de apellido Maduro. Así con las visitas casi diarias que su abogada hacía para Chávez, el gentil esposo siempre la acompañó hasta el día que Chavez salió. Maduro salió con él “muy tieso y muy majo” y fue Canciller y luego Presidente, locuaz y despilfarrador.

En su reciente viaje para disertar, en la Asamblea General de la ONU, tal vez se le olvidó la ruinosa situación económica de su país. En esa breve estadía, el mandatario y su comitiva de 175 personas gastaron 2,5 millones de dólares en tres días. Hasta la fecha, Maduro ha dilapidado en viáticos y pasajes más de 14’375.000 dólares.

La delegación estaba compuesta por familiares, periodistas, ministros, militares, seguridad y otros funcionarios. “Solamente el pago de habitaciones, en el lujoso hotel cinco estrellas Stanhope, supera el escándalo de más de 550 mil dólares. Estamos hablando de que se ocuparon más de 35 habitaciones con un valor de mil dólares diarios, alquiladas 15 días antes de la llegada de la comitiva.

La suite presidencial que ocupó Maduro en el hotel Hyatt costó 10 mil dólares diarios. Según reseña la denuncia de un parlamentario venezolano y opositor, cada uno de los 175 acompañantes recibió 500 dólares de viáticos diarios. Además, la Casa Militar recibió 300 mil dólares en efectivo para gastos menores de” caja chica”..

El diario ‘Las Américas’, tras el acto en el Bronx, Maduro invitó a la delegación oficial a cenar al Nello de Madison Avenue, uno de los restaurantes más caros en Nueva York. Costó US$79.880. Pidieron cuatro botellas de champaña Crystal Rosé, tres botellas de vino Chateaux Petrus -considerado el vino más caro del mundo- y tres botellas de vino Latache, cada una valorada en cinco mil dólares.

Nicolás pidió un carpaccio de trufas que no le gustó y lo cambió por uno de carne con queso parmesano, mientras que Cilia Flórez, la primera combatiente, pidió unos raviolis de caviar, que tampoco le gustaron y se lo comieron el embajador Roy Chaderton y María Gabriela Chávez, porque no se podían devolver los platos. Además comieron pescados de estación y pastas. La propina fue de 13 mil dólares, informó ‘Las Américas’.

En Caracas hay desabastecimiento, y quizá como regalo de Reyes y Año Nuevo, el Gobierno devalúe una vez más el bolivar algo así como: “si hay pobreza, que no se note”, pero Don Nicolás cuyos conocimientos en “ornitología” son asombrosos, pensó: ¿Cómo harán los pobres para dormir si yo cuando tengo hambre me desvelo...?

Comentarios