El Oráculo de Casandra

Apetecida Casandra En mi refugio del Caribe donde ya no aguanto ya más la abstinencia de la carne fresca, tuve la oportunidad de ver un documental de Discovery de esa tierra, llamado “Instintos asesinos”, donde un hombre de esa región tuvo a bien  despacharse a su mujer con una fórmula tropical de stake tartar. Acudo a sus conexiones para contactarme con un criminólogo muy versado que apareció en el documental, y me puede conectar con el exoficial, bien sea en esa ciudad o en Faca.

Recibo mensajes en el restaurante Campo Elías carnes frías, en Tobago.

Bon apetite
Hannibal Lecter.

Recordado caníbal:
Siento decepcionarte pues las truculentas imágenes que presentó Discovery obedecen más al morbo y la imaginación de los productores argentinos que a los hechos de por sí tenebrosos del episodio de la desmembración de Erika.

Los primitivos habitantes de esta región del mundo sí tenían acendradas estas aficiones, pero de su exterminación se encargaron los españoles y sólo quedamos Leovigildo y esta servidora, que no está interesada de servir de plato principal en ningún convite de esa índole.

Casandra Yate Timoté Yara

Comentarios