00000

Se dispara la extorsión en Ibagué

Crédito: Colprensa / el nuevo díaEl año 2022 registra la tasa más alta en casos de extorsión, con 24.8 casos por cada 100 mil habitantes.
Contenido Exclusivo
Cada día es más recurrente el número desconocido que se hace pasar por un familiar, el chantaje con información personal y los ‘gota a gota’ tocando a las puertas de las casas.
PUBLICIDAD

De acuerdo con un estudio publicado hace unos días por el Centro de Pensamiento Futuros Urbanos, en Ibagué se presenta una delicada situación con respecto al comportamiento del delito extorsivo, pues esta es una de las ciudades más azotadas a nivel nacional por esta modalidad delictiva.

El informe advierte cómo en la ciudad musical, al igual que otros nueve centros urbanos de Colombia, existe una tendencia ascendente en la tasa de extorsión de los últimos 5 años, la cual se puede presentar en forma de cartas, llamadas telefónicas, redes sociales o visitas intimidatorias a establecimientos comerciales. “Ibagué es la ciudad del país que mantiene un crecimiento constante en la tasa de denuncias por extorsión. Los valores a 30 de septiembre de 2022 ya superan la tasa registrada en 2021”, indicaron.

Acorde con los datos suministrados, se pasó de 90 casos en el 2018, a un total de 135, en lo que respecta al 2022, lo que hace que la capital del Tolima sea la quinta ciudad con mayor número de denuncias, solo por detrás de Villavicencio, Barranquilla, Cali y Medellín.

A su vez, como observan los investigadores, es probable que el número sea mucho mayor, pues muchas personas, para preservar su integridad, no estarían acudiendo a las autoridades. “Es muy posible que exista un subregistro muy alto en las denuncias, porque las víctimas de esta actividad delictiva tienen temor a perder la vida, o por las mismas represalias que pueden ejercer los delincuentes sobre ellos o sus familiares”, acotaron.

En lo que va del año, se conoció que la principal modalidad que utilizaron los delincuentes para obtener provecho ilícito, por medio de la violencia o la intimidación, fue la llamada telefónica, seguida de la extorsión directa y las redes sociales, la cual aumentó exponencialmente como producto del mayor uso de las TIC por parte de la ciudadanía, debido a la pandemia del Covid-19. Ahora bien, en lo que respecta a la ‘carta extorsiva’ y a la intimidación sin arma, los números se han mantenido relativamente bajos, pues los mismos no superan los cinco casos registrados.

Por su parte, el estudio también arrojó que si bien hombres y mujeres padecen este delito, existe la tendencia a que la misma se manifieste con mayor regularidad en el grupo masculino, pues en este 2022 los casos se duplicaron de un sexo a otro. 

“Si se conserva la tendencia en extorsión de esta ciudad, podrían terminar con una tasa superior a 30, lo que significaría el doble de la registrada en el 2018”, concluyeron.

 

Recomendaciones 

El estudio sugiere que en la mayoría de los casos, estos hechos no responden a acciones aisladas e individuales, sino que son el resultado de la actuación de bandas criminales organizadas, quienes de manera sistematizada se dedican a la intimidación y el cobro de dinero a comerciantes, vendedores ambulantes y residentes.

A raíz de estas circunstancias, se proponen una serie de recomendaciones con el objetivo de aminorar y contrarrestar esta modalidad delictiva. Una de ellas pasa porque se mejoren los canales de denuncia, para así ‘garantizar protección a víctimas y los protocolos de atención’. Una vez alcanzado esto, es necesario que las personas sepan cómo actuar cuando se encuentren en estas situaciones, por lo que, de nuevo, la Policía desempeña un papel importante a la hora de promover campañas de concienciación, como lo es ‘Yo no pago yo denuncio’ del GAULA.

Asimismo, se advirtió sobre el chantaje sexual: “hay que prestar mayor atención a la sextorsión, donde se extorsiona a una persona con fotografías, videos, e información sexual o íntima. Se debe realizar acciones pedagógicas priorizando a los menores de edad y a las mujeres, que son las principales víctimas”, afirmaron.

Por su parte, teniendo en cuenta que mucho de este accionar se realiza desde centros de reclusión, resulta imperante que las autoridades adopten medidas para prevenir que desde las cárceles, los presos tengan acceso a redes de internet o celulares, a través de los cuales amenazan a los ciudadanos.

Por último, se requiere contrarrestar la práctica del ‘gota a gota’, mecanismo al que recurren decenas de personas que terminan siendo presionadas, en caso de no cumplir con los pagos establecidos.

 

¿Qué hacer ante una extorsión telefónica?

Al ser esta una de las modalidades de extorsión más conocidas, el Gaula de la Policía explicó que ante una circunstancia sospechosa, usted debe abstenerse de entregar información personal y/o cualquier suma de dinero. En caso de ser víctima, recuerde que puede comunicarse con la línea de emergencia nacional 165.

 

JUAN CORREDOR

Comentarios