00000

Se salvaron el pan y las iglesias: así fue el candente debate de la Reforma Tributaria

Crédito: Colprensa/EL NUEVO DÍA
En Senado quedó cocinada la votación del proyecto, mientras en Cámara la sesión continuará hoy. El pan y el petróleo encabezaron el debate ayer.
PUBLICIDAD

La reforma tributaria es la piedra angular para el cuatrienio del presidente Gustavo Petro. Buena parte de la viabilidad de las propuestas sociales que prometió en campaña dependerán de los $20 billones adicionales de recaudo que ese proyecto permitirá a su administración.

En ese sentido, ayer las plenarias de Senado y Cámara discutieron la reforma tributaria y tras varias horas de debate le hicieron algunos cambios que no significarán ajustes sustanciales sobre el recaudo estimado.

Así fue el debate en Senado

A primera hora, el Centro Democrático intentó de nuevo tumbar la reforma a través de una ponencia negativa que, al igual que en el primer debate, no obtuvo apoyo y terminó hundiéndose.

Luego se procedió a votar un bloque de 39 artículos sin proposición, entre ellos el que estipula la tarifa de 10% a los dividendos por sociedades nacionales y del 15% para ganancias ocasionales de sociedades anónimas y personas naturales.

Posteriormente se discutió un paquete de iniciativas con proposiciones avaladas por el Gobierno que, en efecto, quedaron consignadas. Se permitió, por ejemplo, un inciso para incluir en el Régimen Simple de Tributación a los servicios profesionales de consultoría y científicos en los que predomine el factor intelectual.

Entre tanto, un bloque de 30 artículos con proposiciones no avaladas por el Gobierno también quedó aprobado –sin avalar las proposiciones–, aunque no se salvó de polémicas, porque entre otros avaló la iniciativa para gravar los plásticos de un solo uso (ver “Para saber más”).

Entre los senadores que se mostraron en contra estuvieron Paloma Valencia y Miguel Uribe, del Centro Democrático. Este último dijo, por ejemplo, que el impuesto podría subir hasta 2% la inflación y ponerle más presión a la canasta familiar.

El enredo llegó en la recta final de la votación con los artículos más polémicos, como el de los impuestos a las actividades económicas de las iglesias, a los alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas y a las empresas foráneas con presencia económica significativa en Colombia.

De este grupo, por ejemplo, se terminó borrando el artículo 9 de la reforma tributaria que otorgaba estímulos a megapensiones cotizadas en el exterior, punto que había sido criticado por el líder de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras.

Entre los que más tiempo de debate implicó estuvo el artículo de las iglesias. Congresistas expresaron que causaba confusión y, aludiendo también a la libertad de culto, pidieron su eliminación.

En efecto, al final se suprimió el artículo 15, que consignaba un impuesto de renta a las actividades económicas de las iglesias. Desde antes del debate en plenarias, partidos de Gobierno como el Liberal y La U habían anticipado que votarían en contra y, en esa línea, era casi cantado que se caería.

Así, en lo único que coincidieron tanto oposición como partidos de Gobierno fue en dejar el pan (en todas sus presentaciones) por fuera de los alimentos ultraprocesados que serán gravados. En la propuesta final del Gobierno, que al cierre de esta edición no se había votado, también se salvaban la miel, el bocadillo, la leche y las obleas. Además, se estableció que el impuesto a las bebidas azucaradas empezará el 1° de julio del próximo año, y el de la comida ultraprocesadas el 1° de septiembre.

Durante la jornada hubo rifirrafes al debatir la propuesta para hacer que las empresas minero energéticas ya no puedan deducir las regalías del impuesto de renta; no obstante, en una votación un poco más apretada, quedó aprobado. Este, en consideración del ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, será uno de los tributos más importantes en la reforma.

Hasta de dólar se habló

En el debate hubo tiempo para hablar del tema del momento en Colombia: el dólar. Varios congresistas, entre ellos Miguel Uribe, sostuvieron que, tumbando las modificaciones a los impuestos para empresas de hidrocarburos, inmediatamente la tasa de cambio daría un respiro, en tanto sería un buen mensaje para el mercado no complicarle las condiciones al sector que más recursos le aporta a Colombia.

Por su parte, el presidente de la Comisión Tercera del Senado, Gustavo Bolívar, mencionó conversaciones con el presidente Petro en las que este le manifestó que, de no aprobarse la tributaria, el dólar podría llegar a $6.000.

Al final, el director de la Dian, Luis Carlos Reyes, consideró que con estos cambios se garantizará, no solo la plata para los programas sociales del Gobierno, sino la lucha contra la evasión y elusión fiscal.

Hoy la Cámara sesionará desde las 8:00 a.m. y una vez apruebe el texto este se conciliará con el que salga del Senado. El país queda a la espera de cómo reaccionará el mercado cuando se dé el visto bueno a este proyecto estratégico del Gobierno.

EL COLOMBIANO

Comentarios