‘La pesada de la moda’ visitó Ibagué

MANUEL BRISNEDA - EL NUEVO DÍA
La reconocida comunicadora Laura Agudelo recordó sus inicios en el periodismo en EL NUEVO DÍA, y habló sobre por qué decidió convertirse en blogger de moda.

Nacida en Bucaramanga y criada en Viotá, Cundinamarca, Laura recorrió el territorio nacional en su oficio periodístico.

Dicha curiosidad por lanzarse al mundo la llevarían a transitar sus primeros años de profesión en EL NUEVO DÍA, diario que la bloggera recuerda con gran cariño.

“Estuve en muchos lugares, pero para mí lo más importante fue haber estado en El Nuevo Día, porque era un periódico que estaba empezando y todos éramos super inquietos”, comentó ‘La pesada de la moda’, como es conocida en redes sociales.

Hace 10 años que Laura no visitaba la Capital Musical, y fue la invitación de la recién culminada edición de Ibagué, Negocios y Moda que la trajo de vuelta a recorrer sus calles.

“Me encontré con una ciudad cambiada y grande, más moderna y con una oferta impresionante, me encanta”, agregó.

Y es que la vocación y responsabilidad de Laura la han puesto en importantes medios de comunicación; no obstante, su pasión por la moda que siempre le es inherente, la llevó a plantearse problemas serios que enfrentan las mujeres a diario.

Por este motivo y con una crítica al sistema de tallaje de la industria, Laura creó su propio blog denominado ‘La pesada de la moda’, con este rompió los estereotipos y demostró que para ser ‘fashion’ no se necesita ser delgada.

“Me di cuenta que había un problema muy serio del que la gente no quiere hablar y es el tallaje, no hay una estandarización de las tallas”, refirió.

De esta manera y después de una investigación adelantada por ella, Laura se convirtió en una de las voceras más importantes en el sector moda, y especialmente en romper los estereotipos de belleza.

“Estudié periodismo porque me gusta escribir, así que decidí hablar del tema de la ropa, que me apasiona, pero lo quise abordar desde mi visión que es no conseguir lo que me quiero poner, sino que me toca ponerme lo que me queda”, expresó.

Y así, después de 15 años, Laura se siente satisfecha de haber logrado importantes cambios en la industria y en la sociedad.

“Me encanta decir que empecé el movimiento y que ahora hay muchos resultados. Aún me escriben niñas diciéndome que se quieren suicidar porque no se aceptan como son; pero que me digan que me leyeron y empezaron a aceptarse, y así quisieron seguir con sus vidas, es el mejor premio del mundo”, finalizó.

REDACCIÓN SOCIALES

Comentarios