¿Es usted una persona activa o productiva?

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
Es posible que al final del día, después de haber hecho muchas cosas, participado en reuniones y estar activo durante una larga jornada, sienta que hizo poco y que no le rindió el tiempo aún cuando estuvo muy ocupado. Y lo peor es que además de ese sentimiento, con cierta frustración se da cuenta que avanzó muy poco en las tareas pendientes.
PUBLICIDAD

Si ese es su caso, es momento para preguntarse ¿soy una persona activa o productiva? No se trata de trabajar todo el día en una diversidad de actividades y sin descanso, el asunto es concluir las tareas previstas y lograr los objetivos que se había propuesto. Esta reflexión es válida para todos, ya sea amas de casa, empleados en una empresa, profesionales independientes o simplemente personas que quieren aprovechar su tiempo.

El tiempo corre igual para todos, veinticuatro horas, solo que algunos las hacen rendir, alcanzan metas y se sienten satisfechos. Otros se quejan porque trabajan como locos y el tiempo no les alcanza. Procede entonces revisar cómo maneja su jornada, con atención especial en aquello que algunos llaman “ladrones del tiempo”, a los que culpamos de nuestra pérdida de efectividad. Si usted hace mucho pero no obtiene resultados, es activo pero no productivo, es momento de tomar medidas, y aprender a gestionar su tiempo en forma acertada, solo así podrá alcanzar las metas que se ha propuesto en diversos ámbitos de su vida.

La productividad es una habilidad que se puede desarrollar y se fortalece con la adopción de ciertos hábitos que deberá interiorizar y poner en práctica. Registro algunos que se consideran importantes.

* Levantarse temprano.  Extienda su día, tenga más horas disponibles para cumplir con sus tareas sin tanto agite o estrés; además se sentirá con más energía y, mucho más si utiliza algo del tiempo para ejercitarse.

* Planear las actividades del día con anticipación. Si bien hay numerosas ayudas tecnológicas para organizar el tiempo, le ayuda tener disponible un lápiz y papel para hacer las tradicionales listas. No confié solo en su memoria.

* Establezca prioridades. Revise su lista, preferiblemente el día anterior y defina el orden de acuerdo con su importancia, eso le dará tranquilidad para evacuar las tareas restantes.

* Sepa decir no. Sea realista con sus compromisos y con el tiempo y facilidades de que dispone, no se comprometa a hacer más de lo que es posible.

* Delegue. No cargue con todas las responsabilidades, delegue en sus hijos, compañero, u otra persona, con las indicaciones precisas para asegurar que las cosas salen como desea y olvídese de que solo usted lo hace bien. Si no delega responsabilidades no permitirá a los demás crecer.

* Habitúese a terminar cada cosa que inicia. No deje las tareas a medio hacer, haga una detrás de la otra, así verá que realmente ha hecho algo.

* Evite entrar a las redes sociales o mirar sus correos desde la primera hora del día y permanecer por tiempo indefinido. Tampoco mire cada cinco minutos sus correos o wasapp, esto le consumirá mucho tiempo, le quitará concentración, ritmo a sus actividades y productividad. Es mejor si programa los momentos para hacerlo y el tiempo que les dedica.

* Descanse. Es muy importante para su mente y su cuerpo darse unos momentos de descanso, hacer unas pausas activas al menos cada dos horas. Duerma bien. La productividad no solo tiene que ver con el tiempo trabajado, sino con la forma como lo utiliza y la disposición y actitud que tenga durante el día. Su salud está por encima de todo y la forma como maneja su tiempo es determinante para preservarla.

Ser productivos nos permite sacar el mejor provecho de nuestro esfuerzo para alcanzar lo que buscamos en cada faceta de nuestra vida. Recordemos que “el tiempo no es oro” es la vida misma, si perdemos el tiempo lo que estamos perdiendo es vida.

Martha Cruz

Comentarios