Raimundo Angulo sufrió recaída y de nuevo está en cuidados intensivos

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA
Tras permanecer unos veinte días en Remeo Center, una clínica de rehabilitación que queda en El Cabrero, este domingo Raimundo Angulo Pizarro tuvo que ser remitido de nuevo a una unidad de cuidados intermedios por complicaciones de salud.
PUBLICIDAD

La salud del presidente del Concurso Nacional de Belleza ha estado comprometida desde mediados de julio, cuando se contagió de coronavirus y tuvo que ser hospitalizado en Medihelp Services. Él es paciente diabético, tiene 77 años y el virus comenzó a atacarlo con fuerza, causando daños considerables en órganos como los riñones y los pulmones; comenzó a complicarse tanto que pasó de la unidad de cuidados intermedios a la de cuidados intensivos y debió ser asistido por un respirador mecánico, así como recibir diálisis diarias por fallas en su función renal.

Pero Raimundo comenzó a mejorarse, el virus salió de su cuerpo y comenzó otra dura batalla: la de rehabilitarse. Según su sobrino José María Del Castillo le explicó a El Universal, fue trasladado a Remeo Center para comenzar a recibir terapias que lo ayudarían a rehabilitar sus funciones neurológicas, musculares y más, afectadas tras permanecer casi dos meses en una camilla. “Su parte terapéutica ha avanzado mucho, ya incluso habla, con dificultad, pero alcanza a hacerlo”, explica José María Del Castillo.

Según su familiar, Raimundo ya afirmaba y negaba con la cabeza para comunicarse, lo cual indicaba una mejoría, pero las cosas volvieron a complicarse hoy, cuando la saturación del oxígeno en la sangre cayó a 75 (los niveles óptimos están entre 95 y 100).

“Su hijo Carlos Felipe me llamó esta mañana para decirme que su papá estaba retrocediendo”, explica Del Castillo, así que inmediatamente comenzaron a gestionar su traslado, que se concretó a eso de la una de la tarde. Según el mismo pariente, Raimundo ha sido estabilizado y sigue sometiéndose a exámenes para determinar el porqué de la caída en sus índices de saturación.

COLPRENSA

Comentarios