La exigencia del teletrabajo

Crédito: Suministrada - EL NUEVO DÍA
Después de un tiempo de trabajar desde la casa, como era el deseo de tantas personas, parece que hoy son muchas las que quieren regresar a la oficina. Y es que manejar a su antojo el horario y disponer de más tiempo para la familia, entre otros, no ha resultado tan satisfactorio como lo esperaban. Posiblemente si no hubiese coincidido con la pandemia la situación sería diferente, pues al compartir con más personas en casa, por efecto del confinamiento, la experiencia cambia radicalmente.
PUBLICIDAD

Muchos se han adaptado rápidamente pero otros no lo han logrado. No todas las personas están preparadas para esta forma de trabajar y no han encontrado en sus propios sitios el ambiente apropiado.  

Algunos pensaban que el trabajo en casa sería menos exigente al no tener que cumplir horario, pero la realidad les ha demostrado que no es así. Cumplir con fechas, reuniones virtuales y ser productivo, exige una mayor disciplina, gran responsabilidad y concentración.

Entre los inconvenientes encontrados señalan las continuas interrupciones familiares, la distracción al tener que solucionar asuntos domésticos, no contar con espacio adecuado para llevar a cabo su actividad, permanecer demasiado tiempo en casa, encontrar fatigante y estresante laborar en el mismo lugar en que vive, la falta de socialización, entre otros. 

Lo anterior agravado por el Covid-19, ya que en ocasiones deben competir por el espacio con los hijos, cónyuges o hermanos, o compartir la mesa con ellos, lo cual implica que, especialmente los niños, demanden de su tiempo para resolverles inquietudes y tareas impidiendo la concentración.

Así mismo, permanecer en casa facilita pasar más tiempo en las redes sociales, o sentir que puede dormir un poco más, darse una siesta más larga o entretenerse en una interesante película. 

En caso de que no se haya adaptado o haya disminuido su rendimiento, revise cómo lo está haciendo y haga ajustes, pues no es tiempo para incumplir con los compromisos y arriesgar su vinculación laboral y tampoco generar conflictos en casa. Tenga en cuenta que independiente del lugar donde lo realice, su trabajo sigue siendo formal y se mantienen los compromisos adquiridos.

Para mejorar su productividad en estas condiciones tenga en cuenta:

Fije unos horarios adecuados a sus labores, incluidos los recesos y cúmplalos rigurosamente.

Evite trabajar en pijama o desde la cama. Esto no favorece su actitud positiva hacia el trabajo.

Evite distraerse en labores y temas domésticos durante las horas que ha determinado para el trabajo.

Haga acuerdos con las demás personas de la casa sobre  comportamientos como interrupciones, hablar en voz alta, música, juegos, horas de comida, entre otros.

Sea disciplinado con el uso del tiempo. Concéntrese en sus tareas, no se distraiga en temas personales durante la jornada laboral que ha programado. La disciplina en este aspecto es la clave para cumplir con sus compromisos.

Organice el espacio de trabajo, manténgalo ordenado y ubique cerca los elementos que requiera, así no tiene que interrumpir y desplazarse a buscarlos.

Para armonizar su vida laboral y personal comprométase con usted mismo a cumplir unos horarios y cerrar el computador de acuerdo con la jornada que se ha impuesto, no hacerlo le puede generar un alto nivel de estrés y su capacidad productiva disminuirá.

Recuerde que su cerebro y su cuerpo deben descansar y debe respetar las horas de sueño. De no hacerlo así cada vez será más difícil trabajar en casa.

No se sabe hasta cuándo seguirá esta situación y pueda regresar a las oficinas, de todas maneras muchas empresas seguramente seguirán esta tendencia del teletrabajo porque le han encontrado algunas ventajas, por ello es mejor que haga un esfuerzo para crear hábitos que favorezcan su habilidad para trabajar desde casa y esté preparado para lo que traiga el futuro.

Martha Cruz

Comentarios