El caso del médico Carlos Ruiz que se destaca por su disciplina entre los jóvenes del Tolima

Crédito: Suministradas / EL NUEVO DÍA.Con gran emoción el joven se graduó hace un par de días, está a la espera del título digital.
Muchas historias cotidianas que destacan por su apasionamiento y responsabilidad deben ser contadas. Una de estas es la del médico Carlos Ruiz, hijo único de una madre soltera, quien recibió recientemente su título de Medicina de la Universidad Nacional y regresará al Tolima para hacer su año rural.
PUBLICIDAD

Nacido en la Capital Musical y egresado del Colegio Ciudad Ibagué, de Boquerón, Carlos sabía desde pequeño que quería ser médico, pero también tenía presente que si quería lograrlo la única manera era accediendo a la educación pública, como lo deben hacer cientos de jóvenes que no cuentan con los recursos para cursar la educación superior.

Su primera apuesta para alcanzar este sueño fue la Universidad del Tolima, programa al que no logró pasar por lo que decidió estudiar un año de enfermería. Durante este tiempo decidió mirar más universidades como la del Valle, la de Antioquia y la Nacional.

Su persistencia lo llevó a ser disciplinado para prepararse y creer en sus habilidades, sabía que no abandonaría su amor por la medicina por lo que decidió apostarle a la Universidad Nacional. Con sorpresa y gratificación por el esfuerzo hecho, recibió la noticia de haber sido aceptado en 2015.

El joven recordó la emoción que sintió su madre, Marleny Moreno Villanueva, cuando recibió la noticia. “Se puso súper feliz, recuerdo que ella de hecho estaba más ansiosa que yo porque los resultados siempre dicen que los publican un día puntual; ella me despertó como a las 2 o 3 de la mañana para que revisara la página y cuando vio que había pasado se puso muy contenta”.

Uno de los grandes retos fue enfrentar la Capital del país, afortunadamente contó siempre con el apoyo y compañía de su madre, quien se trasladó con él a Bogotá donde se radicaron durante los años de estudio. 

Agradeció a la Universidad Nacional no solo por abrirle las puertas para estudiar, sino por la alimentación y transporte que le brindó, que fueron fundamentales en sus años de internado.

Carlos hizo parte de su internado en Sogamoso, y la otra parte en el hospital de la Universidad y en el de la Misericordia.

Le tomaron seis años exactos para obtener su título, que fue recibido con gran emoción hace un par de días.

Ahora el joven de 23 años se prepara para iniciar su año rural en el corregimiento Playa Rica, de San Antonio.

“Son sentimientos encontrados porque toca armar viaje de un momento a otro, preparar todas las cosas, son unos gastos iniciales que uno tiene y lo coge a uno como sorpresa. Pero estoy contento porque vuelve uno al departamento, es una manera de retribuir todo lo que la ciudad, el colegio y la universidad me dio. Uno sale muy agradecido”, agregó.

A partir de mañana el médico, que es de familia de agricultores, inicia su año rural en el departamento que lo vio nacer.

 

Paso a seguir

Le llama la atención la cirugía plástica por lo que quiere enfocar sus estudios posgraduales en esta especialidad.

Durante su internado tuvo la oportunidad de conocer un poco más sobre esta rama de la medicina.

 

.

Ahora se prepara para su año rural en San Antonio.

EL NUEVO DÍA

Comentarios