Rocío García presenta su obra en el Día de Muertos de México

Con las fotografías del performance ‘Ofrendas a mi padre’, Rocío hace parte de la Exposición Internacional de Artes ‘Una fiesta viva de México’.
Crédito: Fotos: Suministradas / EL NUEVO DÍA.Con las fotografías del performance ‘Ofrendas a mi padre’, Rocío hace parte de la Exposición Internacional de Artes ‘Una fiesta viva de México’.
Contenido Exclusivo
La artista plástica y visual, docente de la Universidad del Tolima, fue invitada a participar en la IV Celebración Internacional del Día de Muertos, puntualmente en la exposición internacional ‘Una fiesta viva de México’, que se desarrolla en la galería Frida Kahlo de la Universidad Autónoma de Sinaloa.
PUBLICIDAD

Con la participación de artistas de Portugal, España, Ecuador, Brasil, Argentina, Venezuela, Cuba, India y México, se llevará a cabo este importante evento que rinde homenaje a esta tradición. 

La muestra se inaugura hoy y durará dos semanas, contará en esta ocasión con la obra ‘Ofrendas a mi padre’, de la maestra Lilian Rocío García. 

“Voy a participar con unos registros fotográficos que hacen parte de un performance que he venido trabajando que se llama ‘Ofrendas a mi padre’. Hago la simulación de un altar, tomando algunos rasgos de los altares de México y también opto por exhibir unas fotografías de mi padre, él falleció hace dos años y le llamaba mucho la atención la cultura mexicana”, contó García. 

Para la artista, exhibir en la galería Frida Kahlo es un sueño cumplido, mismo que había hecho realidad hace tres años con una participación similar denominada ‘Póstumo’, en la que dio a conocer cómo se vive la despedida y el duelo en Colombia. 

Sin embargo, regresar, especialmente para estas fechas, siempre será un honor para la maestra, y más porque ella fusiona las tradiciones mexicanas y colombianas en diferentes muestras con las que conmemora a los seres queridos que han fallecido.

“Creo que todavía hay muchas personas que piensan que los mexicanos lo que hacen es adorar la muerte y es algo totalmente diferente, es como un carnaval una fiesta de conmemoración de mucha alegría y color”, manifestó.

 

Suministradas / El Nuevo Día.

 

Sobre la muestra

 

‘Ofrendas a mi padre’ se compone de fotografía, instalación, video y performance. 

“Está cargada de un gran potencial audiovisual causando diversas reacciones y sentires en los espectadores: dolor, tristeza, llanto, aceptación, resignación, re significación, catarsis, reflexión o rechazo, en medio de lo poético, perturbador, escabroso y crudo que resulten las imágenes”, explicó. 

Esta misma presentación la realizará por el Día de Ánimas en Colombia.

En cuanto a la participación en México, Rocío envió las fotografías y Jorge Luis Hurtado Reyes, director de Artes Plásticas de la Universidad Autónoma de Sinaloa y líder de este evento, se encargó de la adecuación de las mismas. 

Rocío explicó que esta cuarta celebración alterna entre altares de muertos y una exposición. 

Sobre la muestra se manifestó también Hurtado, el director del evento, “creo que es la celebración más importante dentro de las conmemoraciones en México, el Día de Muertos es una fiesta viva y este año voy a celebrar 43 años de realizar montajes en altares  y ofrendas. (…) Es una fiesta de amor a nuestros fieles difuntos y no a la muerte”. 

 

Los altares

 

La maestra aprovechó para explicar en detalle el significado y conformación de los altares, y de paso, romper los imaginarios equivocados que hay sobre esta conmemoración. 

Estos se componen de tres niveles: el primero está dedicado a Dios, la Virgen María y un Santo o deidad especial; en el segundo se instala la foto del difunto “a quién le dedicamos el altar con flores rojas, agua, sal, jabón, elementos preciados y comida alusiva a sus gustos”.

Y en el tercero se ubican 13 veladoras. “Allí van las flores amarillas o cempasúchil. Los dulces son para los invitados o personas  que ya no tienen quien las recuerde, son almas”. 

Y agregó que con esta conmemoración “No hay llanto, ni dolor, ni tristeza porque cada persona está evocando lo más hermoso que tuvo con sus difuntos: los momentos agradables, consejos, aprendizajes, chistes, ocurrencias, comidas, lo dulce de su ser, los juegos; es un lazo de amor con los que ya se fueron, que se trata de regresar, de decirles y refrendarlos siempre lo mucho que los queremos y lo bueno que se les desea”. 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

Redacción Sociedad El Nuevo Día

Comentarios