El dolor de cabeza al transitar por la avenida Mirolindo

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAHélmer Parra / EL NUEVO DÍA
En la intersección de la calle 60 con avenida Mirolindo, son evidentes los daños en la capa asfáltica.
Transitar por la avenida Mirolindo se convirtió en un tema complicado para los ibaguereños.
PUBLICIDAD

Aunque es una de las principales vías de la capital tolimense, que conecta a decenas de barrios que hacen parte de las comunas Nueve y 10,  se han identificado serios daños en la carretera, así como la carencia de andenes, entre otros aspectos.

Un reportero gráfico de EL NUEVO DÍA realizó un recorrido por este corredor vial, en el que se evidencia que uno de los puntos críticos está a la altura de la calle 60, donde hay múltiples baches en ambas calzada, así como en el sitio donde está el semáforo que regula el flujo vehicular que proviene de la Clínica Nuestra.

Esto perjudica la movilidad de los automotores de carga pesada, particulares, servicio público y motocicletas que transitan por la arteria vial. Además, en ocasiones se han desencadenado accidentes de tránsito. Antes de la glorieta también se vieron varios huecos.

 

Este medio intentó establecer conexión con el Secretario de Infraestructura Municipal para consultar el tema, pero no fue posible. 

Es de recordar que en abril, la Alcaldía anunció una inversión que supera los 15 mil millones de pesos para obras de mejoramiento vial. Estas ya se ejecutan en la calle 29 entre carreras Quinta y Sexta, así como en La Pola. Sin embargo, no se descarta que los trabajos se trasladen a Mirolindo.

 

Otros detalles

De la misma forma, vale indicar que frente a las canchas sintéticas, que se sitúan unos metros más arriba de la glorieta, el separador está deteriorado por aparente falta de poda, y algunos helechos amenazan con invadir la carretera y dificultan el paso de los transeúntes que pretenden cruzar la calzada.

MALEZA

En la zona de las discotecas, sentido descendente, no hay andenes, en cambio se aprecia un canal que conduce aguas lluvia, péro está obstruida por escombros. Esto mismo sucede en la intersección que permite el ingreso al barrio Varsovia.

SIN SENDEROS

En el mismo carril se identificó que no hay andén ni senderos para la movilidad de los peatones, por lo que los ciudadanos deben asumir el riesgo de invadir la carretera, pues junto a la calzada se han formado unos agujeros que permanecen llenos de agua, producto de las constantes lluvias.

Redacción Ibagué

Comentarios