La Universidad del Rosario le apuesta al emprendimiento con propósito

Crédito: Suministrada/Universidad del Rosario
Para la Universidad del Rosario el emprendimiento es un factor clave en la formación de los futuros emprendedores, ya que representan esos agentes elementales del cambio empresarial y de la sociedad, es por ello que desde esta institución se proyecta que los estudiantes logren una transformación en el tejido social y empresarial de sus emprendimientos.
PUBLICIDAD

Desde la institución y su modelo pedagógico, se busca facilitar y crear emprendimientos, y acompañar a sus estudiantes para que sus ideas se vuelvan realidad, basados en la modalidad innovadora de aprender haciendo.

La Universidad contribuye a que los estudiantes desarrollen sus habilidades, competencias y emociones para articular su proyecto de vida con el emprendimiento. “El arte de emprender, es el fundamento de la forma en la que enseñamos emprendimiento, nos lleva a ver el emprendimiento como una forma privilegiada de aprender y formarse para la vida”, esta es la visión que está trabajando el centro de emprendimiento UR Emprende, para incentivar la creación de modelos de negocio sostenibles y con una clara dimensión social en la población estudiantil.

Para estos tiempos y de acuerdo al trabajo que viene desarrollando la Universidad del Rosario, esta experiencia de aprendizaje los prepara de manera significativa para su futuro profesional, creando de esta manera ideas y proyectos de emprendimiento que ayuden a fomentar el empleo, además de la innovación y la adaptación fácil a los entornos empresariales.

Gracias a la aprobación de la Ley de Emprendimiento en Colombia, se espera un fortalecimiento y crecimiento de esta actividad. Esta normativa se encarga de cubrir cinco grandes ejes, entre los cuales están: las habilidades y la cultura emprendedora, el acceso y sofisticación de la financiación, redes y comercialización, tecnología e innovación y arquitectura institucional, todo esto ayudará significativamente a los emprendedores del país, ya que desde la misma se establece un marco regulatorio para promover la creación de emprendimientos sostenibles, con el objetivo de garantizar un mayor apoyo y mejores condiciones para generar y fortalecer estos proyectos, y desde la Universidad del Rosario trabajan día a día para alcanzar y aportar a esta meta.

En este momento Colombia ocupa la cuarta posición con mayor actividad emprendedora, según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) de mayo 2021, el país se encuentra entre los países donde las percepciones de apertura de negocios durante la pandemia fue superior al cierre de negocios.

Según el GEM, Colombia es uno de los países con menos temores al fracaso como factor inhibidor para emprender, algo que está asociado a la resiliencia de los emprendedores colombianos y puede explicar el efecto que ha tenido la pandemia en la creación de nuevos emprendimientos.

De acuerdo a este panorama, todo esto ha representado una oportunidad para la reactivación de una nueva economía y la generación de ideas de negocio, manteniéndose así en el mercado las tendencias de bienestar personal y cuidado individual.

La pandemia para los emprendedores representó crisis, oportunidades y desafíos. Según la Federación Nacional de Comerciantes FENALCO, a pesar de la crisis generada por el Covid-19, donde cerca de 80 mil negocios de diversos sectores cerraron sus puertas, al mismo tiempo también representó un desafío para muchas empresas que deben diversificar sus actividades, transformar sus modelos de negocio, migrar hacia lo digital y tener una mayor presencia en redes sociales.

Andrea Ávila, Directora UR Emprende y María Alejandra Correa, Líder de la unidad académica de emprendimiento, indican que “La pandemia ha estimulado la actividad empresarial en Colombia. Ipsos, multinacional de investigación de mercados, realizó una encuesta a más de 20.000 mil mujeres y hombres en 28 países a finales del 2020 y Colombia fue considerada como el país con mayor espíritu emprendedor. ¡Es claro que tenemos una mentalidad emprendedora, por eso los actores del ecosistema debemos trabajar articuladamente para brindar escenarios que propicien la sostenibilidad en los proyectos emprendedores!”.

Ávila y Correa dicen que en el mediano plazo se podrán apreciar los efectos de la Ley de emprendimiento con un ecosistema fortalecido y más activo. “En la medida que se continúe promoviendo la creación de emprendimientos por oportunidad, en vez de por necesidad, se fortalezca la educación en emprendimiento, se brinde mayores apoyos financieros y se promueva la adopción de tecnologías del futuro, tendremos un escenario prometedor para los emprendedores”. El Gobierno también ha hecho parte de este escenario y es por ello que los programas de iNNpulsa, las ayudas de Fondo Emprender y los procesos que brinda el C Emprende, se están encargando de contribuir y ayudar en el surgimiento exitoso de nuevos empresarios que puedan encontrar en este tiempo la mejor oportunidad de hacer realidad sus sueños con su propio emprendimiento.

0000

ADRIANA BERNAL- EL NUEVO DÍA

Comentarios