‘Narcoloncheras’ dentro de los colegios

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Una manzana con pegante bóxer fue el detonante para prender las alarmas en los colegios. El Secretario de Educación Departamental indicó que es preocupante la situación de menores consumidores de drogas.

Un nuevo mecanismo para transportar alucinógenos en los colegios fue descubierto por un maestro de Líbano, quien halló a uno de sus estudiantes con una manzana rellena de pegante bóxer.

Según el secretario de Educación Departamental, Pedro José Leal Quevedo, también son comunes los casos de microtráfico en las aulas, usando el mismo método.

“Hay unas patologías sociales que se están trasladando a las escuelas. En Líbano, Flandes y Anzoátegui se han registrado casos de menores consumidores, algunos apoyando el microtráfico.

“En Flandes, infortunadamente, ya está muy extendido el problema con los niños; en Anzoátegui los rectores reportan casos de drogadicción.

“Pero el caso más grave y donde se han encontrado métodos nefastos para inducir a los niños al consumo, es en Líbano, pues dentro de las loncheras se descubrió que a una manzana le extrajeron el contenido y pusieron adentro alucinógenos”, afirmó Leal Quevedo.

Asimismo, el funcionario dijo que dichos actos permiten que los menores no se alejen necesariamente de los compañeros para consumir las sustancias, sino que ahora lo pueden hacer en horas de clases.

“Es preocupante que en medio del proceso de enseñanza y aprendizaje existan estos casos, pero a esto se suman las viejas estrategias de transporte de alucinógenos”, explicó.

Defensoría del Pueblo

Santiago Ramírez, defensor del Pueblo, se refirió al tema e indicó que “somos promotores de Derechos Humanos, en nuestra dependencia hemos señalado este flagelo que durante mucho tiempo creíamos que era un problema citadino.

“Estamos trabajando para evitar y sensibilizar a las autoridades para que tomen medidas y dicten políticas públicas para la prevención de la drogadicción, pues más del 50 por ciento de los jóvenes ya están consumiendo alucinógenos, y no existen políticas claras para enfrentar este problema”.

EL NUEVO DÍA

Comentarios