sssss

Mayor y técnico llegaron para su último adiós

JORGE CUÉLLAR – EL NUEVO DÍA
Familiares de los dos militares tolimenses de la FAC, recibieron a sus seres queridos ayer en la tarde, para brindarles hoy, la despedida.

Hacia las 3 de la tarde arribaron al aeropuerto Perales, los cuerpos del mayor Adalberto Lombana Ramírez y el técnico tercero Alexánder Moreno Vega, lo dos oficiales de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC, que perdieron la vida en el accidente ocurrido el viernes en la tarde sobre la zona rural de Agustín Codazzi, Cesar.

Una vez descendió el cuerpo del Mayor, nacido en Ibagué, fue recibido con honores por parte de la Fuerza Aérea.

Acto que tenía como propósito exaltar los cerca de 15 años que había dedicado a esta entidad oficial, al igual que apoyar moralmente a la familia en este momento de gran tristeza y dolor.

El general Henry Pinto, comandante del Comando Aéreo de Combate número Cuatro con sede en Melgar, recordó que Lombana Ramírez ingresó desde joven a la Institución y que siempre estuvo volando, lo que lo convertía en un piloto experto.

“El nos apoyó muchas veces llevando víveres, llevando lo que nosotros llamamos la moral a los soldados que pasan sus días en la selva, su nave para él, era su coraza”, contó Pinto.

También, informó que el cuerpo del técnico Tercero Moreno Vega fue entregado ayer en la tarde a su familia en Mariquita. Las exequias serán hoy a las 3 de la tarde en la parroquia Nuestra Señora del Carmen.

Por otra parte, el Comandante cuenta que el avión Casa 235 en el que se transportaban los 11 militares estaba cumpliendo una misión de inteligencia, motivo por el cual la aeronave en la que se transportaban cumplía con unas características propias para desarrollar tareas especiales.

No obstante, “la naturaleza es más grande y en ocasiones la retamos, infortunadamente hemos tenido este hecho que enluta los hombres y mujeres de la Fuerza Aérea”, precisó.

Se desconocen las causas

El día del accidente se conoció la versiones de algunos testigos que narraron que la aeronave de la FAC se precipitó en forma de espiral y cayó en un potrero de la estancia agrícola, cuyo perímetro es de 600 hectáreas.

El General explica que aún no se ha establecido qué ocasionó el siniestro y que esta es una investigación que lleva tiempo, agrega que solo se ha establecido que el sector por el que cruzaba el Casa, tenía unas condiciones difíciles.

Llegada a Bogotá

Al igual que los dos tolimenses, lo otros nueve militares tuvieron como primera parada el Comando Aéreo de Transporte Militar (Catam), allí fueron recibidos con un homenaje especial.

La FAC presentó sus condolencias y expresó: “El Dios de las alturas le dé fortaleza a sus familias y los acoja en los cielos, hogar al que siempre han pertenecido, estos valerosos jinetes del aire que han volado pronto a la inmensidad”.

REDACCIÓN JUDICIAL

Comentarios