Tragedia enluta a familia de Palocabildo

SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
María José Cerón Rojas, la próxima semana iba a cumplir un añito de edad. Era la luz de la familia que hoy llora su ausencia en medio de una tragedia: Murió al sufrir quemaduras en su cuerpo tras caer a una paila hirviendo mientras elaboraban panela en zona rural de Palocabildo.

A las afueras de Medicina Legal, don Bernardino Salas le contó a este medio de comunicación en medio de lágrimas cómo, aquella niña, que aunque no era de su sangre iluminó sus días mientras estuvo en su hogar pues “le había cogido cariño y jugaba con ella. La ponían en el caminador y ella andaba en el patio, en la sala y el corredor, era muy linda”.

Hace aproximadamente un mes, su hijo llegó desde Bogotá con la compañera sentimental y la bebé de 11 meses de nacida. Él se había hecho a cargo de su pareja y de la niña aunque no era su padre biológico. Palocabildo era la opción que tenía el joven para conseguir trabajo y brindarle bienestar a su esposa y al angelito. La idea era que él trabajara en labores del campo mientras la muchacha estaba pendiente del hogar.

El viernes la familia se desplazó desde su casa en la vereda Alto Bonito a una finca aledaña donde tienen un trapiche panelero, iba por miel. Sin embargo, en dicho lugar la desgracia llegó al caer la tarde. “Habían estado en la enramada, comieron panela. Ya se habían despedido. A un lado estaba la panela y entonces ella se fue adelante y cuando fue a pasar por la caldera se resbaló con la niña”, contó Salas, abuelo putativo.

María José cayó de los brazos de su madre a una de las pailas con panela que estaba hirviendo. Su cuerpo quedó desde el pecho hasta los pies sumergidos en el líquido caliente.

El hijo de don Bernardino y otras personas que estaban en el sitio, metieron sus manos para sacar a la bebé. Estos también sufrieron quemaduras. A la menor de edad, la trasladaron al centro médico que queda a una hora desde el lugar de los hechos. “Prendimos la moto y de una vez nos fuimos al pueblo. Los llevaron al hospital y de ahí la remitieron al Federico Lleras Acosta, pero en el camino se enfermó y luego nos dijeron que murió”, señaló Bernardino Salas.

Los restos mortales de la pequeña María José Cerón Rojas fueron trasladados al Instituto Forense. De ahí, sus seres queridos realizaron las diligencias para retirarlos y darle el último adiós a la niña. De acuerdo con Salas, la Administración de Palocabildo le iba a ayudar con parte de los gastos funerarios. No obstante, las autoridades se desplazaron hasta la vereda para realizar la respectiva investigación.

REDACCIÓN JUDICIAL

Comentarios