Arciniegas imputado por el contrato de la Unidad Deportiva de la calle 42

ARCHIVO – EL NUEVO DÍA
Orlando Arciniegas Lagos ha sido renuente a que lo remitan a Ibagué y salir a las salas de audiencia virtuales en Cómbita. Por eso fue declarado en contumacia.

El Juez Quinto de control de garantías declaró la contumacia o en rebeldía para comparecer ante la justicia, a Orlando Arciniegas Lagos.

Luego, la Fiscal Segunda Especializada, le imputó cargos por el contrato 074 de 2015 con el cual se adjudicó, al consorcio del ‘Chatarrero’, Jorge Alexánder Pérez Torres, las obras de remodelación de la Unidad Deportiva de la calle 42.

La delegada del ente acusador le imputó los delitos de concusión, interés indebido en la celebración de contratos, contrato sin cumplimiento de requisitos legales, cohecho propio, lavado de activos y enriquecimiento ilícito de particulares.

 

Hechos

Arciniegas es investigado por la licitación 028 de 2014. El contrato 074 de 2015, tenía como fin la remodelación, adecuación y manejo de todos los escenarios deportivos de la Unidad Deportiva de la calle 42.

Para julio de 2014, luego de entregarse los estudios y diseños, Arciniegas Lagos se reunió con los empleados de Typsa, Jorge Orlando Navarrete Laverde y Carlos Alberto Ramírez Quintero para lograr la consecución de las empresas que iban a desarrollar las obras de los escenarios deportivos, previo pago de coimas que fijaron por el 10 por ciento de cada uno de los contratos, que finalmente quedaron en un ocho por ciento.

Ramírez Quintero buscó a Jorge Alexánder Pérez Torres, conocido como ‘El Chatarrero’, quien tenía la empresa Almodena S.A.S., y se reunieron con él para acordar que fuera el proponente, pero le advirtieron que debían amañar todo el proceso de contratación y pagar el soborno.

Para el 24 de agosto de 2014, Anuar Navarro Roldán, Carlos Alberto Ramírez Quintero y Jorge Navarrete Laverde, se reunieron con ‘El Chatarrero’ y Arciniegas en el apartamento 205 de Estudio 95, en Bogotá. Allí acordaron los pagos para la adecuación de los escenarios del Parque Deportivo. Hubo varias reuniones entre los involucrados, donde señalaron que contactaron a Ortiz Construcciones, Almodena S.A.S., constructora del ‘Chatarrero’, y la empresa Dogma, de Anuar Navarro Roldán, que harían parte del consorcio que ejecutaría las obras de la calle 42.

Para el 29 de diciembre de 2014, emitieron el aviso de convocatoria para los estudios previos, que hacen parte del objeto de la licitación. Los interesados en participar entregaron sus observaciones. Arciniegas Lagos luego de varias reuniones con funcionarios de la Alcaldía emitió varios conceptos sobre los contratos.

Para el 17 y 18 de enero de 2015, se reunieron en el Hotel Tocarema de Girardot, Arciniegas Lagos, Leonardo Alexánder Valero, Orlando Navarrete Laverde y ‘El Chatarrero’, quien pagó los gastos de la estadía por un monto de dos millones 500 mil pesos. Revisaron las observaciones de los interesados en el concurso de méritos, proyectaron las respuestas y amañaron el contrato para beneficiar el consorcio de Pérez Torres. Asimismo, acomodaron la experiencia de Ortiz Construcciones, que hacía parte del consorcio.

Pérez Torres conformó el consorcio Unidad Deportiva de la calle 42, integrado por Ortiz Construcciones y Proyectos S.A, Triventy Ingeniería S.A.S; y Diseño e Ingeniería Especializada S.A.S., y designaron al ‘Chatarrero’ como representante legal. Se efectuó la apertura del proceso de selección el 21 de enero de 2015 y continuó su curso, pese a un llamado de atención de la Secretaría de Transparencia de la Presidencia por la vulneración de requisitos de contratación estatal.

 

La selección

 Para el 3 de marzo de 2015 fue designado el consorcio Unidad Deportiva de la Calle 42. Fue avalado por el comité evaluador ‘amañado’ y suscribieron el 11 de marzo de 2015 el contrato 074 de 2015 por $37 mil 299 millones. Luego, se abrió la fiducia con el Banco de Colombia, para manejar los dineros públicos que procedían del Imdri, la Gobernación y Coldeportes.

Arciniegas Lagos presionó a Pérez Torres para el pago de la coima y no se efectuó ningún trámite para terminar el contrato que no pagó las estampillas. El 24 de abril de 2015 perfeccionaron el contrato, lo que generó un retraso en el inicio de las obras y se legalizó la fiducia y abrieron la cuenta: Patrimonio Autónomo Consorcio Escenarios Unidad Deportiva y consignaron el valor del anticipo por siete mil 459 millones de pesos, que se pagó en dos giros.

Con parte del anticipo, Pérez Torres compró el lote 037 en el conjunto portal del Campestre de Ibagué, por 270 millones de pesos con el cual pagaría parte de las coimas a Arciniegas Lagos. Este último, para lavar el dinero, consiguió a Milton César Gutiérrez, que se presentó a nombre de quienes elaboraron la promesa de venta.

Además, Arciniegas Lagos recibió 600 millones de pesos, los cuales quedaron de repartir como pago de los sobornos entre las demás personas involucradas. Y consiguió a la Agencia Inmobiliaria Colombia y con Héctor Rojas, hermano de la propietaria Diana Rojas Trujillo, para que apareciera a nombre de Milton César Gutiérrez.

EL NUEVO DÍA

Comentarios