Tribunal Administrativo condenó al Inpec a pagar por perjuicios a interno

Carlos Francisco Sosa Molina estaba detenido por porte ilegal de armas en el momento de la agresión.
El Tribunal Administrativo del Tolima revocó la decisión del Juzgado Sexto Administrativo Oral del Circuito y declaró responsable al Inpec, por los perjuicios sufridos por Carlos Francisco Sosa Molina, dentro del Coiba de Picaleña.
PUBLICIDAD

El hombre sufrió un trauma ocular en su ojo derecho, el 4 de mayo de 2013 mientras estaba privado de la libertad en el Complejo Carcelario y Penitenciario Coiba, ubicado al suroriente de Ibagué.

Por tal razón, el hombre recibirá el equivalente a 40 salarios mínimos legales vigentes, su esposa, hija y padres el mismo equivalente. Además sus abuelas y cinco hermanos cada uno recibirá el equivalente a 20 salarios mínimos legales vigentes para la época de los hechos. De igual manera, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), por el daño a la salud, deberá pagar a Sosa Molina por ser la víctima directa 40 salarios mínimos legales vigentes.

El Tribunal señaló en su decisión, que si bien el Inpec actuó de manera oportuna al remitir a Sosa Molina a la USI de Ibagué para la prestación de salud, existe responsabilidad, pues el Estado debe vigilar y cuidar a los internos de un centro carcelario.

Reza el fallo: “El Estado está en la obligación de reintegrar a la sociedad a los ciudadanos que retiene en similares condiciones en las que se encontraban cuando los privó de la libertad, es decir, en condiciones normales o en aceptables condiciones médicas, salvo el deterioro en la salud por el inevitable paso del tiempo”.

 

Los hechos

Los hechos ocurrieron el 4 de mayo de 2013 en el Coiba de Picaleña, cuando Sosa Molina estaba en el bloque 1 patio 6. En el sitio no había luz cuando fue golpeado con un ladrillo que le afectó su ojo derecho.

EL NUEVO DÍA

Comentarios